El Español
Treintayseis
Cultura

La catedral del Neolítico gallego está en Cabana de Bergantiños (A Coruña) y tiene 8.000 años

El dolmen de Dombate constituye una ventana abierta al pasado prehistórico de Galicia, convertido a día de hoy en un importante museo y centro de interpretación en plena Costa da Morte
Dolmen de Dombate, Cabana de Bergantiños.
Dolmen de Dombate, Cabana de Bergantiños.

Enmarcado en plena Costa da Morte como una ventana abierta hacia la ría de Corme y Laxe, la localidad costera de Cabana de Bergantiños ofrece al viajero un interesante conjunto natural y patrimonial para descubrir, repleto de vestigios prehistóricos y medievales como es el caso de la considerada por muchos como la catedral del megalitismo gallego.

El de Dombate es sin lugar a dudas uno de los dólmenes más importantes y destacados de toda Galicia. Sus orígenes se remontan a los años 3000 y 2500 a.C, y a pesar de su extensa longevidad, este singular túmulo funerario presenta un muy buen estado de conservación. De hecho, más allá de su fachada, la citada tumba colectiva de corredor también atesora en su interior un valor extraordinario, pues en la cara más recóndita de las losas todavía pueden distinguirse varios grabados rupestres policromados

Cabe destacar que los estudios y excavaciones llevadas a cabo en la zona del Dolmen de Dombate determinaron que la creación de este monumento megalítico se situaba en torno a la primera mitad del IV a.C, si bien su cámara no habría logrado preservarse más allá de ese mismo siglo. En cualquier caso, con sus más de 8.000 años de historia, este tesoro histórico y etnográfico gallego constituye en el presente un auténtico testimonio vivo del pasado, el cual en sus épocas más modernas ha logrado ser objeto de inspiración dentro del mundo de la cultura y literatura.

Sin ir más lejos, el afamado escritor y poeta del rexurdimento galego, Eduardo Pondal, llegó a inmortalizar su existencia en 1885 de la mano del poema Queixumes dos Pinos. También en el siglo XIX el propio historiador gallego, Manuel Murguía (esposo Rosalía de Castro), ya cita y reproduce los grabados del dolmen cabanés para resaltar el enorme valor de este mágico lugar. 

Un viaje al pasado de Galicia

Panorámica del Dolmen de Dombate y su estructura de conservación. Foto. Turismo de Galicia

El dolmen de Dombate tiene más años de historia que las famosas pirámides de Giza y es considerado la gran obra cumbre del megalitismo gallego. El período al que pertenece este hito de la historia prehistórica es el Neolítico, una época caracterizada por el desarrollo de la agricultura y la ganadería así como por el establecimiento del sedentarismo de las distintas comunidades humanas. Existe constancia asimismo de que este dolmen cabanés fue construido sobre otro aún más antiguo, erigido como una tumba colectiva de corredor que destaca entre los yacimientos del noroeste peninsular, en parte, por su gran tamaño.

El monumento en cuestión consta de una cámara funeraria poligonal ancha (de unos 4x2,5 metros) formada por siete ortóstatos y el propio corredor de entrada que a lo largo de sus cuatro metros encuentra tres tramos bien diferenciados. De hecho, la estructura todavía conserva dos enormes losas de piedra en su cubierta. Además, el túmulo dentro del que se encuentra alcanza un diámetro de 24 metros y una altura de alrededor de 1,80 metros. 

Durante las primeras excavaciones del dolmen de Dombate también se encontraron un buen número de grabados rupestres policromados en las losas interiores de la cámara funeraria y varias pinturas en el corredor de entrada. En el caso de los grabados, estos se encuentran tallados sobre la roca y representan figuras geométricas, en su mayoría de rectas paralelas y oblicuas. Por su parte, las pinturas que han logrado resistir al paso del tiempo todavía permiten diferenciar las tonalidades rojizas, blancas y negras de los pigmentos con los que fueron creados, obtenidos a base de carbón vegetal y óxido de hierro.

Además, durante los trabajos en el yacimiento también se recuperaron algunos restos de cerámica, objetos cotidianos (flechas, hachas, collares…) e incluso varios pequeños ídolos con forma humana en la entrada del dolmen, estos últimos testimonios excepcionales de la religiosidad de las sociedades del Neolítico o Calcolítico y una de las expresiones mobiliarios más características del arte esquemático peninsular.

Un museo y centro de interpretación

En la actualidad, el dolmen de Dombate se encuentra protegido para evitar posibles daños en su entorno y estructura. Lo cierto es que a pesar de su reciente restauración y puesta en valor, la gran catedral del megalitismo gallego ya había sufrido un evidente proceso de degradación previo tanto por causas naturales como por la acción humana (vegetación, inundaciones, expoliación…). Es por esta razón que el Concello de Cabana de Bergantiños, de la mano de la Diputación de A Coruña y otras entidades de la comunidad científica y arqueológica pusieron en marcha el proyecto de musealización de esta joya de la historia con la creación del Centro Arqueolóxico Dolmen de Dombate. 

El recinto vallado dentro del cual se sitúa en estos momentos el túmulo funerario consta de dos edificios: uno principal de planta cuadrada que da cobijo al dolmen real y otro de planta rectangular que cuenta con todos los servicios básicos de un pequeño museo y zona de interpretación. El conjunto musealizado dispone además de todo tipo de paneles informativos que permiten al visitante entender el contexto histórico en el que surgió este tesoro del Neolítico.

De hecho, en el interior del segundo espacio también existe una réplica a tamaño real del dolmen de Dombate donde los más curiosos podrán atravesar su corredor, acceder a la cámara principal y apreciar de cerca las muestras de arte rupestre que se conservan en el monumento original. La entrada a este museo arqueológico en Cabana de Bergantiños es totalmente libre y gratuita, y su horario de visita se extiende entre las 10:30 y las 13:30 horas por la mañana y de 16:00 a 18:30 horas por la tarde.  

Cultura