José María abre el capó antes de empezar la reparación.

José María abre el capó antes de empezar la reparación. Silvia P. Cabeza EL ESPAÑOL

Reportajes

Los 10 fallos más comunes por los que tumban en la ITV y lo que cuestan: 4 m. de coches suspenden

EL ESPAÑOL hace una visita a un taller: nos explican en qué consisten las averías y cómo arreglarlas. 

Noticias relacionadas

En la vida del conductor, a menudo, hay cosas de las que uno no puede librarse. O no debería, al menos. Una de ellas es la ITV. Queda apenas un mes para que termine 2019, pero muchos conductores verán sometidos sus coches, en los próximos días, a su particular examen. Y lo harán con miedo. ¡Cómo no! Uno siempre piensa que todo está bien, que no le va a tocar a él… Sin embargo, las probabilidades de que el turismo, la furgoneta o el camión tengan algún fallo son altas. De hecho, al año, 4,3 millones de vehículos son rechazados en la primera inspección (del total de 20.714.602 que la pasan). Es decir, el 20’9%. Una barbaridad.

El procedimiento, en caso de suspenso por defecto grave o muy grave, siempre es el mismo: arreglar la avería y pasar de nuevo la Inspección. La mayoría tienen que hacer este camino por fallos de alumbrado o señalización (24,9%); por ejes de neumáticos y suspensiones (20,1%); por exceso de emisiones contaminantes (16,2%); y por defectos en los frenos (13,3%), según datos de AECA-ITV (Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica).

Como decimos, fueron más de cuatro millones los que no pasaron la ITV a la primera: con una media de fallos de 2'5 por coche. En total, se detectaron 8.840.353 defectos graves (los que directamente conducen al suspenso) y 18.840.353 leves, según datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Por orden, juntando todos (tanto los fallos graves como los leves), EL ESPAÑOL hace una recopilación de los más frecuentes y su posible coste de reparación con José María Illán, mecánico y dueño del taller Pérez Illán Automoción.

Los 10 fallos más comunes de la ITV Silvia P. Cabeza

1. Alumbrado y señalización: la luz no funcione bien (1-200€)

La suma de defectos leves (6.456.542) y graves (2.085.747) por alumbrado o señalización asciende a un total de 8.542.289, según datos del Ministerio. Son los fallos más frecuentes en todos los vehículos y también los más fáciles de arreglar.

En la ITV comprueban fundamentalmente dos funciones: “Miran que todas las luces (de cruce, de posición, las antinieblas, las de los frenos…) estén bien y que el reglaje sea correcto (altura)”. A partir de ahí, “el fallo más común es que alguna esté fundida o que sea de un color diferente al reglamentario. La mayoría de gente viene con esos problemas”.

José María mira el reglaje de las luces delanteras.

José María mira el reglaje de las luces delanteras. Silvia P. Cabeza EL ESPAÑOL

El coste oscila entre el euro que cuesta una bombilla hasta los 200€ que implica el cambio de unas luces de xenón. Depende del coche, la luz que sea y el trabajo que suponga sustituirla.

2. Acondicionamiento exterior, carrocería y chasis: retrovisor roto (50-200€)

La suma de defectos leves (3.259.512) y graves (672.103) en acondicionamiento exterior, carrocería y chasis suman asciende a un total de 3.931.615. En este caso, al contrario que en el anterior, hay una gran cantidad de posibles fallos.

José María comprueba el retrovisor del coche.

José María comprueba el retrovisor del coche. Silvia P. Cabeza EL ESPAÑOL

En la ITV comprueban todo lo relacionado con el exterior del vehículo: “El chasis y, luego, que no haya ningún tipo de golpe, que los pilotos no estén rotos –por esto, te ‘tiran’–, que los limpiaparabrisas funcionen perfectamente, que no esté roto el cristal… Pero el fallo más común es que esté roto el retrovisor”.

Eso es un suspenso inmediato. El coste depende del tipo de retrovisor y puede ir desde los 50 euros (los más baratos) hasta los 200 (los más caros).

