El Español
Treintayseis
Actualidad
|
Galicia

Una pared del cementerio de Barreiros (Lugo) cae y deja féretros y calaveras a la vista

La infraestructura estaba bajo riesgo de derrumbe: "Viene siendo problemática desde hace muchos años", asegura la alcaldesa del municipio
Cementerio de Barreiros
Google
Cementerio de Barreiros
Ofrecido por:

El derrumbe de una pared del cementerio de San Cosme ha asustado este viernes a los vecinos de Barreiros, Lugo. Los residentes fueron los encargados de avisar a las autoridades de la venida abajo del muro. El derrumbe ha dejado a la vista varios féretros y alguna calavera.

Sin embargo, la incidencia no ha cogido por sorpresa a los habitantes de San Cosme: "La pared viene siendo problemática desde hace muchos años", ha explicado la alcaldesa, Ana Ermida, a Europa Press. Por el momento, se desconocen la hora y las causas de la caída de la pared. Con todo, la regidora apunta a que las lluvias podrían haber formado bolsas de agua y afectado a la estabilidad de la estructura.

El Obispado de Mondoñedo-Ferrol es el propietario y responsable del cementerio. Sin embargo, según ha denunciado la regidora, "no tuvo noticias" del estado del cementerio hasta una reunión que mantuvieron en el 2020, después de que desde el Ayuntamiento encargaran un informe arquitectónico.

"Nosotros, cuando vimos que avanzaba en peligro, vallamos una zona por cuestiones de seguridad y seguimos manteniendo conversaciones con el Obispado", ha explicado Ana Ermida, en referencia a una zona del cementerio con peligro de derrumbe hacia adentro.

También ha declarado tener constancia de que hay en marcha "cuestiones técnicas" en el Obispado, con el que ha hablado esta mañana y el cual "ya ha empezado" con la identificación de los propietarios para hacer los trámites administrativos necesarios.

Tres años de avisos

La alcaldesa ha apuntado que los primeros avisos al Obispado "fueron en el 2020", con el inicio de su gobierno. Con todo, Ermida defiende que ya se sabía del mal estado del cementerio "desde por lo menos 2011" cuando, según le ha trasladado un vecino, "se desviaron las obras de un gaseoducto por riesgo de hacerlas allí".

"La situación del cementerio viene de muchos años atrás, en este verano también se creó una comisión vecinal para contactar con el propio obispo", ha expuesto Ana Ermida, que considera una "lástima" que no se pusiera en marcha antes las acciones necesarias.

Asimismo, ha explicado que no tienen competencias en la materia pero que ponen "a disposición" del Obispado la ayuda necesaria.

Actualidad