El Español
Treintayseis
Vivir
|
Con niños

¿Cómo es el movimiento "scout" en Santiago?

Nos adentramos en el mundo scout para descubrir qué es y cómo se vive en Compostela gracias a educandos, scouters y responsables de grupos de Santiago
'Scouts' durante una actividad en Santiago.
Grupo Chan 292.
'Scouts' durante una actividad en Santiago.
Ofrecido por:

Los Scouts son una organización mundial que se enfoca en el desarrollo integral de niños y jóvenes a través de actividades al aire libre y educación en valores. Fundados por Lord Baden-Powell a principios del siglo XX, los Scouts promueven la autonomía, el trabajo en equipo y la responsabilidad a través de juegos, campamentos, o actividades de supervivencia.  

Esta comunidad global ha dejado una huella significativa en la vida de millones de personas alrededor del mundo, que o bien forman parte del movimiento o bien lo han hecho en un pasado. 

Galicia cuenta con nueve grupos presentes en las ciudades de Ferrol, Vigo, Lugo, Ourense, Ponteareas, Coruña y Santiago de Compostela. Solo en Santiago existen tres: Chan 292, Khanhiwara y Tau, el primero perteneciente a la rama laica, y los dos últimos encuadrados dentro del movimiento scout católico.  

Pero, ¿qué significa ser scout? ¿Cómo funcionan los grupos scout? ¿Cómo es el movimiento scout compostelano? Respondemos a estas y a otras muchas preguntas gracias a educandos, scouters y responsables.  

Qué es ser scout 

Pedro Montoya lleva desde muy pequeño vinculado a los scouts. Entró de niño en el grupo Chan 292, y en la actualidad forma parte del equipo de monitores de la entidad:  “nuestro grupo es una asociación sin ánimo de lucro que trabaja con niños y adolescentes entre 8 y 21 años. Damos una educación no formal en base al movimiento scout”.  

El scout es el movimiento educativo más grande dentro del ámbito no formal del mundo, de ahí que grupos como el Chan, de aquí de Santiago, pertenezcan hasta a tres federaciones más grandes: “nuestro grupo está englobados en Scouts Galicia, que está  federado dentro de Scouts España y que está dentro de la WOSM, que es el movimiento scout a nivel mundial”, explica.  

Para él, ser scout es una gran responsabilidad, pues desde la comunidad aspiran a “crear mejores ciudadanos y a tratar de dejar el mundo mejor de lo que lo encontraron”: 

“Depende de la edad de los chavales trabajamos valores de respeto, compañerismo y  familia a través del juego con los más pequeños; o de convivencia, cuidado de la naturaleza y trabajo en equipo con los mayores del grupo”. 

Grupo scout durante una caminata. Fuente: Grupo Chan 292.

Cómo funciona un grupo scout  

Raúl Lois, coordinador del Chan, explica que “los scouts son una ONG”, por lo que el  dinero se destina al propio grupo:  

“Nuestro dinero viene de cuotas anuales que pagan los socios y que nos sirven para cubrir seguros, actividades y material. Para los campamentos y algunas actividades puntuales también requerimos alguna cuota. A nivel Scouts Galicia o España sí puede haber algún técnico o responsable que reciba una remuneración por su trabajo, pero el resto somos todos voluntarios”. 

Aunque cada grupo tiene sus horarios, todos se reúnen de forma semanal. En esas reuniones llevan a cabo actividades, preparan sus propias acampadas y trabajan sobre distintos valores relacionados con la convivencia y el cuidado de la naturaleza. Aunque, el momento más importante del curso llega en verano: 

El culmen de las actividades siempre es el campamento de verano. Nos vamos con los niños con los que hemos trabajado durante todo el año y es el broche final a lo trabajado durante todo el curso”, explica.  

Sin embargo, el trabajo de los monitores no acaba aquí, pues a mayores se reúnen cada semana después de la asamblea con los niños para organizar actividades, tratar asuntos del grupo y preparar próximas salidas, algo que muchas veces les ocupan también horas durante la semana.  

Una de las bases del movimiento scout es el compromiso. Eso se lo enseñamos a los chavales y lo demostramos también los voluntarios”, apunta Raúl.  

De generación en generación  

La etapa scout abarca desde los 6 hasta los 21 años, aunque en la última los jóvenes ya organizan sus propias actividades y eligen qué trabajar durante asambleas y campamentos.  

Olivia Rodríguez es scout. Descubrió el grupo porque su padre y sus hermanos habían  formado parte de él: “de niña, decidí quedarme porque hice muy buenos amigos, era un sitio en el que me encontraba muy bien y hacía cosas que no podía hacer en otros ambientes” 

Los más pequeños son llamados Castores, después pasan a ser Lobatos, más tarde Scouts y luego Escultas. La última etapa se conoce como Rovers, el paso previo a ser Scouter. 

Grupo scout durante una reunión. Fuente: Grupo Chan 292.

Tanto Pedro como Raúl han pasado por las distintas etapas, convirtiéndose ahora en  monitores de niños y adolescentes que años atrás fueron sus compañeros: “es bastante cambio, no te voy a mentir, pero yo he disfrutado muchísimo mi etapa de chaval y estoy disfrutando igual de mucho mi etapa como monitor”, confiesa Raúl.  

Ambos compaginan estudios y trabajo con su importante papel dentro del Chan, pero ante la pregunta de por qué siguen dentro Pedro tiene claro que porque “es un movimiento muy sano”. Algo en lo que concuerda Olivia: “me aportan una educación y  unos valores que están muy presentes en mi vida, y además un entorno de muy buena gente y muy buenos amigos”.  

Cómo es el movimiento scout en Santiago  

Pese a que el movimiento scout pueda ser algo desconocido para gran parte de la  gente, lo cierto es que su magnitud es muy grande. Scouts de España está compuesta por 17 Organizaciones Federadas, contando en la actualidad con más de 310 grupos.

Galicia, no es la comunidad con mayor tradición scout de nuestro país, pero sí cuenta con grandes grupos con una larga historia detrás.  

Sólo en Santiago existen tres comunidades scout: Chan 292, Khanhiwara y Tau. Khanhiwara y Tau pertenecen a la vertiente católica del movimiento scout, mientras  que Chan 292 forma parte del ámbito laico. Ambas ramas tienen sus diferencias, aunque en la práctica Raúl asegura que no son tan distintos:  “Pueden separarnos algunos valores, pero en realidad hacemos prácticamente lo mismo. Los tres pertenecemos al movimiento scout, ósea que compartimos muchas  ideas y pilares. Al estar dentro de las mismas asociaciones hacemos actividades y convivencias en común, siempre es guay cuando nos juntamos distintos grupos”,  explica.

Vivir