El Español
Treintayseis
Economía
|
Turismo

Casiña do Baleo en Ortigueira (A Coruña): El alojamiento rural soñado por dos buenos amigos

Una casa tradicional de piedra de dos plantas de 1900 e inmejorables vistas está a la venta en Ortigueira. Sus jóvenes propietarios quieren que se compre y ofrecen una atractiva propuesta de reforma que no dejará a nadie indiferente
Quincemil
Ofrecido por:

La buena amistad de dos amigos de siempre con inquietudes de invertir y ser profetas en su tierra ha dado lugar al proyecto A Casiña do Baleo en Ortigueira (A Coruña). Los artífices han sido María Quintiana y Pablo Maciñeira, que se consideran como hermanos y se aventuraron a un objetivo común con la excusa de pasar tiempo juntos y con ideas claras de hacerlo en su zona. Buscaban algo "con mucho potencial y que encajase en el precio".

Tras largos meses de búsqueda, dieron con el premio: una casa tradicional ubicada en una finca medianamente grande. Es de piedra de dos plantas y data de 1900. Al inmueble los propietarios le hicieron una mínima reforma: la recubrieron con cemento, le incorporaron una lareira e instalaron en el medio un forjado muy sólido de cemento y ladrillo.

Firmaron en febrero de este año, un proceso que se volvió largo porque la propietaria estaba en Panamá, y por casualidades de la vida, aunque no querían meterse en una obra, intervino en escena un amigo arquitecto.

Estado actual de Casiña do Baleo. Foto: Idealista

Se trata de Alicia Balbás y Xiao Pujol de EstudioAX Arquitectura, a los que la vivienda sorprendió sobremanera y comenzó a meditar todas las posibilidades que le veía. En un primer momento la pareja de amigos invirtió para vender esa casa posteriormente, una idea que cambió con los consejos de su amigo profesional, que propuso mantener la estructura pero añadirle comodidad agregando un volumen adicional para la casa de igual tamaño y forma "de una manera muy sutil", explican.

Propuesta de reforma para Casiña do Baleo. Foto: CEDIDA

El nombre de la casa se debe a la zona en la que se encuentra, Baleo, en Ortigueira (A Coruña). Cuenta Pablo que la motivación principal de adentrarse en esto fueron la situación y orientación de la casa y las vistas y la califica como "una joya de la zona".

"Es muy importante que el entorno sea acogedor y tenga un espacio exterior para disfrutar. Cómo vivir la casa va enfocado a integrar el paisaje de fuera dentro de la vivienda, cocinar mientras ves el entorno, la luz...", describe, a la vez que advierte que es un proyecto que no está llevado a cabo, sino que quien compre la vivienda de piedra puede hacer con ella lo que quiera, ellos simplemente exponen su propuesta.

"Aprovechar la zona de costa menos habitada de Galicia"

La casa tiene dos plantas y el proyecto de reforma propuesto por Pablo y María tiene en cuenta sobre todo "quien la va a habitar y sus necesidades". "Nos imaginamos a un matrimonio o dos amigos como nosotros y queremos que esas personas puedan convivir o tener visitas", dicen. Consideraron indispensable en la idea de futuro para la casa que las habitaciones contaran con baño, además de haber un espacio común "en el que vivir la casa" y que se integra con el jardín.

La parte original es la que tiene dos cuartos repartidos entre la planta y baja separados de la parte nueva por el recibidor. En la parte nueva adicional que se detalla en la reforma, se plasma la cocina con el salón-comedor todo integrado y proyectado hacia el sur con vistas al jardín. "Primero la parte de vivienda y jardín y luego la de descanso más íntima", concretan los amigos.

En todo este contexto, han tenido en cuenta el auge del turismo de naturaleza gracias a plataformas de alojamientos como Airbnb. "Han democratizado mucho el turismo y este tipo de rehabilitaciones de viviendas e inversiones está en auge en toda España y en Galicia y en nuestra zona se está empezando a notar ahora, al margen de que es atractiva por el precio", apuntan.

Consideran que Ortigueira es "la zona de costa de momento menos habitada de Galicia", lo que consideran un beneficio y "la llave para permitir que la gente venga de una forma ordenada".

Foto: CEDIDA

"No se pueden hacer un montón de edificios en puntos muy turísticos, hay que apostar por un turismo de calidad. Hay muchas viviendas tradicionales, semiderruidas, preciosas... que se están pudriendo y la gente se da cuenta de que las puede vender y las ponen en el mercado para que se compren y rehabiliten", concretan, sobre lo que matizan que "esto pone a la zona en el mapa y ayuda a la economía local".

Aseguran que la casa llama mucho la atención de la gente y reconocen que ha habido muchos interesados que les han invitado a construirla prometiendo que la comprarán "cueste lo que cueste". Tan satisfechos están con la gestión, que incluso estos amigos se han animado a comprar el terreno contiguo a la Casiña do Baleo, de casi 1.200 metros cuadrados. "Tenemos previsto sacar la parcela también a la venta, pero sin proyecto", anuncian.

Tanto María como Pablo se muestran encantados de trabajar mano a mano entre amigos y subrayan que recomendarán a los que compren la parcela que planteen un trabajo similar al que proponen en la vivienda diseñada por su amigo arquitecto "para así favorecer la integración de ambas parcelas en el paisaje".

Pablo y María. Foto: CEDIDA
Economía