Brais Cedeira Luis Casal

La Policía Nacional ha detenido en la tarde de este martes a tres jóvenes de entre 20 y 25 años, dos hombres y una mujer, como presuntos autores de la agresión violenta que acabó con la vida de Samuel Luiz, según ha podido saber EL ESPAÑOL. Los tres pertenecen al mismo grupo de amigos, tienen nacionalidad española, son vecinos de A Coruña y no conocían de nada a la víctima.

Noticias relacionadas

Dos de ellos, según ha podido conocer este periódico a través de fuentes de máxima solvencia, serían los que agredieron en un primer momento a Samuel, antes de que el resto de agresores, amigos de los primeros, se unieran a la persecución y la paliza que acabó con la vida del joven el pasado viernes 3 de julio.

El tercero de los detenidos por los investigadores sería uno de los que, en los minutos siguientes se sumó a los golpes y pateó al chico hasta dejarlo sin vida en la Avenida de Buenos Aires, en el Paseo Marítimo de A Coruña. Según pudieron captar las cámaras de seguridad de la zona, Samuel dejó de moverse 15 minutos después de que empezara la agresión, tras una serie de golpes y patadas continuadas. El joven, de 24 años, no pudo sobrevivir a la paliza y murió en el hospital de A Coruña esa misma madrugada.

La investigación sigue abierta. Durante todo el fin de semana y el pasado lunes, los agentes tomaron declaración a una quincena de personas. Analizaron también las imágenes de las múltiples cámaras de la zona en la que ocurrieron los hechos. Según las fuentes consultadas por este periódico, no se descartan más detenciones en las próximas horas. 

Los 250 metros que recorrió Samuel, perseguido por sus asesinos, hasta caer al inicio de la Avenida de Buenos Aires. E.E.

Los hechos

A las 3.00 de la mañana, Samuel y su amiga Lina salieron de El Andén, un pub nocturno en el Paseo Marítimo de A Coruña, y empezaron una videollamada. Al otro lado estaba Vanesa, novia de Lina, que no había podido acompañarlos esa noche. En un momento de la conversación giraron el móvil y una pareja de desconocidos, hombre y mujer, pensó que les estaban grabando.

Al ver el móvil, él se dirigió a Samuel agresivamente y le increpó: “O paras de grabar o te mato, maricón”, le dijo, según Lina. A Samuel no le dio tiempo más que a contestar: “Maricón de qué”, y recibir un puñetazo en la cara, y luego otro, hasta que un tercer joven que pasaba por allí logró intervenir y parar el asalto. La víctima, aturdida, pidió a Lina que volviera al pub a por su móvil, y se quedó sola.

Tras un par de minutos, el agresor empezó a perseguirlo por el Paseo Marítimo, acompañado de un grupo de amigos y conocidos. Samuel corrió durante 250 metros, hasta el inicio de la Avenida de Buenos Aires, hasta caer al suelo. Allí, la camarilla de presuntos homicidas le pateó la cabeza durante 15 minutos hasta matarlo. Él nunca devolvió un golpe ni intentó enfrentarse a sus asesinos.

Los primeros indicios del homicidio, dicen los investigadores, apuntan a que el móvil de la agresión no fue la homofobia, ya que los autores no tendrían constancia de la orientación sexual de la víctima. Por contra, y aunque no descartan ninguna hipótesis, las mismas fuentes atribuyen la brutal paliza al malentendido del móvil y el exceso de alcohol.