El Español
Actualidad
|
Costa da Morte

Leis, el lobo marino hallado con heridas en Muxía (A Coruña) se recupera favorablemente

El animal, que tenía anemia y varias laceraciones provocadas probablemente por un perro cuando fue recogida por el Cemma, pasó a la última fase de recuperación antes de ser liberado
Leis, la foca gris que se recupera en el Instituto Galego de Formación en Acuicultura.
Concellería do Mar
Leis, la foca gris que se recupera en el Instituto Galego de Formación en Acuicultura.

Leis, el lobo marino gris que fue encontrado el pasado 5 de enero en la playa con el mismo nombre de Muxía (A Coruña), se recupera de sus heridas. El animal estuvo hasta ayer en el centro que la Coordinadora para o Estudo dos Mamíferos Mariños (Cemma) tiene en Nigrán y ahora sigue con su tratamiento en las instalaciones del Instituto Galego de Formación en Acuicultura (Igafa), dependiente de la Consellería do Mar.

El ejemplar fue encontrado el día 5 en el arenal de Leis, donde personal del Cemma comenzó a hacerle un seguimiento. Al comprobar que este macho de lobo marino no regresaba al mar y tenía alguna herida, los trabajadores lo recogieron para su rehabilitación. El equipo veterinario del centro certificó que se trata de un ejemplar de 22 kilos y un metro de longitud y que tenía anemia, así como múltiples heridas y laceraciones atribuidas a un animal carnívoro terrestre, probablemente un perro.

La evolución de Leis en el Cemma fue favorable. El animal ganó peso y quedó fuera de peligro, por lo que fue trasladado al Igafa para la segunda parte de su recuperación, previa a la liberación en el medio natural. Así, el lobo marino permanecerá varias semanas en una piscina exterior de agua corriente salada y posteriormente será embarcada para ser soltada en el mar.

Formación

La manutención y la atención sanitaria del mamífero le corresponde a la Cemma, que contará con la participación voluntaria del alumnado y personal del Igafa. Este tipo de actuaciones, según indica la Consellería do Mar en una nota, se aprovechan para formar a los estudiantes en aspectos relacionados con el cuidado de los mamíferos marinos.

El Igafa colaboró desde 2013 en la recuperación de 11 ejemplares de lobo marino. El último fue Rube, que llegó a las instalaciones el 17 de noviembre de 2020 y fue liberado en aguas de Gran Sol tras completar su recuperación. La entidad, además, colaboró el año pasado en los cuidados de la tortuga Nbego, que se había quedado atrapada a finales de abril en las redes de un barco frente a la costa de Cariño y fue liberada en junio tras pasar por la UCI del Cemma y las instalaciones del Igafa.

Actualidad