3. Motor y transmisión: fugas de aceite del motor (45-300€)

La suma de defectos leves (3.533.685) y graves (306.195) en el motor o la transmisión asciende a un total de 3.931.615. En este caso, el fallo es muy concreto, pero hay distintas formas de arreglarlo.

En la ITV comprueban el motor: “Miran que no esté manchado. Si vas con él echando gotas de aceite o anticongelante, te echan para atrás. Eso es defecto grave. Esto puede ser muy sencillo de arreglar, pero si es complicado… En los vehículos viejos muchas veces es inviable”.

José María revisa si el motor pierde aceite.

José María revisa si el motor pierde aceite. Silvia P. Cabeza EL ESPAÑOL

El coste depende de en qué consista el arreglo. “Puede ser una abrazadera, que la aprietas y se soluciona. Eso es muy barato. También se puede hacer una limpieza del motor, que saldría por 45 euros”. O, en última instancia, que en el taller tenga que arreglar el radiador. El caso más caro: entre 200 y 300 euros.

4. Frenos: pastillas (80-100€ pastillas del freno hasta 250€ para el kit de frenos)

La suma de defectos leves (2.351.313) y graves (1.117.901) en los frenos asciende a un total de 3.469.214. El fallo, en este caso, es el mismo, pero el precio para arreglarlo depende de cómo sea el coche y de la vejez del mismo.

José María enseña la pastilla de freno desgastada, en su mano derecha, y la nueva, en la izquierda.

José María enseña la pastilla de freno desgastada, en su mano derecha, y la nueva, en la izquierda. Silvia P. Cabeza EL ESPAÑOL

En este caso está claro lo que inspeccionan en la ITV: “Te meten un frenómetro, que es una máquina de rodillos, que mide la diferencia entre una rueda y otra. Si este es superior a un 30%, te suspenden inmediatamente. Puede ser porque las pastillas del freno estén desgastadas”.

El coste depende de en qué consista el arreglo: un juego de pastillas tiene un precio de 35 euros. “Pero hay modelos viejos que lo que necesitan es un kit de frenos que puede salir entre 200-250€”. La otra opción es que se trate “de líquido del freno (35€)”.

5. Identificación: cambio de placa de la matrícula (15-30€)

La suma de defectos leves (2.200.983) y graves (217.215) en la identificación asciende a un total de 2.418.198. En este caso, sólo hay un fallo posible: que la matrícula no esté bien.

En la ITV miran el estado de la misma: “Que el número de bastidor coincida con la documentación y que se pueda identificar, que no dé lugar a error”. De esta forma, las autoridades competentes pueden localizar al vehículo y a su conductor rápidamente.

José María enseña dos matrículas que ha cambiado por no estar correctamente.

José María enseña dos matrículas que ha cambiado por no estar correctamente. Silvia P. Cabeza EL ESPAÑOL

6. Ejes, ruedas, neumáticos y suspensión: ruedas desgastadas (40€ a 200)

La suma de defectos leves (333.453) es mucho inferior a la de graves (1.682.562). En total, ambas, juntas, en ejes, ruedas, neumáticos y suspensión alcanzan los 2.418.198 de fallos. En este caso, hay un fallo común por encima del resto: que las ruedas estén desgastadas.

José María señala el testigo que marca si una rueda está o no desgastada.

José María señala el testigo que marca si una rueda está o no desgastada. Silvia P. Cabeza EL ESPAÑOL

En la ITV, comprueban tanto la envergadura como que estén en perfectas condiciones: “Lo que miran es que la medida sea la correcta, que el neumático izquierdo sea igual que el derecho y que esté igual por dentro y por fuera, que el testigo (saliente de plástico que marca el desgaste) no esté al límite”.

El coste puede ir desde los 45 euros, en caso de que se tenga que hacer una alineación de los neumáticos, hasta los 200 o 400 euros si se tienen que cambiar las ruedas. En cualquier caso, dependerá del número de ruedas a sustituir (siempre en pareja, delanteras o traseras) y del precio de las mismas. “Las hay de 40 euros, estas chinas; y las hay de muchísimo en el caso de primeras marcas”.

