“Hoy me voy a explayar bien”. De esta manera empezaba el padre Emilio Jesús Montes el sermón que le hizo famoso. Ocurrió en noviembre del año pasado, cuando el cura de Valdepeñas recriminó a los feligreses de la parroquia del Santísimo Cristo de la Misericordia el poco dinero que donaban al templo, cuya reforma costó más de un millón de euros.

Noticias relacionadas

"600.000 euros hemos puesto nosotros. ¿Cuánto falta por pagar? Pues 80.000 de ellos. 60.000 de ellos es un préstamo con Globalcaja y se pagan 300 euros al mes de préstamo, sólo faltarían 24.000 que tendremos que juntar a lo largo de este año. Principalmente se ha pagado con las suscripciones de la gente, mucha gente está suscrita mediante el banco. Lo que más dan son 50, y los que menos, 6 euros", recriminaba el sacerdote, que se ha vuelto lo segundo más famoso del pueblo de Ciudad Real, después del vino, obviamente.

Esta semana, el padre Emilio ha vuelto a subir a la palestra mediática por vetar la presencia de televisiones en sus misas. Concretamente, ha vetado el acceso de Televaldepeñas, después de que el canal local informara de su sermón bronco contra los feligreses y de que el cura incluyera su propio retrato en una de las escenas bíblicas que ilustran la iglesia. “No sois bienvenidos”, dijo el cura a Televaldepeñas.

Retrato del padre Emilio en la parroquia en la que canta misa. Twitter

Pero aquel día en que el sermón se convirtió en bronca no es en absoluto el único momento en que el cura se ha explayado. Su discurso incendiario, aunque en todo informal y distendido, ha protagonizado numerosos tuits y mofas, hasta de parte del programa La vida moderna de la Cadena Ser.

Broncano, Quequé e Ignatius comentaron en el programa una frase que circula por internet y que pronunció el sacerdote. Se desconoce el contexto. El padre Emilio dijo: “¿Quieres royo? Venga, vamos al cebolleo. Fue este último término el que despertó la risa de los tres humoristas.

Precisamente el sexo es un tema recurrente en los sermones del cura de Valdepeñas. En una ocasión dijo que “desde la revolución sexual de los años 60, ser virgen parece un defecto”. Esta no es su única referencia a la década jipi. “Quitaros de esa gente de la primavera del 68 que dicen que ellos creen en el amor”.

El postureo

Resulta paradójico que el sacerdote protagonice a menudo mensajes virales y vídeos de Youtube teniendo en cuenta lo que dijo en una ocasión sobre el postureo. “Vivimos en una sociedad de mucho postureo y el postureo no hace a las personas sencillas”.

La juventud es otro tema que parece preocupar bastante al cura de Valdepeñas. En un sermón comentó lo siguiente: “Espero que los jóvenes no vean visiones porque tomen sustancias extrañas, sino porque están llenos del Espíritu Santo”.

En otra ocasión alabó la tarea evangelizadora de un joven que conoció. “Quedaban unos amigos para jugar a la play, cada uno en su casa con esas cosas de internet y él aprovechaba para hablarles de Dios en esas quedadas”.

La famosa bronca por el arreglo de la iglesia no es el único dardo envenenado que ha lanzado el padre Emilio. En una homilía llegó a comentar lo poco acogedores que le resultan las personas manchegas. “Los manchegos no sois nada acogedores. Yo he tenido la experiencia ya en 17 años que llevo aquí, de que te reciben en la puerta, no te dicen que pases. Yo soy de una tierra andaluza donde primero pasas y luego te preguntan qué quieres”.

Un 'churreteo'

A veces el cura también se moja ligeramente en política. Un ejemplo: “No debemos engañarnos con ese imaginario colectivo que hay del marxismo y el comunismo donde los pobres encarnan todo lo bueno y los ricos encarnan todo lo malo”. Otro: “¿Os acordáis cuando el rey emérito tuvo que salir a pedir perdón? pues yo todavía no he visto a ningún presidente del Gobierno pedir perdón por nada”.

A veces sus temas no tiene aparente sentido en una homilía, al menos cuando se ven descontextualizados. Es el caso de una historieta que contó en una ocasión. Decía lo siguiente.

“Os voy a contar un churreteo. Ayer estaba yo muy aburrido con la tele y estuve viendo un programa donde salía la Rosa de Benito. Esa, la cuñada de la Jurado. y le preguntan: ‘Veo que te has hecho budista’. Y dice: ’Sí, es que la vida que llevaba yo con mi marido, con mis hijos, con mi nieto era una vida que me gustaba, yo era muy feliz. Pero yo no estaba colocá. Desde que me he hecho busdista, medito y coloco todas mis energías y todo bien, he echado a mi marido de casa, he echado a mis hijos y no quiero saber nada de mis nietos. Ahora estoy yo bien colocá”.

Contactado por este medio, el padre Emilio ha declinado amablemente conceder una entrevista, pero ha dejado caer que “los feligreses cumplen”, en referencia al pago de las obras que causó tanto revuelo. Se ve que su mensaje, pese a lo que tiene de polémico, cala.

Otras frases célebres

Ese gesto que han inventado con lo de George Floyd, ese que se ha muerto del racismo, eso de inclinarse, es un gesto explícitamente católico y solo lo hacemos ante el santísimo sacramento.

Yo conozco gente que tiene varias carreras y son mu’ tontos, mu’ tontos.

Si esa cuñada que te complica la vida te impide ir al cielo, pues intenta aceptarla de otra manera.

Son esto de vivir en democracia se nos ha metido un poco en la cabeza que la gente tiene excesivos derechos y pocas obligaciones.