Un hombre entra en el Hospital del Mar (Barcelona) con fiebre alta. Le hacen la prueba del covid, pero sale negativa. A pesar de eso, y de la voluntad del paciente por abandonar el centro hospitalario (según cuenta su familia), permanece allí ingresado. Un día más tarde le comunican a su hermana que el hombre ha fallecido por un fallo cardiaco. El cuerpo es repatriado a Albania, su país de origen. Cuando el cadáver llega a Tirana, le realizan la autopsia. Ahí se dan cuenta, segúnu explica su hermana de que a Saimir le falta el corazón.

Noticias relacionadas

Es el caso que ha conmocionado a Albania en los últimos días. El de Saimir Sula, un albanés de 31 años que se encontraba en España visitando a su hermana y falleció en extrañas circunstancias Sucedió en mayo del año pasado, en pleno estado de alarma. Pero ha sido ahora cuando la familia ha relatado la historia, dado que las autoridades de su país han solicitado a sus homólogos españoles información para esclarecer este turbio caso.

La familia de Saimir visita los platós de televisión del país explicando su drama. La Fiscalía albanesa, por su parte, ha iniciado una investigación para esclarecer lo que consideran un posible delito de tráfico de órganos, según informan los medios albaneses. Entretanto, EL ESPAÑOL se ha puesto en contacto con el Hospital del Mar, desde donde aseguran que no conocen el caso. No hacen, por tanto, declaraciones al respecto.

En confinamiento

Saimir Sula era un ciudadano albanés de 31 años al que el confinamiento le pilló en España. Se encontraba en Barcelona visitando a su hermana Majlinda, que reside en Cataluña. Según la versión de la familia, Saimir se empezó a encontrar mal el 8 de mayo de 2020. Tenía 38 de fiebre, por lo que acudió al Hospital del Mar de Barcelona.

Pasó en plena primera ola, así que una de las primeras medidas que se tomaron fue la de practicarle la prueba del covid. Salió negativa. Majlinda cuenta que conminó a los sanitarios entonces a que le dieran el alta a su hermano, aunque este hecho no se dio. El 9 de mayo, a mediodía, Majlinda recibió una llamada del Hospital del Mar advirtiéndole de que Samir se encontraba muy agitado.

Saimir Sula

Dice Majlinda que pudo hablar entonces con su hermano por teléfono. El hombre le pidió a su hermana que viniese a por él: “Ven a llevarme; me están quitando el aire, me están matando”, asegura su hermana que le rogó. Majlinda acudió entonces al Hospital del Mar, pero dada la situacion decovid, no le permitieron acceder a ver a su familiar. Cuenta que le dijeron que dejase un mensaje de audio en el contestador del Hospital del Mar dejando su número de teléfono para ser pertinentemente informada.

En torno a las 5 de la tarde, Majlinda recibió una llamada del propio hospital pidiéndole que acudiese al centro médico. Según cuenta la familia, Samir, consumidor habitual de narcóticos, estaba en una estado de nervios y excitación evidente. Dicen que le fue administrado hhaloperidol. Sobre las cinco y media de la tarde, desde el Hospital del Mar comunicaron a Majlinda la muerte de su hermano. El día 12 de mayo se le practicó una autopsia preliminar, que determinó que Saimir había fallecido a causa de una insuficiencia cardiorrespiratoria.

La familia estaba (y sigue) convencida de que la muerte de Saimir se produjo a causa de algún tipo de negligencia médica. Defienden la hipótesis de que se le administró una dosis no adecuada de haloperidol. Por ese motivo, exigieron que se le practicase una segunda autopsia al cadáver una vez estuviese en Albania.

La autopsia albanesa

El cuerpo llegó a Tirana después de 18 días y la autopsia se realizó el 27 de mayo de 2020. Lo resultados no fueron entregados a la familia hasta el mes de octubre de 2020. Los forenses que llevaron a cabo dicha autopsia explicaron en su informe que no se podía determinar la verdadera causa de la muerte porque el órgano principal, el corazón, había desaparecido.

Los medios albaneses, haciéndose eco de la noticia

La autopsia practicada en Tirana arrojó cuatro evidencias, según los médicos albaneses. La primera es que no se podía averiguar la causa real de la muerte. “Científicamente no podemos dar ninguna razón del fallecimiento porque falta el órgano vital, el corazón”, empieza el documento.

El segundo hallazgo de esa autopsia asegura que “no se encontró rastro de haloperidol en la sangre extraída”. Según explicó la hermana del finado, solo se encontraron 5cc de sangre en el cuerpo, porque el resto fuera retirado por la agencia funeraria para mantener el cuerpo.

Sobre esto, el tercer punto sospechoso para la familia: uno de los forenses que llevó a cabo la autopsia explicó que “cuando no hay circulación de la sangre, que es lo que sucede con un cadáver, el cuerpo no absorbe las trazas de las drogas. Al no tener corazón, la sangre no podía circular y el hecho de que no se encontró ningún rastro de haloperidol hace que el evento sea aún más sospechoso.

La última de las conclusiones que apunta Majlinda, la que les hace sospechar de un presunto robo de órganos, es que “desde el cuello hasta la parte púbica hay suturas con algunos hilos”. Esto, según sostienen en Albania, demuestra que el cuerpo fue sido sometido a algún tipo de intervención quirúrgica mientras estuvo en Barcelona. Extremo que en ningún momento le fue comunicado a la familia del fallecido.

10 puntos

Los resultados de la fallida autopsia fueron enviados a la Fiscalía de Tirana, que fue la que lo puso en conocimiento de la familia. Iniciaron también los trámites para solicitar la información pertinente a las autoridades españolas, dado que sospechaban que podría haberse producido un delito de tráfico de órganos, según explica Majlinda. Así, la Fiscalía albanesa envió un requerimiento a sus homólogos españoles en el que les pedían que aclarasen 10 puntos que consideraban que no se habían esclarecido sobre el caso de la muerte de Saimir.

Majlinda Sula, hermana del finado, entrevistada por la televisión albanesa

En estos diez puntos, la Fiscalía albanesa pide, por ejemplo, que se informe acerca de quién certificó la muerte del finado, quién informó de lo acontecido a su hermana, qué declaran los médicos que lo trataron (incluso una psiquiatra que le evaluó cuando se encontraba ingreado y en un estado de sobreexcitación y nervios), cuál es el parte médico de Saimir en urgencias o si las autoridades españolas han iniciado ya una investigación para esclarecer el suceso.

Por el momento, la familia ha anunciado que va a iniciar acciones legales por su cuenta. No lo han hecho antes porque esperaban que los resultados de las autoridades españolas les llegasen el pasado mes de febrero, tal y como estaba previsto. Pero la familia del fallecido no ha recibido ninguna notificación al respecto. Por el momento están explicando su caso en los medios albaneses, pidiendo que se resuelva el caso.

EL ESPAÑOL se ha puesto en contacto con el Hospital del Mar. Desde su gabinete de comunicación aseguraron que era la primera noticia que tenían sobre dicho suceso. “Nuestra política es la de no informar sobre expedientes médicos de pacientes del hospital. Por el momento no haremos más declaraciones”, contaron desde el departamento de prensa.

Entretanto, la familia de Saimir sigue contando su historia en los medios albaneses, que han hecho que este misterioso suceso, el del chico que llegó a España para visitar a su hermana y volvió muerto y sin corazón, el suceso más impactante de los que abren los informativos albaneses estos días.