Juan Manuel Calderón, primo de José Antonio Reyes y único superviviente del accidente que se llevó la vida del futbolista y su otro primo Jonathan, salió casi ileso del siniestro mortal. Las graves heridas que sufre y que le mantienen en estado grave en el hospital fueron provocadas por intentar sacar a sus familiares del coche ardiendo.

Lo revelaba el programa de Antena 3 Espejo Público. El periodista Nacho Abad afirmó que Calderón, de 22 años de edad. salvó la vida porque salió despedido del Mercedes Brabus SL550 justo en el momento del impacto. Esto le habría permitido salvar la vida, al no haber padecido los impactos del coche dando vueltas de campana y sin control durante al menos 200 metros. 

Según esta versión, Juan Manuel Calderón se habría repuesto de los golpes y se habría dirigido hasta el coche en llamas en cuyo interior todavía se encontraban atrapados sus dos primos Jonathan Reyes, que viajaba en el asiento de atrás, y el futbolista José Antonio Reyes, que estaba al volante del automóvil cuando se produjo el fatal siniestro.

José Antonio Reyes y su hijo. Foto: Instagram (@_josereyeslopez)

Fue entonces cuando Calderón habría resultado gravemente dañado. Al ver al coche ardiendo, intentó abrirlo para intentar permitir que las dos víctimas mortales saliesen de su interior. Fue este el motivo que le produjo quemaduras en más del 60% del cuerpo. Así, el único de los ocupantes que salvó su vida, padeció los daños al intentar, en vano, salvar la vida de sus dos primos. Al cierre de esta noticia, Juan Manuel Calderón sigue ingresado en estado grave en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. 

Entre 145 y 190 km/h

El programa también recurrió a un perito especializado con el que repasaron el suceso en el lugar de los hechos. Durante esta reconstrucción descartaron que el vehículo del futbolista circulase a 237 kilómetros por hora en el momento del impacto. Analizando la trayectoria y la frenada, estiman que la velocidad a la que viajaba el Mercedes accidentado oscilaría entre los 145 y los 190 kilómetros por hora, "aunque el resultado definitivo no lo tendremos hasta dentro de un mes" aseguró el perito.

El mismo análisis determinó que la causa del fuego fue el rozamiento del coche con el bloque de cemento situado en la cuneta de la autovía. Apuntaba el perito que ese modelo de coche tiene muy protegido el depósito de combustible, pero que al haber rozado a alta velocidad la pieza de cemento, el depósito acabó incendiado.