Cae la noche en la ciudad autónoma de Ceuta, situada al norte de África. Y, sobre las 21:00, 36 costaleros y costaleras de la Hermandad de la Amargura inician su ensayo para llevar el paso de la virgen Nuestra Señora de la Amargura el próximo 8 de abril, el miércoles de Semana Santa. Cargan la figura en el muelle Cañonero Dato y comienzan su recorrido. Paso a paso, sintiendo el peso del paso en sus hombros. Todo va bien, pero cuando están volviendo, a punto de llegar al sitio donde descansa la escultura, los costaleros sufren una emboscada. Un grupo de 20 menores extranjeros no acompañados los atacan (MENA) les arrojan piedras, según la cofradía.

Noticias relacionadas

Fue cuando los costaleros, rápidamente, corrieron a refugiarse en una nave próxima al puerto de Ceuta. Los MENA les arrojaban piedras y todo aquello que encontraban a su paso que se pudiese lanzar. También los amenazaron con palos. Raúl Moya, fiscal de la Hermandad compuesta por 850 integrantes, ha explicado a EL ESPAÑOL que primero eran una veintena de menores, pero después “llegaron a ser 40 ó 50 chavales”. Los cofrades, refugiados y encerrados, se pusieron en contacto con el propio Moya.

Este, a su vez, llamó a las autoridades portuarias para que socorriesen a los costaleros. “Lo que pasa es que caí en cuenta de que ellos sólo vigilan el puerto pero no pueden detener a nadie, ya que no tienen la autoridad. Por ello, decidí llamar al Cuerpo Nacional de Policía y a la Guardia Civil”, explica Moya a este periódico.

Sobre las 23:00 se personaron en el lugar agentes de los dos Cuerpos Armados, quienes echaron a los menores. Obviamente el ensayo fue suspendido de manera abrupta y los 36 costaleros se marcharon a casa sin sufrir ninguna herida física. De ahí que Moya haya hecho un llamamiento a la “tranquilidad” de las familias y de los demás ciudadanos ceutíes.

“Querían provocarnos”

-¿Por qué estos menores les atacaron?

-La verdad que no lo sé. Querían provocarnos, pero esta situación es común: los mena, en muchas ocasiones, amedrentan a la población. De hecho, el otro día le robaron el móvil a la hija de una compañera de la Hermandad.

Pese a esto, esta cofradía seguirá saliendo a ensayar cada viernes -el ensayo de este lunes fue excepcional- hasta la llegada de la Semana Santa. “Estamos ensayando y preparándonos físicamente porque este año tenemos muchas ganas de la procesión porque el año pasado no pudimos salir por la lluvia”, ha declarado el fiscal de la Cofradía.

La Hermandad de la Amargura saldrá este viernes al próximo ensayo, en cual cargarán con el paso del Jesús Caído de Darío Fernández, pero esta vez no lo harán solos. Al parecer, la Policía Nacional custodiará este entrenamiento “para evitar cualquier nuevo altercado”, en palabras de Moya.

“Medidas de seguridad”

Raúl Moya, fiscal de la Hermandad de La Amargura, cuya función es velar por el bienestar de los cofrades, ha aprovechado el incidente para pedir “medidas de seguridad”. Pero que éstas amparen no sólo a la cofradía que defiende, sino también a las 14 Hermandades de Penitencia de Ceuta y las cuatro de Gloria.

De hecho, desde la Hermandad han solicitado una reunión “urgente” con Salvadora del Carmen Mateos, delegada del Gobierno en Ceuta y con Juan Jesús Vivas, el eterno presidente de esta ciudad autónoma, con el fin de “dar constancia de lo que ha pasado y buscar soluciones", ya que no quieren "que estas situaciones se vuelvan a dar. Y, también, que la Semana Mayor transcurra sin ningún incidente”.