Con la llegada de la Navidad nos volvemos más optimistas, a lo mejor más positivos; pensamos que vamos a ser afortunados, que vamos a ser capaces de alcanzar esa suerte que no hemos tenido durante el resto del año. Puede ser el espíritu de la Navidad, que nos envuelve, nos persuade y que nos hace participar en todos las oportunidades -en forma de sorteos- que nos encontramos en nuestro camino durante el mes de diciembre e inicios de enero.

Noticias relacionadas

Muchos comercios -como tiendas y bares- ven el momento ideal para hacer un importante sorteo entre sus fieles clientes. Cestas con comida de precios desorbitados -y de primerísima calidad, claro-, coches de alta gama, pisos, viviendas completas... Muchos dueños se vuelcan con su clientela y buscan premiarles con la mejor de sus apuestas. Ya, a principios de verano, lo tienen todo preparado. Las papeletas seleccionadas, el premio elegido y sus clientes listos para seguir soñando. Y si no que se lo digan al Bar Mariano en Calamocha (Teruel) o a los dueños de El Paisano en Utrera (Sevilla). Ellos sí que saben. La esperanza sigue siendo parte de nuestra vida, y aun más en Navidad. 

575.000 euros de cesta 

En el bar-restaurante Mariano de Calamocha (Teruel) saben tomarse las cosas en serio. Después de que el año pasado se jubilaran sus históricos propietarios, los nuevos han seguido con la tradición: la de retar todo lo concebible y ofrecer un gran premio valorado en medio millón de euros. En 1977, Mariano San Sánchez comenzó a sortear cestas de Navidad, valoradas en 5.000 de las antiguas pesetas -unos 30 euros-. Ahora, la cosa ha cambiado. En su cesta, puedes encontrar productos variados. A cada cual más original que el anterior.

Como principales novedades en la cesta navideña del 2019, destacan dos Porsches; un descapotable de más de cuatro metros de largo y otro Porsche Panamera. Los obsequios se presentaron en un almuerzo organizado por Yolanda, la gerente. Además de los dos coches de lujo, la persona afortunada podrá hacerse con dos motos de la marca Honda y dos bicicletas. Una de ellas, una BH, que fue fabricada exclusivamente para el bar. 

Mariano, el dueño, junto a parte de la cesta de su bar en Calamocha (Teruel). EFE

Como en ediciones anteriores, la cesta cuenta también con un apartamento en primera línea de playa y en un lugar privilegiado: en la zona residencial Sueños del Mediterráneo, en Melicena (Granada). Además, la vivienda viene con 18 metros cuadrado de terraza. Nada mal. También, el ganador tendrá las nuevas tecnologías al alcance de su mano; desde un televisor Samsung hasta un patinete eléctrico, pasando por los últimos modelos de teléfonos móviles que hay en el mercado. Y no solo eso. También, dos viajes para dos personas a Australia y a Nueva Zelanda y un paseo globo. Para viajeros más recatados: alojamiento y desayuno en un hotel de Toledo. 

Y como no podía ser de otra manera, los productos ibéricos siguen teniendo gran protagonismo en esta cesta navideña. Ocho piezas de jamón de jabugo, de bellota, tres latas de lomo, otras tres de presa ibérica, 12 de piezas de jamón curado de la Denominación de Origen de Teruel y un largo etcétera de cajas, así como piezas de salchichón ibérico, longaniza de Aragón, lomo embuchado, cecina y chorizo. También, hay tiempo para la bisutería y las grandes joyas. Además de consolas, aspiradores y hasta 19 series de Lotería que incluye todas las terminaciones que hay en juego. Las papeletas se ofertan por el módico precio de 12,50 euros. Y no nos podemos olvidar tampoco de la joya de la corona: cuatro lingotes de oro de más de un kilo cada uno, valorados en 175.000 euros. 

