El Español
Vivir
|
Escapadas

Rincones de Galicia: Caión, entre la tradición ballenera y el fervor religioso

Hace más de un siglo que dejaron de cazarse ballenas en Caión y, aunque la práctica ballenera pervive en el escudo del concello, Caión es mucho más que la sombra de un puerto ballenero, con su famosa Romería dos Milagres y su amplio paseo marítimo abierto al Atlántico.
Caión (turismo.gal)
Caión (turismo.gal)
Ofrecido por:

En el norte del Concello de Laracha y formando parte de la Comarca de Bergantiños encontramos la pequeña parroquia de Caión, cuyo topónimo completo es Santa María do Socorro de Caión. Es la típica villa marinera de Galicia de reducido tamaño, donde todos sus vecinos se conocen, pues en sus 4,75 km cuadrados de superficie no viven más de 821 habitantes, repartidos en sus seis entidades de población.

Caión, antiguo puerto ballenero

Panorámica de Caión (turismo.gal)

Para conocer la historia de Caión debemos remontarnos a la Edad Media, donde se fecha el origen de este pueblo costero, con los primeros asentamientos de personas que se dedicaban a la pesca. Fue a mediados del s. XVI cuando llegaron a la villa marineros vascos para la caza de la ballena, como recoge el Licenciado Molina en su “Descripción del Reyno de Galicia” en 1.550, donde ya documentaba la existencia del puerto ballenero de Caión

Era el auge de la pesca de la ballena en las costas gallegas, una actividad que se prolongaría hasta finales del s.XIX, que relata el historiador Felipe Valdés Hansen en su libro  “Los balleneros en Galicia” y que se puede conocer de manera más visual en el documental “La memoria del arpón”, sobre la caza ballenera en España.

Puerto de Caión (Foto histórica)

En el caso de Caión, la pesca o caza de la ballena era realizada por pescadores vascos y caioneses entre el s. XVI y principios del s. XVIII, centrándose en las ballenas vascas que llegaban a esta franja de mar, la denominada Eubalaena glacialis. Esta actividad generó un importante movimiento comercial en la zona, siendo fuente de trabajo para los habitantes de Caión y de las poblaciones próximas. 

Esta fue una gran época para Caión, que recuerda su pasado ballenero con la presencia de una ballena en el escudo de su ayuntamiento

Posteriormente, con el cese de la caza de cetáceos, la localidad se recicló hacia la pesca de cerco, la captura del pulpo y del percebe. En el s.XX surgieron fábricas de salazón de pescado, principalmente sardinas y boquerones.

Un paseo por el Caión más pintoresco

Paseo de Caión (Foto: Emma Sexto)

Ubicado al final de una estrecha franja de tierra por la que alcanzan el mar los municipios de Arteixo y Carballo, Caión es el último puerto pesquero antes de entrar de lleno en Costa da Morte. Su reducido tamaño y su forma abrigada en forma de semicírculo dan cobijo a la pequeña flota que tiene aquí su base, compuesta principalmente por embarcaciones de superficie con cerco, pesca artesanal con nasas, artes menores y marisqueo. 

Entre las principales capturas que pueden encontrarse en este puerto de Caión están la sardina, el jurel, el pulpo, pescados frescos dedicados al consumo en la propia localidad y percebe. Este marisco se recoge principalmente desde la Punta de Alba hasta la Pedra da Sal.

Playa de Salseiras (turismo.gal)

Caión vive unida al mar como buena villa costera y dispone de un Museo do Mar que cuenta mejor que nadie la historia marinera de la población. A pesar de que la construcción de nuevos edificios ha acabado con gran parte de la arquitectura tradicional de la villa, todavía quedan en sus calles, en especial en el Rueiro das Figueiras, no más de media docena de antiguas casas de pescadores con sus típicos balcones de madera. 

Como elementos constructivos destacan la Casa dos Condes de Graxal y, situada en la plaza principal del pueblo, la iglesia parroquial de Nosa Señora do Socorro. Junto a ella, el antiguo convento de la Orden de San Agustín, fundado en 1548 por Fernando Bermúdez de Castro, que desde el s. XVIII ha funcionado como casa rectoral y hoy en día acoge la Oficina de Información y Turismo. 

Como espectáculo natural está su playa, la Playa de Salseiras, llamada “Salseiras do Caracoleiro”, perfecto contrapunto al espacio urbano y punto de ocio y encuentro en cualquier temporada. 

Nosa Señora dos Milagres, más que una romería

Ermita de la romería de Caión (turismo.gal)

Ya fuera de la villa, en Outeiro, se encuentra el santuario dos Milagres, ubicado en el lugar donde antaño se alzaba una pequeña capilla románica. Construido a principios del s.XIX en estilo compostelano tardío, fue la iglesia parroquial de Caión hasta 1955 y es escenario principal de una de las romerías más concurridas de todo Bergantiños

Cada domingo anterior al 8 de septiembre se traslada a la Virgen desde la iglesia de Nosa Señora do Socorro hasta la ermita, en una peregrinación a la que acuden miles de devotos en romería para rendir culto a la Virgen. En la ermita permanece la imagen hasta el domingo siguiente al día 8, cuando se devuelve a la iglesia.

Romería dos Milagres de Caión (turismo.gal)

Es una celebración de vital importancia en Caión, donde se cree que la Virgen tiene un don curativo y que realiza milagros, por lo que muchos peregrinos recorren su camino hacia la ermita de rodillas o descalzos como agradecimiento a sus peticiones resueltas. Junto al santuario está la Fuente Santa, a la que la creencia popular atribuye propiedades sanadoras, por lo que los fieles acuden a beber de ella o a mojarse con sus aguas. 

En esta gran fiesta, en la que se unen fervor religioso y tradición, se celebran verbenas, comidas campestres, se tiran bombas de palenque y se escucha el sonido vibrante de la gaita en toda la población. 

Quien visite Caión se llevará el grato recuerdo de su mar embravecido a veces, de sus arraigadas tradiciones y de su rica gastronomía, que hace de esta villa, puerta de entrada a Costa da Morte, uno de los rincones coruñeses con más carisma. 

Emma Sexto

https://unmundoinfinito.com/

Vivir