Se supone que la vida de Gillian Bayford, después de ganar el Euromillón, tenía que ser idílica. La mujer, de 47 años, se hizo con el ansiado premio en el año 2012, junto a su ya exmarido. Ambos ganaron 178 millones de euros, ni más ni menos. Tras el éxito, Gillian decidió abandonar su trabajo de toda la vida como empleada de limpieza en un hospital de Inglaterra. Pero, ocho años después, parece que todo este futuro ideal se ha desvanecido

Noticias relacionadas

Gillian se ha divorciado, sus negocios han fracasado y su siguiente pareja la denunció por maltratarle físicamente al menos en tres ocasiones durante el año 2017. Al parecer, el hombre trabajaba ayudando a hombres víctimas de violencia doméstica. Ahora, su nuevo marido -ocho años menor que ella- pasó una temporada en la cárcel tras intentar robar más de 15.000 euros de una conocida cadena de supermercados. 

Violencia doméstica

El divorcio entre Gillian y Adrian se produjo pocos meses después de hacerse con el bote del Euromillones. Tras la decisión, la mujer decidió abandonar la vivienda familiar en Suffolk (Inglaterra) y regresar a su Escocia natal junto a sus dos hijos. Allí, estableció un fondo inmobiliario en el que invirtió millones de euros con el objetivo de hacerse con varias viviendas. También, compró una cafetería que tuvo que echar el cierre debido a las pérdidas cercanas a los 150.000 euros. 

Gillian, junto a su marido, cuando se hicieron con el premio.

Fue por aquella época cuando Gillian conoció a Gavin Innes, un chico que trabajaba en una fundación dedicada a asistir a hombres que habían sido víctimas de violencia doméstica. Ambos comenzaron una relación en 2017 y, tal y como defiende el joven, Gillian le golpeó hasta en tres ocasiones entre agosto y octubre de ese mismo año. 

Poco tiempo después de terminar su relación con Gavin y tras pasar por un juicio por malos tratos, Gillian contrajo matrimonio -en una ceremonia por todo lo alto-. Se casó con Brian Deans, un excompañero suyo de colegio ocho años menor que ella. El hombre había estado en prisión por intentar robar 15.700 euros en un Tesco, una de las cadenas de supermercados más importantes del país.