El Español
Treintayseis
Cultura
|
Conoce Santiago

¿Sabías que el Juego de la Oca nació en el Camino de Santiago?

Su origen se remonta a la Edad Media, cuando los Caballeros Templarios crearon una guía encriptada del Camino de Santiago Francés en forma de juego ilustrado con ocas que ha llegado hasta nuestros días
Primeras explicaciones del Juego de la Oca.
Primeras explicaciones del Juego de la Oca.
Ofrecido por:

El juego de la oca es un pasatiempo que ha entretenido a generaciones y generaciones alrededor del mundo durante siglos. Lo que no sabe mucha gente es que su origen está relacionado con el Camino de Santiago.  

Aunque no se sabe a ciencia cierta, una de las teorías más sonadas dice que la creación del juego se debe a los Caballeros Templarios que, pertenecientes a la Orden del Temple, fueron una de las órdenes militares cristianas más poderosas de la Edad  Media. Estos eran monjes guerreros que defendían a los cristianos que peregrinaban a tierras santas como Jerusalén, Roma o Santiago.  

Hay quien define el Juego de la Oca como una especie de guía encriptada del Camino  de Santiago Francés de ida y vuelta. Y es que, posiblemente, para los Templarios la Oca no fuese un juego, ya que las reglas de la orden prohibían los juegos de dados. Lo  que realmente veían ellos era un jeroglífico en el que toda la orden conocía los símbolos y sus significados, sabiendo llegar a Santiago a través de él. 

Esto les permitía que todos lo entendieran independientemente de qué idioma hablaran. Además, se trataba de códigos que pasaban desapercibidos, pues eran símbolos sencillos que no despertaban sospechas entre los profanos y que, al mismo tiempo, eran fáciles de recordar. 

Origen del juego  

Nadie puede constatarlo al 100%, pero se dice que el primer ejemplar del Juego de la Oca que se registró en España fue el de Felipe II, que fue un regalo de Francisco I de Médici de Florencia en la segunda mitad del siglo XVI. Más tarde, se volvió popular entre la nobleza, que empezó a demandar este tipo de tablillas.  

En cuanto a la forma del tablero, se cree que puede estar basada en el Disco de  Phaistos o Festos, una pieza de arcilla circular descubierta en 1908 en las ruinas del Palacio de Creta, en Grecia. Este tiene 61 palabras, 31 en un lado y 30 en otro, y están acompañadas de dibujos de aves, tal vez incluso ocas. 

Disco de Festos.

Esta creencia se basa en la similitud de ambos, ya que el Juego de la Oca cuenta con 63 casillas y también imágenes de este tipo de animal.  

Simbología del juego  

Las casillas representan el viaje de ida y vuelta del Camino, desde St. Jean de Pied de Port, en la frontera con Francia, hasta Santiago. Los primeros 32 recuadros simulan las  32 etapas del Camino Francés, y las otras 31 hacen referencia al camino de vuelta.  

En muchos tableros se muestran puntos célebres de la ruta que pertenecen a la comunidad gallega como la casilla de la oca, que hace mención a O Cebreiro; la casilla de la Muerte, que representa Santiago; o la gran ca final, que es Finisterre. 

Otra simbología puede verse en las posadas, que encarnan los albergues dentro del tablero; en los pozos, que son los días malos durante el Camino; y en el laberinto, que hace referencia a las pérdidas físicas. Los dados, que representan el azar, simbolizan la aleatoriedad del trayecto, en el a veces hay retrasos y otras veces adelantos en las horas de llegada.  

En la toponimia del Camino de Santiago Francés encontramos además algunas  localidades con el término “oca” o cuyo nombre se refiere a este animal. Algunos ejemplos son Villafranca Montes de Oca, Puerto de Oca, o El Ganso. Otro lugar  bastante curioso es la iglesia del Crucifijo de Puente la Reina, en Navarra, ya que la cruz adopta la curiosa forma de una pata de oca.  

Iglesia del crucifijo de Puente la Reina.

La relación de la Oca con el número 9  

El número 9, que en la numerología suele asociarse con el amor a la humanidad y el servicio a los demás, tiene un significado especial para el Camino de Santiago y, sobre todo, para la Catedral. Y es que, si hay un número relacionado con este lugar ese es el 9, presente tanto en ella como en sus edificios anexos: 

Para empezar, la basílica tiene nueve naves separadas por 63 pilares y columnas, la suma de 6+3 da 9. Además, en el templo hay un total de 63 vidrieras y en la zona del coro 72 asientos, un número que de sumarse vuelve a dar 9. Por si esto fuera poco, antes de la reforma de la catedral había 9 capillas absidales. 

Este mismo círculo de “casualidades” puede verse en el Juego de la Oca. Entre cada casilla de Oca hay 4 o 5 huecos, 5+4 son 9. La casilla de la Gran Oca está en el número 63, que otra vez suma 9, y fueron también 9 los fundadores de la Orden del Temple.  

Lo que está claro es que todo apunta a que las suposiciones son ciertas y a que el recorrido del Camino de Santiago Francés lleva siglos escondido en los cajones de todas nuestras casas en forma de juego, de Juego de la Oca.

Cultura