La declaración de la Renta es uno de esos trámites por los que, ineludiblemente, hay que pasar cada año y, a menudo, con miedo. Ya saben, uno entra en la Agencia Tributaria, mira el borrador –a veces, sin pararse en demasía–, descubre si le toca pagar (o no) y acepta. Pues bien, ese gesto, tan automático, tan protocolario, le puede salir caro. De hecho, cuatro de cada 10 españoles podrían ahorrar una media de 500 euros si se detuvieran a escudriñar qué deducciones autonómicas les corresponden. ¿Y cómo lo pueden saber? O contratando un gestor, o acudiendo a Hacienda, o instalándote Taxdown, una aplicación creada por tres treintañeros (Joaquín, Álvaro y Quique).

Noticias relacionadas

Ellos han calculado que los españoles pierden 9.000 millones de euros por no detenerse. O, dicho de otra forma, la Agencia Tributaria, en el borrador que ofrece, no incluye este tipo de deducciones autonómicas que pueden servirle al contribuyente para que la declaración de la Renta sea positiva o, al menos, no salga a pagar.

Lo que hace Taxdown es detectar ese tipo de deducciones autonómicas que no se suele aplicar el contribuyente por desconocimiento y ofrecer un nuevo borrador al contribuyente. “El año pasado, así, conseguimos ahorrar 4 millones de euros”, cuenta Álvaro Falcones, cofundador de la aplicación, en conversación con EL ESPAÑOL.

— Explíqueme. ¿Cómo funciona la aplicación?

— Nosotros llevamos a cabo el mismo proceso que Hacienda. Te registras en la aplicación, accedes como lo harías en la Agencia Tributaria, metes el número de referencia o lo que necesites… y empieza el proceso. Nosotros rellenamos por ti toda la declaración de la Renta, tú validas la información y, cuando sabemos que todo es correcto, nuestro algoritmo, que se llama Rita, cruza los datos para ver si te corresponde alguna deducción: alquiler, hijos… Comparamos el borrador de Hacienda con el nuestro y te decimos el resultado.

El proceso, en la aplicación, dura 15 minutos y en un día te calcula el resultado final. Taxdownte cobra 35 euros si, tras ver el borrador, el contribuyente dedice presentar la declaración de la Renta. 

Caso particular

La declaración de la Renta de este 2021 es, probablemente, la más particular de la Historia –o, como mínimo, de los últimos 40 años–. “Por supuesto, la situación de los empleados que están en ERTE es muy particular. Estos contribuyentes, si han tenido entre 14.000 y 22.000 euros en ingresos y dos pagadores (su empresa y el paro) van a tener que presentar la declaración”, explica Álvaro a este periódico.

Los empleados en ERTE tienen dos opciones:

Los que no han hecho la declaración. "A todos estos lo que nosotros hacemos es ponérselo fácil. Los asesoramos y se lo calculamos gratuitamente”, detalla Álvaro Falcones. “Hay también mucha gente que, por ejemplo, no está obligada a presentar la declaración. En ese caso, yo les recomiendo que miren si les sale positiva o negativa. A veces, aunque no se esté obligado, sale a devolver y es recomendable hacerla”.

Los que tienen que pagar. Muchos de los empleados que han estado en ERTE durante 2020 van a tener que pagar 1.000 euros de media. “Estos tienen la ventaja de que pueden tener alguna deducción autonómica de la que no estén enterados. En ese caso, es posible que se puedan ahorrar 500 euros y no lo sepan”, prosigue Álvaro.

Deducciones

En total, hay 200 deducciones autonómicas en España por diversos motivos. Por ejemplo, por comprarse una bicicleta eléctrica, por tener hijos… Estas son algunas de las más comunes:

Alquiler. la Comunidad de Madrid pide tres requisitos para poder optar a la deducción: ser menor de 35 años, ganar menos de 35.000 euros, tener la fianza en el IVIMA (Instituto de la Vivienda de la Comunidad de Madrid) y haber pagado el ITP (Impuesto de Transmisiones Patrimoniales). “Mucha gente cumple todos los requisitos pero no ha pagado el ITP. Nosotros hacemos el trámite por ti y, así, te puedes llegar a ganar (o no perder) 1.000 euros”. Se da el mismo caso en Andalucía y en Galicia –aunque aquí no hay ITP–. En Cataluña, en cambio, sirve con tener un piso alquilado para cobrar la deducción.

Nacimientos. Es otra de las deducciones contempladas en muchas Comunidades Autónomas. En Madrid, por ejemplo, puedes 'ganar' 1.200 euros, y en Andalucía, 1.000. “Aunque Hacienda sepa que tienes un hijo y ellos te lo pongan en el borrador, no te aplican la deducción. Es muy fácil de hacer, pero hay mucha gente que se la pasa”.

Gastos médicos. Los canarios se pueden deducir gastos médicos tan comunes como comprarse gafas, lentillas, ir al dentista… Siempre para rentas individuales que no superen los 39.000 euros o para conjuntas que no sobrepasen los 52.000 euros. Estos recibirán entre 500 y 700 euros. No incluye el gasto farmacéutico.

Vehículos eléctricos. Los riojanos pueden deducirse hasta el 15% de la compra de un vehículo de estas características siempre que sea para uso personal y que su precio total no supere los 50.000 euros. El límite máximo que se puede recibir es de 300 euros –250 si se trata de una bicicleta–.

Movilidad. La aplicación, en este caso, ayuda a recibir ayudas, por ejemplo, de movilidad geográfica. El caso sería el siguiente: el contribuyente ha estado dado de alta en el paro y ha tenido que trasladarse a otro municipio. Hay deducciones de este tipo en diferentes comunidades.

Maternidad y guardería. Se puede deducir el gasto por llevar a tus hijos a una guardería –aunque, dependiendo de la comunidad, esta debe estar incluida en el registro de guarderías–. También se pueden obtener deducciones por maternidad. “Lo que ocurre es que mucha gente no sabe que tiene derecho a recibir una cantidad en estos supuestos”, explica Álvaro Falcones.

¿Cómo han creado Taxdown?

Álvaro tuvo una idea primigenia en San Francisco (Estados Unidos), cuando tuvo que hacer la declaración de la Renta. “Allí era todo más difícil. No tenía ni idea de cómo presentar aquello. Pero mis amigos me dijeron que había una aplicación que te facilitaba la vida. Y me ocurrió lo mismo al llegar a España. Pensé, entonces: ‘Esto le tiene que pasar a más gente’. Y, en efecto, así es”. En total, hay 22 millones de españoles que necesitan ayuda para hacer la declaración.

Después, Quique y Joaquín se sumaron unas Navidades, en una conversación a tres. “Dijimos: ¡Cómo no se nos puede ocurrir algo a nosotros y montarlo!’. Dicho y hecho, en cuatro meses crearon Taxdown.

Álvaro tenía experiencia como consultor; Joaquín, como desarrollador; y Quique sabía de startup. Llegaron tarde su primer curso (2019), pero el año pasado ya ayudaron a 40.000 españoles a presentar su declaración. Este año, el ritmo es aún más alto: “Hemos ampliado la plantilla de seis a 24 personas, el primer día de la campaña de la declaración ya hicimos 20.000 –la mitad del año anterior–. El objetivo es, si seguimos a este ritmo, ahorrar 400 millones de euros a las familias españolas”, concluye Álvaro.

En realidad, tienen todo a su favor este año por el confinamiento y la tardanza de Hacienda en atender. Hasta el 2 de mayo la Agencia Tributaria no lo hará por teléfono y hasta el 2 de junio no darán cita previa para hacerla de forma presencial.

El equipo de TaxDown.