L.D., una joven de 15 años, llevaba unos días "rara". Eso dicen sus compañeros de clase que notaban que algo le pasaba. Todo parecía haber vuelto a la normalidad en el colegio El Claret, de Don Benito (Badajoz), después de que el pasado marzo, P., un alumno de 17 años, se quitase la vida tras tirarse de la ventana del baño. Pero esta semana la cosa ha vuelto a torcerse en el que es el mejor colegio de Extremadura.

Noticias relacionadas

Este miércoles, L.D. imitaba a su compañero fallecido y saltaba desde el balcón de su vivienda. Lejos de obtener el mismo resultado, aunque lo perseguía, la joven aterrizó sobre un toldo de una vivienda inferior que amortiguó la caída y que evitó que se matara. Sin embargo sí que ha tenido heridas.

Los hechos sucedieron el pasado miércoles en torno a las 21:20 de la noche en un edificio de la zona conocida como Plaza de la Pera. Según han informado a EL ESPAÑOL fuentes del Servicio Extremeño de Salud, la chica fue atendida por contusiones leves en el Hospital de Don Benito-Villanueva y posteriormente fue dada de alta. 

La Policía Nacional está investigando el hecho para ver si se trata de un intento de suicidio como el de su compañero P., que sí llegó a consumarse. Por el colegio ha corrido el rumor de que antes de saltar la joven dijo que quería reunirse con su amigo P. Esta, sin embargo, es una teoría que no se ha podido confirmar ya que en realidad nadie estaba ahí. 

Compañeros del colegio han confirmado a este diario que la adolescente no tenía demasiados amigos y que "casi siempre está sola". Además, solía juntarse con P. antes de que se quitase la vida, a pesar de que son de cursos distintos. 

El suicidio del joven P. se produjo el pasado 12 de marzo. Fue tras el recreo que aprovechó para ausentarse y encerrarse en el baño desde que saltó, a una altura de 12 metros respecto al suelo. Antes de hacerlo, el estudiante de bachillerato dejó escrita una carta en "un idioma que sólo él entendía", según relató a este diario una compañera de su curso. 

“Era un muchacho buenísimo. Muy buen estudiante”, contó otra de sus compañeras a este periódico. Sin embargo, “era poco sociable y no tenía muchos amigos”, dijo otro. Cuando el suceso ocurrió, algunos alumnos de la clase del fallecido fueron interrogados por varios facultativos que no descartaban que se tratase de un caso de bullying

El tema de los suicidios en los colegios e institutos está siendo recurrente últimamente. El pasado 1 de abril sucedió lo mismo en el Ciudad de Jaén, localizado en el madrileño barrio de Usera. Este también se trató de un caso de acoso escolar y el principal acosador, al que llaman El Bolivia, pertenecía a la banda latina de Los Ñetas