El Español
Treintayseis
Actualidad
|
A Coruña

Usuarios de VMP de A Coruña, contra la prohibición "desproporcionada" de patinetes en Alsa

La nueva norma de Alsa está vigente desde enero de este año y los usuarios de VMP de la ciudad herculina critican la decisión porque aseguran que les obliga a recurrir a medios de transporte "más contaminantes y costosos"
Ofrecido por:

Los VMP como patinetes o bicicletas eléctricas no están pasando por su mejor momento en cuanto a transporte se refiere, dado que la compañía de autobuses Alsa ha prohibido que sus viajeros puedan subir a bordo con este tipo de vehículos. Tal y como figura en su página oficial, esta prohibición está vigente desde el 10 de enero de 2024, pero muchos clientes se están enterando en las últimas semanas gracias a carteles informativos en buses de la compañía.

"Desde el 10 de enero de 2024 se prohíbe el acceso al bus con patinetes eléctricos a todos los servicios de Alsa. Esta prohibición se aplica no solamente a los patinetes eléctricos, sino a cualquier otro dispositivo de movilidad dotado de baterías", concreta Alsa en su web, donde se añade que están excluidos de esta prohibición los vehículos de personas con movilidad reducida.

"La medida se adopta para salvaguardar la seguridad de los clientes", trasladan desde Alsa. Este cambio es reciente, dado que en septiembre de 2023 a través de sus redes sociales la compañía de autobuses concretaba que los patinetes eléctricos debían ir ubicados en la bodega del autobús y que "por limitación del espacio disponible" se admitía un total de dos por coche (uno por billete).

Sobre esta norma, se especificaba además que el transporte de patinetes eléctricos conllevaba un suplemento sobre el precio del billete: de 2,5 euros en los servicios de corto recorrido y de 5 euros en los de largo recorrido, todo unido a que en los servicios internacionales ya no se permitía viajar con este tipo de VMP.-

La reciente prohibición definitiva estipulada para los buses Alsa ha indignado a la Asociación Coruñesa de Usuarios de VMP, que han sentenciado al respecto que están "totalmente en contra y es una medida totalmente injustificada". Así lo han hecho también a través de sus redes sociales, donde en publicaciones ilustradas por el cartel de aviso de Alsa sobre este nueva norma, argumentan que esto supone "otro golpe más a la portabilidad y movilidad sostenible sin justificación y de una forma desproporcionada en el área de A Coruña".

"Es un efecto contagio, de psicosis colectiva"

Enrique Fernández, presidente de la Asociación Coruñesa de Usuarios de VMP, ha manifestado en nombre de todos los socios su oposición a la prohibición de Alsa, sobre la que añade que "afecta a nivel interurbano a miles de personas que usan la combinación de MVP con transporte público".

"Nos vemos atacados ahora por las decisiones que toman empresas basadas en ningún tipo de estudio, ni casos y en el propio cartel de Alsa reconocen que no han tenido incidentes con VMP", destaca, sobre lo que matiza que la nueva norma es "por efecto contagio, de psicosis colectiva". "Esta empresa se ha sumado a decisiones que han tomado también otras empresas y la que más nos afecta a todos en general es Renfe, por su implicación a nivel nacional", explica.

"Esto nos preocupa y no lo entendemos. No nos oponemos a medidas de seguridad, somos los primeros que queremos disfrutar de un viaje tranquilo, pero la prohibición debe ser la última medida a tomar ante un problema", apunta. En esta línea, crítica que Alsa "haya tomado el camino fácil" y que antes de dictar la prohibición no haya hablado con usuarios y asociaciones, haya realizado estudios al respecto o valorado otras propuestas de seguridad.

Asimismo, desde la asociación coruñesa están molestos porque todo haya surgido a raíz de dos incidentes: uno en el metro de Madrid y otro en el cercanías de la Generalitat de Cataluña. "Dos sucesos entre cinco millones de VMP que hay en España y millones de viajes que hemos hecho en estos años, es una medida totalmente desproporcionada", lamentan.

Como principal efecto adverso de esta prohibición de Alsa, los usuarios de VMP de A Coruña concluyen que esto les obliga a volver a otros medios de transporte "más contaminantes y costosos para los ciudadanos que nos perjudican a todos".

Renfe como antecedente

Desde el 12 de diciembre de 2023, los usuarios de trenes Renfe en Galicia no pueden acceder con sus VMP. Así lo había avanzado la compañía ferroviaria tras registrarse varios incidentes y la prohibición es a nivel nacional para trenes de viajeros, tanto de Cercanías y Regionales como de Alta Velocidad y Larga Distancia (AVE, Avlo, Alvia, Avant, Euromed e Intercity).

Esta prohibición viene fundamentada por la situación de peligro generada ante incendios de baterías que se han registrado en algunos transportes públicos (por manipulación de la batería, desperfectos por golpes, paso del tiempo o utilización de cargadores diferentes). La medida afecta también a los monociclos y otros VMP eléctricos o con baterías.

Renfe defiende que esta medida se ha adoptado basándose en criterios de salud pública y recuerdan que ya se aplica en otras partes de Europa (Reino Unido e Irlanda, así como el metro de Londres o Hamburgo).

Debido a la entrada en vigor de esta norma, ahora Renfe tendrá la potestad de poder obligar a un viajero a abandonar el tren si lleva un objeto, equipaje o vehículo que represente un riesgo para la seguridad y el buen funcionamiento del transporte, o para la seguridad de los demás viajeros.

Asimismo, en estaciones de Cercanías gestionadas por Renfe se informará de la prohibición si se detecta a un viajero con patinete eléctrico e igualmente se llevarán a cabo inspecciones aleatorias con interventores y agentes de seguridad.

TEMAS:
Actualidad