La mayor cesta navideña

Pero la distinción como cesta de reyes más antigua de España la lleva El Paisano. Situado en la carretera N-IV entre Sevilla y Cádiz, este bar-restaurante decidió reunir los mejores premios para sus clientes hace más de doce años. "Entre 2008 y 2009, con la crisis económica decidimos comenzar con la cesta; queríamos atraer a más clientes a nuestro restaurante", explica Juan Luis Cadena a EL ESPAÑOL, encargado de El Paisano. "Luego, cuando metimos el coche fue la bomba", añade. "Ahora, queremos seguir aumentando los productos que ofertamos para llamar la atención", apostilla el encargado. Pero, ¿qué sortean? Los productos son variados; desde una autocaravana de cinco plazas, pasando por un deportivo Mazda, siguiendo con una hipoteca de unos 500 euros hasta 20 décimos de Lotería de El Niño. "Además, se entrega libre de impuestos; que es algo que preocupa mucho a los participantes", aclara Juan Luis. 

El precio de las participaciones es de unos seis euros y, además, este año han incluido una novedad: las personas que coincidan con los tres últimos números del boleto premiado se llevarán un jamón ibérico de siete kilos. No está mal. El sorteo será el próximo 5 de enero y, desde El Paisano ya piensan en cómo superarse el año siguiente. No tienen límites -ni los conocen-. 

La cesta navideña de El Paisano, en Utrera (Sevilla). EFE

Un piso en Chipiona

En Hotel Venta El Pan tampoco se quedan cortos. Por cuarto año consecutivo, su cesta navideña incluye un piso en la localidad gaditana de Chipiona. Además, también ofrecen un Mercedes, un barco, una moto, varios regalos y dos viajes; a Disneyland y al Caribe. La cesta tiene un valor -aproximado- de 400.000 euros, de los que 120.000 corresponden al piso, junto a un talón de casi 35.000 euros. Para que el ganador no tenga problemas fiscales. También, la cesta incluye diversos electrodomésticos necesarios para llenar -de forma holgada- una cocina. El sorteo se realizará el próximo 6 de enero; la papeleta vale cinco euros. "Cada año la gente participa más en nuestra cesta", explican desde el hotel en conversación telefónica con EL ESPAÑOL. 

El Hotel Venta El Pan sortea una de las codiciadas cestas.

Tampoco podemos dejar de mencionar las cestas navideñas más originales; esas que retan a la imaginación de todos. Este año, una funeraria de Barbadás (Ourense) ha sorteado varios productos valorados en 2.200 euros. Entre ellos, un ataúd. Sí, como lo lees. Dentro; un jamón, vinos, licores, dulces típicos de estas fiestas, una televisión de 50 pulgadas, un robot de cocina, un patinete eléctrico y una cafetera. Además, el sorteo tiene una intención solidaria: ayudarán a una ourensana pensionista con pocos recursos, gracias a la mediación de la Fundación Amigos de Galicia. Desde Rosi la Loca también han querido darle otra vuelta a la cesta navideña. Este restaurante-bar de Madrid ha querido romper con todas las reglas y regalan a sus empleados orgasmos "literalmente". "En nuestra cesta, estas navidades hay Satisfyer para ellas y ellos", apuntan desde el establecimiento. Y así es cómo pretenden triunfar -e incluso, arrasar-. 

Hacienda, siempre protagonista

Pero hacerse con el codiciado premio no siempre puede traer toda las ventajas que esperamos. Realmente, ¿se puede perder dinero después de ganar un sorteo o una cesta de Navidad por culpa de Hacienda? No nos podemos olvidar del caso de Víctor Brun, en Calamocha. En 2014, Brun terminó  lleno de deudas y con una factura de fiscal de 100.000 euros como consecuencia de ganar una macrocesta de Navidad valorada en 300.000 euros. Esto, parte de una mezcla entre desconocimiento del ganador y los intereses de demora cargados por Hacienda. Más concretamente: Víctor no fue consciente que tenía que pagar impuestos y, por tanto, no lo hizo. 

Con el tiempo, la Agencia Tributaria reclamó el pago del impuesto, pero Víctor ya había vendido sus premios; dos coches de alta gama, una moto, dos lingotes de oro y otros 14 de plata. Cuando llegó el momento, no tenía ni los 100.000 euros para pagar a Hacienda. Hay muy pocos ingresos que Hacienda pasa por alto más allá de las rentas exentas en el IRPF. En teoría, incluso los regalos de boda deberían tributar como donaciones. Algo parecido pasa con los sorteos y las macrocestas de Navidad (las cestas de Navidad de la empresa tributan de forma diferente).