El Español
Cultura
|
Conoce Santiago

La Igrexa do Carme de Abaixo de Santiago: un templo barroco a orillas del Sarela

A orillas del Río Sarela se encuentra la Igrexa do Carme de Abaixo, un templo del siglo XVIII que aúna elementos del clásico barroco compostelano con la austeridad a la que obligó la crisis económica durante su construcción
La Igrexa do Carme de Abaixo en 1960.
Compostela Verde
La Igrexa do Carme de Abaixo en 1960.

En un emplazamiento único, a las orillas del Río Sarela y junto al emblemático puente del Barrio do Carme, se encuentra la Igrexa do Carme de Abaixo, un pequeño templo barroco del siglo XVIII.

Esta iglesia es hija de su tiempo: se empezó a levantar coincidiendo con una etapa de grave crisis económica, por lo que la construcción se prolongó durante más tiempo del esperado y hubo que adaptar la idea inicial para hacerla más austera.

Origen

La Igrexa do Carme de Abaixo en la actualidad (Parroquia de San Fructuoso).

Situada sobre una antigua ermita, la construcción de esta iglesia parte de la Confraría da Nosa Señora do Carme, creada el 1 de enero de 1749 y, a diferencia de otras cofradías de Santiago, de origen mayoritariamente gremial, nace estrictamente por causas religiosas.

A pesar de que se desconoce cómo era la capilla que se encontraba en el actual emplazamiento de la iglesia, sí se sabe el porqué de su sustitución: la cofradía relataba en un documento que era "muy reducida" y en su interior "no cabían más de dos docenas de personas", por lo que en los días festivos los fieles "oyen misa fuera".

Así, la necesidad de un templo de mayor tamaño llega a petición del vecindario, que se sentía "falto de consuelo espiritual" ante las dificultades para "oír misa en tiempos rigurosos de invierno". De este modo, la Junta de Cabildos aprueba el 9 de marzo de 1760 la construcción de una iglesia en la ubicación de la capilla, una obra que sería dirigida por los arquitectos Clemente Sarela y Lucas Ferro Caaveiro.

La iglesia

Interior de la Igrexa do Carme de Abaixo (Parroquia de San Fructuoso).

Aunque está situada en pleno corazón de Santiago de Compostela, la iglesia se asemeja más a un templo del rural gallego: pese a que en su origen se planteó como el clásico templo barroco compostelano, las dificultades económicas hicieron que tuviese un aspecto más austero.

La fachada, que sí recuerda a las de otras iglesias de Santiago, cuenta con una imagen muy particular de la Virgen del Carmen, única en la capital gallega, que mezcla el hábito carmelitano con la iconografía de la Inmaculada.

La construcción se prolongó hasta 1773 y en 1767 se encargó el otro elemento que llama especialmente la atención del templo: el retablo, encargado a Miguel Ferro Caaveiro, que aúna elementos neoclásicos y rococós.

La Igrexa do Carme durante unas inundaciones (Compostela Verde).

Un siglo más tarde, el problema de la falta de espacio obligó a llevar a cabo una nueva ampliación, que se le encarga en 1867 a Baltasar Ferreiro, quien decide construir un nuevo presbiterio, convirtiendo el original en un crucero.

El último añadido data del año 1900 y se puede observar en el exterior del muro norte de la iglesia: dos figuras, una de la Virgen del Carmen y otra de San Eleuterio, el otro santo fundacional de la cofradía.

La iglesia se ha mantenido inalterable desde entonces, más allá de alguna inundación puntual debido a su cercanía al río Sarela.

¡Síguenos en Facebook!
Cultura