El coronavirus ha llegado a la industria del automóvil. Más allá de sus efectos sobre la salud o de la histeria colectiva que ha supuesto, las medidas para frenar la propagación del covid-19 [76 casos confirmados en España] también han tenido consecuencias en la economía mundial y, por tanto, en el mercado automovilístico.

Noticias relacionadas

Para entender los rápidos efectos que el virus está teniendo sobre los vehículos, la base está en saber que China es todo un gigante económico en este sector, tanto en la fabricación como en la demanda de productos. De este modo, el coronavirus de Wuhan ha desencadenado que todo el mercado esté parado temporalmente. 

Bajada de precios

Las primeras secuelas de este parón se han dejado ver en la bajada de los combustibles, alcanzado precios que no se veían desde hace más de dos años. Esta reducción del precio viene provocada por la bajada demanda de diésel y gasolina en China Donde, por razones evidentes, el coche ha quedado relegado a un segundo plano. 

Ahora, la gasolina es un 5,3% más barata que hace un año y vale un 8.56% menos que la semana pasada. Esto se traduce en que ahora paga 1,186 euros por los 1,297 euros que hubiese tenido que pagar sietes días antes. En el gasoil ha tenido un impacto todavía mayor. Si el litro costaba 1,2 euros, ahora su precio ha descendido hasta los 1,086 euros por litro. Es decir, un 11,08% menos que hace una semana, y 12,5% menos que hace un año, según ha publicado Autopistas.es

Así, llenar su depósito de gasolina (55 litros) le cuesta 6,11 euros menos que la semana pasada. En total, 75,23 euros. Si hablamos de la misma cantidad de diésel, tendría que pagar 58,69 euros, lo que supone que el precio es 7,31 euros menos que hace siete días. 

Matriculaciones

Los combustibles no solo los únicos afectados, la matriculación se vehículos también caerá, según informa Europa Press. Un informe de la agencia de calificación de riesgo S&P asegura que la ventas de coches mundial caerá un 35% en el primer trimestre del año, en comparación con 2019. 

No todos los datos son negativos, esta agencia asegura que la venta ganará terreno una vez haya pasado la mitad del año. Pronostican una crecida del 5 y 8% en el tercer y cuatro trimestre del año. Y en el segundo trimestre, la matriculación se mantendrá al mismo nivel que el pasado año. En datos totales, según los datos S&P, se habrán vendido a finales de año 87 millones de coches, 3,3 millones menos que en 2019. 

En el caso de China, los efectos son mucho más acusados. En el país asiático, esperan que las matriculaciones caigan un 5% y que no se recuperen hasta el próximo año. Sin duda, un gran varapalo para el líder automovilístico. 

[Más información: Esta es la carta sorpresa que enviará la DGT a partir de abril: afectará a miles de conductores]