El Español
Economía
|
Sostenibilidad

Ramón Verea: El gallego que inventó la calculadora moderna hace 150 años

La historia de un estradense que, tras ser expulsado de Compostela por sus ideas progresistas, acabó patentando un invento revolucionario en Nueva York
06:00 · 23/06/2019
Ramón Verea y su “Verea Direct Multiplier”
Ofrecido por:

En Constitution Avenue, Washington DC, se encuentra uno de los museos más importantes del mundo, el Museo Smithsonian de Historia Natural. En este edificio se ha expuesto uno de los artefactos más revolucionarios que el ser humano haya creado jamás, una calculadora. Propiedad de una de las más grandes multinacionales del planeta, IBM, y custodiado actualmente en su Sede Central en Nueva York, se encuentra uno de los grandes inventos de nuestra historia, que un gallego de A Estrada quiso dejar como legado al mundo.

Ramón Silvestre Verea Aguiar y García, nacía en 1833 en San Miguel de Curantes, perteneciente al Ayuntamiento de A Estrada, Pontevedra. Con temprana edad ya demostraba ser una persona muy inteligente, despierta y con grandes aptitudes para la mecánica.

En 1846 ingresa en la Universidad de Santiago de Compostela, en la Facultad de Filosofía y Letras, donde suspende todas las asignaturas, por lo que prueba suerte en el Seminario Conciliar de Santiago, del que es expulsado por sus ideas progresistas, anticlericales y contrarias a la fe católica.

Antiguo Seminario Conciliar de Santiago de Compostela. https://es.wikipedia.org

Así que Ramón decide emigrar a Cuba, todavía colonia Española, en 1855, donde aprende el oficio de periodista y llega a dirigir el periódico “El Progreso” en 1862. Por aquel entonces publica dos novelas: “La Cruz de Cobblestone” y “Una mujer con dos maridos”. Además, fiel a su pasión por la mecánica, ve la luz en 1863 su primer invento, una máquina para plegar periódicos, que intenta patentar en Nueva York, pero la falta de financiación le obliga a vender la idea.

Broadway, New York, 1860. https://www.pinterest.at

En el año 1874, comienza a trabajar de cambista entre Nueva York y La Habana y es entonces cuando se plantea la necesidad de desarrollar un ingenio capaz de calcular las equivalencias entre distintas divisas y oro. Así, el 10 de Septiembre de 1878 Ramón patentaba en la UNITED STATES PATENT OFFICE de Nueva York la “Verea Direct Multipler”, con el número de patente 207.918.

Patente de la calculadora. http://historico.oepm.es

Se trataba de una máquina de hierro de unos 26Kg de peso, capaz de sumar, restar, dividir y multiplicar cifras de 9 dígitos. Y, aunque pueda parecer poca cosa, fue un invento revolucionario ya que, hasta entonces, las multiplicaciones se hacían repitiendo sumas. La calculadora de Verea, en un solo movimiento, hacía multiplicaciones directas.

Prototipo usado para solicitar la patente. https://history-computer.com

La “Verea Direct Multiplier” fue galardonada en la Exposición Mundial de Inventos en Cuba, en 1878, y se llegaron a fabricar 3 unidades, aunque Verea nunca pensó en su explotación comercial, sino que diseñó la máquina simplemente para demostrar que un español, particularmente un gallego, podía hacerlo.

Busto de Ramón Verea en A Estrada (Wikipedia)

El propio Ramón Verea, en un artículo publicado en el Diario “Las Novedades”, el 1 de Abril de 1881, declaraba:

Mi objeto al emprender una invención a primera vista imposible no fue la esperanza de reembolsar jamás ni una parte de los varios miles de pesos que he gastado; ni será tampoco con la celebridad que otros por menos adquirieron y que yo no ambiciono; mis móviles fueron:
1) un poco de amor propio
2) mucho de amor nacional, el deseo de probar que en genio inventivo un español puede dejar atrás a las eminencias de las naciones más cultas
3) el afán innato de contribuir con algo al adelanto de la ciencia
4) y último, un entretenimiento conforme a mis gustos e inclinaciones

Diario Las Novedades. https://www.todocoleccion.net

Desde 1930, la calculadora de Verea se encuentra en el Museo de la Sede Central de IBM en White Plains, Nueva York, formando parte de la colección particular de Thomas J. Watson, Presidente Fundador de IBM, y ha estado expuesta en el Museo Smithsonian de Historia Natural de Washington DC. Es considerada por los expertos en computación como el precedente de las calculadoras modernas y ha marcado un antes y un después en la historia.

Calculadora custodiada en el Museo de IBM. https://www.ibm.com

Pero Ramón era un incomprendido, progresista, republicano, anticlerical y además un activo periodista que nunca dejó de dar su opinión, por lo que nunca encontró acomodo en ningún país, ni siquiera en Estados Unidos, de donde tuvo que exiliarse por sus críticas a la política estadounidense en Latinoamérica.

Ramón Verea fallecía sólo y pobre el 6 de Febrero de 1899, en Buenos Aires, y con él moría un librepensador que defendía la igualdad de razas y sexos, que apoyaba la abolición de la esclavitud y la libertad de expresión, y que demostró que un gallego también podía hacer historia si así se lo proponía.

Placa homenaje a Ramón en A Estrada. https://es.wikipedia.org

Historias de la Historia…

Iván Fernández Amil. Storyteller. Experto en Compras y Aprovisionamiento. Procurement Manager.

https://www.linkedin.com/in/ivan-fernandez-amil/

Referencias:

Economía