7. Emisiones contaminantes: exceso de emisiones (de los 30€ a los 1.000)

Los vehículos suspensos por exceso de emisiones contaminantes crecieron en 180.000 entre 2017 y 2018 hasta llegar a los 1.355.508 de defectos graves. A esto habría que sumarle los fallos leves, muy pocos (8.882), hasta un total de 1.364.309 transportes ‘sucios’.

En la ITV, los operarios utilizan dos sistemas para medir las emisiones. Inspeccionan, por un lado, los vehículos Euro 5 y Euro 6, conectando una máquina electrónica que se ‘chiva’ del fallo; y por otro, los Euro 4, a los que se les introduce una sonda por el tubo de escape. A partir de aquí, los operarios detectan si hay defectos o no.

José María mira el tubo de escape.

José María mira el tubo de escape. Silvia P. Cabeza EL ESPAÑOL

Cuando se da este fallo, lo más común es que se deba a la válvula EGR. “Esto se debe a que los coches diésel generan mucho hollín y este abarrota las válvulas. En este caso, la avería puede salir por 300 euros”. Pero también se puede arreglar de otras formas. “Mediante una regeneración, que es bastante barato (30 euros o así); hasta que, en los coches más modernos se deba a que esté roto un filtro que hay en el tubo de escape que evita que las partículas gordas salgan a la atmósfera. En ese caso, el coste puede irse hasta los 1.000 euros”.

8. Dirección: rotulas (150€ de media)

La suma de defectos leves (571.190) y graves (399.620) en la dirección ascienden a un total de 970.810. En este caso, una gran parte de los fallos se dan en los fuelles de dirección y las rotulas.

José María comprueba que hay una holgura en el fuelle.

José María comprueba que hay una holgura en el fuelle. Silvia P. Cabeza EL ESPAÑOL

En la ITV se puede detectar fácilmente cuando están comprobando esto porque es cuando mueven el coche. “Lo que hace es buscar las holguras en las rotulas. En ese caso, estaríamos hablando de 50-80 euros más la alineación de la dirección, lo que llamamos el paralelo, que estamos cobrando otros 45 euros”.

Pero hay otra posibilidad. “Los fuelles de dirección y la transmisión son los que protegen la cremallera de dirección. Eso, cuando se rompe, sale grasa. Y eso ya no es que manche fuera, sino que crea holguras. Cambiar ese fuelle de goma cuesta entre 60-80 euros aproximadamente”.

9. Acondicionamiento interior: cinturones (100 euros de media)

La suma de defectos leves (113.734) y graves (320.671) en el acondicionamiento interior ascienden a un total de 970.810. En este caso, hay muchas cosas que pueden llegar al suspenso, pero la más común es el mal estado de los cinturones.

En la ITV comprueban el interior del vehículo: “Van a mirar los asientos, que no haya movimiento y los cinturones, que son un defecto grave. Lo que hacen es ver que agarran bien y que no se bloquean. Luego, por ejemplo, también echan un vistazo a que la luna no tenga una raja que dificulte la visión”.

José María comprueba que el cinturón enganche bien.

José María comprueba que el cinturón enganche bien. Silvia P. Cabeza EL ESPAÑOL

El coste, de media, ronda los 100 euros.

10. Otros: diagnosis electrónica (no es un fallo, sino el método)

El resto de defectos leves (11.059) y graves (227.554) suman un total de 434.405. Y, aunque las posibilidades son infinitas, hay muchos fallos que se detectan a través del sistema eléctrico.

En la ITV “lo que hacen es, en coches a partir de 2008, meterse, a través de una especie de iPad, en la centralita del vehículo y miran el historial. Si se enciende una luz, por ejemplo, relacionada con las emisiones, te lo echan para atrás. No podemos hablar de un coste porque los defectos pueden ser de muchos tipos”.

José María comprueba mediante la diagnosis electrónica los fallos del coche.

José María comprueba mediante la diagnosis electrónica los fallos del coche. Silvia P. Cabeza EL ESPAÑOL