El Español
Vivir

Astoria Club: de club de alterne pijo a maestros cocteleros de A Coruña

Verónica y Belén Calvete transformaron una joyería con historia previa en un local con encanto en la calle Olmos
17:01 · 05/07/2019
Belén (izquierda) y Verónica (derecha) regentan este referente de la noche coruñesa
Belén (izquierda) y Verónica (derecha) regentan este referente de la noche coruñesa

En la calle Olmos, en época de posguerra, había un local que se escondía tras unas cortinas de terciopelo rojo. Era un club de alterne "para señoritos" llamado Astoria. Ese local después sería una joyería y ahora es uno de los mejores sitios de A Coruña donde tomar un cóctel.

Fueron dos hermanas, sin apenas experiencia en hostelería, las que dieron el paso de abrir un bar de copas en una calle tomada por restaurantes y taperías. Verónica y Belén Calvete son inseparables. Siempre hay, al menos, una en el Astoria Club. Si su rostro os es familiar podría ser porque se encargan del pub BackStage, en el callejón de la Estacada. También tienen un rostro televisivo, pues participaron en ¿Quién quiere casarse con mi hijo?, como madre (Belén) y tía (Verónica) de Roi, uno de los concursantes.

En el Astoria todo detalle está cuidado al milímetro. La decoración tiene un estilo retro totalmente intencionado. Las copas se sirven con mucho mimo y los cócteles tienen la fama de ser de los mejores de A Coruña. Pero Belén y Verónica no quisieron romper del todo con la esencia de tan histórico local. Nos lo cuenta Verónica, que nos atiende mientras un grupo de turistas disfrutan en la terraza de unas caipiriñas y mojitos.

Hermanas y hosteleras

¿Podéis hacer un balance de este lustro?

Han sido muy buenos, la verdad. Abrimos un poco a lo loco. Siempre quisimos montar algo mi hermana y yo juntas. Este local estaba dividido en dos. Era la joyería Fajardo Andrade. Tuvimos que unirlo para abrir el local. No había vuelta atrás y nos metimos en el follón.

¿Ha merecido la pena?

Estamos encantadas. Siempre hay locales que abren y no saben si van a durar, pero nos ha ido muy bien. Pero creo que lo que nos distingue, además de que estamos nosotros, es que es un local cercano, con una decoración muy personal y con un trato individual al cliente. Siempre estamos o Belén o yo. Al final, se nos coge cariño y eso es muy importante.

Es el típico lugar que parece que siempre está abierto.

Ya no solo a última hora. Abrimos todos los días y ya por la tarde tenemos gente desde las cinco. Como es un local que no es ni demasiado grande ni demasiado pequeño, se hace acogedor. Lo que sí no está dando un mayor prestigio es la coctelería. Es una pasada. Trabajamos muy bien eso.

"Lo que nos distingue, además de que estamos nosotros, es que es un local cercano, con una decoración muy personal y con un trato individual al cliente"

Verónica Calvete

Es cierto que en vuestras redes sociales le dais importancia a la coctelería.

Es otro punto a mayores que nos distingue. Todo está hecho con productos naturales, con fruta fresca y demás. Al ser un local pequeño, no tenemos la posibilidad de tener una barra de cócteles como nos gustaría. Así que tenemos que jugar con otras dos variables: cuidar mucho la presentación de la copa y que todo lo que usamos sea lo mejor. Siempre quisimos poner coctelería, lo que pasa es que la hemos ido mejorando con el tiempo.

Vosotras no os dedicabais a la hostelería antes. ¿Cómo disteis este paso?

Bueno, mi hermana le montó a su hijo el Backstage y cuando éste se fue para Madrid, ella cogió un poco las riendas. Yo fui administrativa 20 años y terminé odiando mi trabajo. Arrastré un poco a mi hermana para hacer algo de este estilo. Ya llevábamos tiempo queriendo montar algo juntas. Creo que somos muy buenas relaciones públicas.

Se os suele ver mucho juntas. Incluso en el programa “¿Quién quiere casarse con mi hijo?”

Sí, a mí me animaron a participar. Pero no influyó en nada nuestra participación junto a Roi (el hijo de Belén) en que abriésemos el Astoria. Es algo totalmente independiente.

Este local tiene mucha historia. ¿Es cierto que fue un bar de alterne en la posguerra?

Exacto. Por eso le mantuvimos el nombre al local. Manolo, que fue dueño del Comarea, nos contó la historia de cuando era un niño y fisgaba tras las cortinas rojas de este local. Era un club de alterne, pero de señoritos. De alto standing. Aquí solo se ligaba, después iban a pensiones de la zona. Donde ahora está el baño había un montacargas que daba acceso a un segundo piso en el que se montaban timbas de póker.

Por eso decidimos llamarlo Astoria Club, manteniendo su nombre y su esencia. De hecho, al principio venían señores mayores diciendo que esto ya no era lo de antes o que cuando venían estaban mejor las chicas que nosotras (se ríe). Nos hizo mucha gracia y nos gustó el hecho de coger un local con tanta historia.

¿De dónde viene el nombre de Astoria?

No lo tengo claro. Se usa mucho en hostelería. De hecho, había una zapatería Astoria en la calle Real.

La decoración también está muy lograda. ¿Es algo que salió de vosotras?

Teníamos claro que queríamos algo vintage, tipo años 70. Nos metimos a saco con ello, tanto Belén como yo. Contratamos a Juan Morandeira, el dueño de la Postrería, que tiene un estudio de decoración. Pero para buscar materiales tenemos ido hasta a leiras de Barrañán a buscar azulejos. Tuvimos que currárnoslo mucho. Es nuestro estilo, lo que nos gusta.

"Al principio venían señores mayores diciendo que esto ya no era un club de alterne o que antes estaban mejor las chicas que nosotras"

Verónica Calvete

5 años dan para tener ya algunas anécdotas. Como esos señores que conocían el local.

Claro. Incluso nos sigue llamando gente preguntando por el club. Los hombres preguntan por las chicas y las mujeres dicen si pueden trabajar aquí.

¿Cómo es el cliente del Astoria?

Cambia mucho. Por la semana es más tipo ejecutivo, trabajador de Inditex. El fín de semana se mezcla todo. También viene mucha gente de paso. Funcionamos muy bien porque abrimos todos los días. Estamos en un sitio estratégico también. Te vas a cenar a la Barrera, la Galera o en la calle Olmos y después te vienes a tomar aquí una copa.

¿Tenéis algún cóctel favorito?

Antes era mucho del mojito Astoria, que nos creó un coctelero con melón y gengibre. Está buenísimo. Pero ahora tiro más hacia los margaritas. Dicen que son los mejores de A Coruña. También dicen lo mismo de los mojitos. Es un orgullo que digan eso. Tenemos dos cocteleras que lo hacen todo espectacular.

¿Qué esperáis de cara al futuro?

Mantenernos como hasta ahora. Tampoco hay posibilidad de crecer, porque el local es el que es. A veces me gustaría tener más comodidad para mis empleadas en la barra, que fuese más grande, pero no se puede. Para mí lo importante es seguir ahí y que la gente siga hablando del Astoria.

Vivir