Este domingo se ha cumplido un año desde que inició el confinamiento con el fin de frenar la primera ola de la pandemia. En aquellos dos meses de encierro, la movilidad vial, en consecuencia, se redujo. Ésta es una de las causas por las que en 2020, la Dirección General de Tráfico (DGT) puso en las carreteras españolas un total de 3.877.297 multas, lo que supuso una disminución del 17,25% respecto de la denuncias formuladas en 2019 (4.685.599), según un reciente informe elaborado por la organización Automovilistas Europeos Asociados (AEA).

Noticias relacionadas

Sin embargo, la entidad destaca y califica como "muy sospechoso" el incremento de las multas durante el estado de alarma de la negativa de los titulares de los coches a identificar al conductor de un vehículo que ha cometido una infracción -esto se sanciona con una cuantía de 500 a 900 euros-. Tal negativa supone que la cuantía de la multa se duplica o triplica para el titular de vehículo sancionado. Además, le deja sin opciones de que la cantidad a pagar se reduzca el 50% por el pronto pago. Concretamente, el aumento de este tipo de sanción es del 27,6% respecto al año anterior.

Este "sospechoso incremento" en las denuncias por no identificar a un conductor que ha cometido una infracción con el vehículo de otra persona contrasta, además, con la reducción del 25% de los desplazamientos en 2020, según los datos del Ministerio del Interior. De hecho, según indica la propia AEA, Tráfico impuso un total de 60.418 denuncias por no identificar al conductor en todo el año. Son 13.100 multas más que en 2019, ya que entonces se registraron 47.318 sanciones por estas circunstancias.

Un agente de la Guardia Civil le pide la documentación a un conductor.

De hecho, la AEA sugiere que este hecho puede tener su explicación en las dificultades de los servicios de correos para poder notificar fehacientemente las denuncias en los domicilios de los interesados. Y, además, en la dificultad de los ciudadanos para poder presentar escritos con la identificación del conductor en los registros administrativos, por cuanto el requisito de obtener una "cita previa" en cualquier organismo oficial convierte este trámite en un "acto heroico" y casi imposible de cumplir.

Menos multas, en general

Pese a ello, como se ha apuntado, ha habido un descenso generalizado del número total de sanciones impuestas por la DGT durante el primer año de la pandemia de la Covid-19. Una circunstancia que, por otra parte, no se ha traducido en el número de multas por exceso de velocidad, por conducción negligente y no usar el casco, que también han aumentado.

De esta manera, el informe de AEA señala que el exceso de velocidad sigue liderando el ranking de las sanciones impuestas por la DGT, con 2.430.056 denuncias -entre 100 y 500 euros-, al que siguen las infracciones por no haber pasado la ITV, o ser ésta desfavorable (434.479) -de 200 a 500 euros; conducir utilizando el móvil (96.181) -200 euros-; conducir sin carnet (94.457) -puede conllevar cárcel- y no utilizar el cinturón de seguridad (94.417) -200 euros-. 

Según la AEA, las multas por exceso de velocidad son las más numerosas en 2020.

Y, además, subieron las denuncias por excesos de velocidad captados por radares móviles de la Guardia Civil sin detención de los infractores (14,4%); por conducción negligente (2,6%); y por no utilizar el casco (17%), informa la AEA.

No obstante, la AEA también destaca el descenso muy significativo de las denuncias por alcoholemia y drogas -penalizada con hasta 500 euros, con una bajada del 55,4% y un 48,9%, respectivamente, entre 2020 y 2019. A su vez, indica la entidad, también bajan la multas formuladas a transportistas por no respetar los tiempos de conducción y descanso (descienden un 40,%) y los excesos de velocidad captados por radares móviles de la Guardia Civil con detención in situ de los infractores (bajan un 44,6%).

Números por CCAA

A nivel territorial, el rico informe de la AEA indica que en todas las comunidades se reducen las multas, excepto en Aragón y Castilla y León, que han experimentado incrementos del 25,6% y 23,5%, respectivamente.

Un agente de la Guardia Civil indica a un coche que se detenga.

A pesar de ello, en Andalucía es donde más denuncias se formularon (858.631 denuncias), si bien fue en la Comunidad de Madrid donde se detectó el mayor número de infracciones en función de la extensión de su red de carreteras (143 denuncias por kilómetro), y en La Rioja, en función de su parque de vehículos (0,21 denuncias por vehículo).

Por el contrario, en Ceuta y Melilla fue donde se contabilizaron menos denuncias, tanto en números absolutos (8.372 denuncias), como en función del parque de vehículos (0,06 denuncias por vehículo). Castilla y León y Extremadura fueron las comunidades con menos denuncias por kilómetro de carretera (11 denuncias por kilómetro).

También te puede interesar...

-Sentencia contra la DGT: el helicóptero-radar no mide la distancia entre coches, 20.000 multas en jaque

-La sentencia contra la DGT que puede anular todas las multas de radares fijos que lleguen con sólo una foto

-La DGT ya dispone del nuevo carnet por puntos, con más multas y balizas: la ley de Tráfico avanza