José Enrique Abuín Gey, alias El Chicle, llevaba desde principios del pasado mes de enero encerrado en la prisión pontevedresa de A Lama, a la que fue trasladado desde la cárcel coruñesa de Teixeiro. Tras confesar el lugar en el que había depositado el cuerpo de Diana Quer, la joven madrileña desaparecida en agosto de 2016, el autor confeso del crimen estaba recluido en el módulo de aislamiento y con un preso-sombra constantemente a su cargo. En abril ya se comenzó a barajar la posibilidad de mandarlo a una prisión fuera de Galicia por motivos de seguridad. Ese traslado se efectuó ayer por la mañana, hacia un nuevo destino en la prisión de Mansilla de las Mulas (León).

El autor confeso del asesinato de la joven madrileña ha ingresado este jueves en la prisión provincial de León. Tras varios informes internos que argumentaban que el traslado lejos de Galicia sería lo mejor para el interno, finalmente ese cambio ha sido llevado a cabo. Por el momento perrmanecerá en el módulo de ingresos. 

En los dos centros penitenciarios por los que ha pasado Abuín cumplen condena varios presos vinculados con el clan de narcotráfico al que pertenecía el Chicle, conocidos como Os Fanchos. A él Pertenecían varios familiares del asesino confeso de Diana Quer. En su día, le acusaron de haberles delatado tras ser detenidos en una operación de 2007 con 19 kilos de cocaína.

Alejado de estos peligros, Abuín quedará ahora recluido en la cárcel de Mansilla de las Mulas, a una distancia prudencial de Galicia. El Chicle' se une a un selecto grupo de internos. En esta prisión también se encuentran conocidos criminales como Jaime Giménez Arbe 'El Solitario', atracador de bancos y condenado a 47 años después de asesinar a dos guardias civiles. También está allí Juan Carlos Aguilar, el falso monje Shaolín de Bilbao. Allí se encuentra interno otro gallego, David Oubel Renedo, el parricida de Moraña, el primer condenado por prisión permanente revisable en España. Por último otro de los nombres conocidos en esta prisión se encuentra en el módulo de mujeres, Raquel Gago, la cómplice del asesinato de Isabel Carrasco.

Un nuevo destino

El autor confeso de la muerte de Diana Quer ha pasado ya por tres prisiones diferentes. Llevaba desde finales de enero en A Lama (Pontevedra). Allí estuvo recluido en una celda situada en el módulo de enfermería, el más seguro de toda la prisión. Junto a él, un preso de confianza de los funcionarios le vigilaba las 24 horas.

Abuín arrastra, además del crimen de la joven madrileña de 18 años a la que raptó y estranguló, arrastra otras causas pendientes de resolución. Por un lado, la presunta violación a su cuñada, hermana gemela de su mujer,cuando esta era menor de edad. Por otro, el intento de rapto a una joven en Boiro el pasado 25 de diciembre, en el cual la jueza le imputa los delitos de agresión sexual y secuestro en grado de tentativa . Este hecho resultó clave para determinar que era él, y no otro, el autor del crimen de Diana Quer. Las similitudes eran tales que los investigadores pronto relacionaron ambos crímenes. 

Su mujer, Rosario Rodríguez Fraga, ha acudido a visitarle con cierta regularidad. También su hija. Durante estos meses ha remitido distintas cartas a algunos de sus familiares. En estos escritos llegó a reconocer el crimen. Por el momento, será trasladado a una prisión más lejana, en otra comunidad autónoma.