La Formación Profesional es un recurso cada vez más utilizado por los jóvenes en España. No es casualidad que sea la enseñanza que más ha crecido en el territorio nacional en el último curso, donde incrementaron su alumnado en un 5%. Fueron 891.505 los alumnos matriculados en la conocida como FP, un 11% de los matriculados en la enseñanza general. La oferta cada vez es mayor y dentro de ella hay un amplio abanico de opciones.

Noticias relacionadas

No es algo inusual. En la actualidad, tan sólo un 25% de las personas tiene una titulación intermedia. Pero eso va a cambiar. Las previsiones, según la Alianza por la Formación Profesional, estiman que en 2025 habrá una demanda del 29%.

Actualmente, los 891.505 alumnos de Formación Profesional están acogidos en un total de 3.823 centros entre públicos y privados. Estos centros albergan Formación Profesional Básica, Grado Medio, Grado Superior o cursos de especialización –el equivalente a lo que sería hacer un posgrado universitario, salvando las distnacias–. En total son 26 familias profesionales las que se organizan en torno a esta educación.

Cesur apuesta por tener los mejores materiales para que sus alumnos trabajen. Cedida

La consultora independiente Strategik B&M Consulting ha identificado a las 10 principales escuelas formativas dentro de la FP Privada en España. Se ha valorado el porcentaje de alumnos que se incorporan al mundo laboral, la calidad de las instalaciones, oferta y diversidad de titulaciones ofertadas tanto presenciales como online, modalidad dual, sellos de calidad y presencia digital, entre otras.

Este ránking lo ha liderado Cesur, una empresa que lleva desde el año 1999 dedicándose a la enseñanza, en el ámbito de la formación profesional. En el grupo de los 10 primeros se incorporan también Medac, Ilerna, Implica, CES, Océano Atlántico, ICSE, AMUSAL, Claudio Galeno y CDS.

La vencedora ha obtenido un acumulado de 92 puntos sobre 100 en la valoración realizada. Dispone de 24 centros distribuidos entre Málaga, Sevilla, Madrid, Murcia, Zaragoza, Badajoz, Cáceres, Las Palmas y Tenerife.

A su director gerente, Carlos Martín, no parece haberle sorprendido el resultado. Sabe que son muchos años apostando por un proyecto al que ahora otros se arriman cuando ven que el negocio está en auge. “Llevamos 20 años analizando y tratando de mejorar. Somos una empresa muy familiar y apostamos siempre por la innovación y la mejora. Además, contamos con muy buenas instalaciones y el mejor material para nuestros alumnos”, dice en conversación con EL ESPAÑOL.

En los centros de Cesur tienen una tasa de aprobados del 87% y una empleabilidad del 83%. Además, según su director general, los alumnos incluso encuentran más trabajo cuando estudian algo relacionado con la informática –de moda por la implementación de la era digital–. “Ahí se puede alcanzar en algunos casos hasta el 95% de empleabilidad si son temas relacionados con ciberseguridad y tal...”.

El cambio de paradigma

Más de 300.000 alumnos han pasado ya por Cesur. Quién se lo iba a decir a sus promotores hace dos décadas, cuando iniciaron el proyecto con un único centro en Málaga. El próximo año, la empresa ampliará el número de centros de los que presume actualmente. Pasarán de ser 24 a ostentar 30. Eso significa que podrán acoger a unos 20.000 alumnos a lo largo del curso.

Y es que los puntos fuertes de Cesur son varios. En primer lugar, la diversidad de cursos presenciales. En segundo lugar, la apuesta por un formato online, al que se han sumado muchos alumnos en el último año a causa de la crisis sanitaria provocada por la Covid-19.

Un aula de informática en Cesur. Cedida

Asimismo, recalca Martín que “tenemos un carácter familiar que nos ha beneficiado. Todo los que trabajamos aquí lo consideramos parte nuestra. Cuando nosotros empezamos no teníamos un competidor al que seguir”.

“Algunos de nuestros directores ya han considerado el proyecto como suyo. Te dicen que tienen dos hijos, pero Cesur es su tercero. Por un lado está la parte de estos grupos inversores tomando medidas drásticas, pero nosotros seguimos apostando por el alumno y la innovación. No hemos repartido nunca dividendos, todo lo hemos reinvertido para la mejora de nuestros alumnos”, recalca el director general de la empresa.

Sin embargo, si hay algo que les destaca por encima del resto es, sin ningún género de dudas, la aplicación de la Formación Profesional Dual. Se trata de un sistema en el que el alumno va a clase, por ejemplo, de lunes a miércoles. Y jueves y viernes es formado por una empresa durante dos años.

“Este modelo viene de Finlandia y Alemania, donde los niveles de desempleo son muy bajos. Apostamos por esa opción y pronto los programas de Formación Profesional serán todos de este tipo. Así, la empresa participará en la formación del alumno, que con casi total seguridad se quedará trabajando”, dice Martín.

Según el gerente de Cesur, también ayuda a la Formación Profesional el cambio de paradigma en la educación y la apuesta por la FP de las empresas y la administración. “El mercado estudiantil tiene que ir cambiando. El modelo europeo es de pirámide, con los titulados en FP en la base, siendo las titulaciones mayoritarias. Ese es el modelo que debería de ser. En España tenemos la pirámide invertida. La minoría es la base porque tenemos más estudiantes de universidad de formación profesional”, expone.

Martín también piensa que aportará a la educación en Formación Profesional los certificados de profesionalidad. “Ahí tenemos 500 o 600 titulaciones que hasta ahora lo regulaba empleo y no había correlación, pero esto ya ha cambiado”, expone.

Cesur tiene instalaciones de incluso 16.000 metros cuadrados. Cedida

“Se va a formar una escalera, porque la competencia no tiene estos certificados. Esto es algo que vendrá. La concienciación en este aspecto no es muy grande, pero nosotros tenemos los deberes hechos. Un chico puede empezar con 16 años y luego pasar a un FP de Grado Medio y luego el curso de especialización. De manera que cualquier persona que haga un curso te mete en el sistema que se está fraguando”.

Por último, Martín recuerda que la FP no es excluyente con respecto a la universidad. “Muchos alumnos pueden hacer primero un ciclo de Formación Profesional y luego acceder a estudios universitarios”. Al contrario, ocurre igualmente. Algunos alumnos pasan de la universidad a una educación de FP. “El 10% de nuestros alumnos cumplen ese requisito. Por hache o por be no han encontrado que esa sea su formación adecuada y la FP te da mucho más práctica”, concluye.

Contenido exclusivo para suscriptores
2 meses por 1€
EL ESPAÑOL + Invertia por 1€ durante 2 meses, y después 6,99€ Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información