El Español
Actualidad
|
Galicia

El Resurrection Fest hizo de Galicia el gran foco del metal mundial

El festival, que agotó sus abonos hace meses, congregó a 102.000 entusiastas de la música más extrema
19:19 · 08/07/2019
Daniel Cruz

Hace tres lustros, dos jóvenes se presentaron en el despacho del alcalde de Viveiro con una idea. Querían que la música que les gustaba, el hardcore, tuviese cabida en las fiestas de su localidad de la mano de su banda favorita, los americanos Sick of it all. Los comienzos fueron duros. La formación de Nueva York tuvo que cancelar su concierto por enfermedad y éste fue aplazado a noviembre. Hoy, Viveiro es durante un fin de semana en la capital mundial del metal.

Y lo seguirá siendo, pues lo vivido este pasado fin de semana no hace más que confirmar el éxito de una arriesgada apuesta. Llevar a una pequeña localidad de Lugo (de unos 16.000 habitantes) a las mejores bandas del planeta. El último hito ha sido conseguir a Slipknot, la formación más pedida en encuestas y redes sociales en los últimos años.

Tras la fiesta de presentación del miércoles, llegó el momento de abrir todo el recinto, situado en el campo de fútbol de Celeiro. Allí ya se palpaba en el ambiente que sería una edición de récord. Desde muy pronto el festival estaba a rebosar de auténticos fans del metal. Si algo ha caracterizado al Resurrection en los últimos años es su afán por concentrar todos los estilos posibles en cuatro escenarios bien diferenciados. Heavy, thrash, hardcore, punk o nu metal son algunos de los estilos con cabida en el festival.

Jueves: La tormenta no pudo con Slayer y Parkway Drive

El jueves era el día de Slayer y Parkway Drive. Los primeros llegaban por segunda y última vez a Viveiro para poner el broche final a su extensa y exitosa carrera. Sin embargo, una tormenta hizo temer por la continuidad de la jornada. La lluvia ya hizo acto de presencia mientras Toundra y su rock progresivo atronaban en el Ritual Stage, el segundo escenario más grande.

Sin embargo, la cosa fue a peor y los rayos y los truenos estaban ya sobre Viveiro. Una fuerte tromba de agua no aminoró las ganas de los asistentes por ver a Slayer. Tampoco lo hizo el retraso de todas las actuaciones hasta que la tormenta se alejase. Los estadounidenses, considerados unos de los mejores conjuntos de thrash metal del mundo, salieron al escenario y dieron un concierto a la altura de las circunstancias. Se despidieron por todo lo alto mientras los últimos rayos de la noche cruzaban el cielo. No puso ser más épica la despedida.

Los otros grandes triunfadores de la noche fueron Parkway Drive, que dieron posiblemente el mejor concierto del festival. Una escenografía muy cuidada, con una salida al escenario espectacular y un repertorio cargado de clásicos fueron sus grandes bazas en Viveiro. Era la primera vez que tocaban en el Resu y había muchas ganas entre los asistentes por verlos.

Viernes: Y Slipknot tocó en Viveiro

Ya lo dejó caer hace un año Corey Taylor, cantante de Slipknot, cuando actuó en el Resurrection Fest con Stone Sour, su otra formación. Este fin de semana se convirtió en realidad el sueño de muchos y los de Iowa actuaron por primera vez en Viveiro.

Slipknot acaparó toda la atención de la jornada del viernes. Había otras grandes bandas como Trivium, Converge, Arch Enemy o Avatar, pero la mayoría quería ver, por encima de todo, a Slipknot. Antes, la jornada dejó una de las imágenes que quedarán para la posteridad del festival. La de un joven con parálisis cerebral siendo aupado por un grupo de asistentes para que pudiese disfrutar del concierto de Arch Enemy en el Main Stage, el escenario principal.

https://twitter.com/archenemymetal/status/1148018291597860864

La imagen ha dado la vuelta al mundo y triunfa en redes sociales, mostrando la solidaridad de los fans con esta persona en silla de ruedas. Un detalle por la inclusión que vale oro.

Cayó la noche y con ella llegó Slipknot. Una actuación muy sobria, que comenzó con algunos problemas de sonido. Allí estaban los enmascarados de Iowa, una de las bandas más aclamadas del mundo. Se animaron, incluso, a tocar un par de canciones nuevas. Eso sí, hubo tiempo para los clásicos como Before I forget, Psychosocial o Duality.

https://www.facebook.com/festgalicia/videos/317517822534123/

Sábado: fin de fiesta por todo lo alto

Con el gran reclamo del cartel ya tachado, el sábado se presentaba como una jornada con estilos muy dispares. Destacaron bandas como Lamb of God, Within Temptation o King Diamond. También destacaron otros nombres, como los veteranos Testament o Berri Txarrak, que se despedían del público de Viveiro tras anunciar su disolución.

La locura y el caos se adueñaron del Main Stage durante el concierto de Lamb of Gob. Los americanos derrocharon energía y movilizaron a un público que no dejó de moverse durante la hora y cuarto que duró su actuación. Era la segunda vez que estaban en Viveiro y volvieron a demostrar por qué tienen uno de los mejores directos.

Con la noche llegó el turno del metal melódico de Within Temptation. Liderados por Sharon den Adel, los holandeses supieron superar los problemas de sonido con un concierto cargado de éxitos y nuevas canciones. Después llegaría King Diamond, toda una leyenda del heavy metal. Una escenografía muy peculiar, con animación en prácticamente todas las canciones, pusieron el punto final a la última noche del Resu.

https://twitter.com/ResurrectionESP/status/1147674941967556608

El festival terminó y 102.000 asistentes volvieron a sus casas. En el horizonte, una fecha. 1, 2, 3 y 4 de julio. Será en el 2020, y será el decimoquinto aniversario del Resu. Todo apunta a que se vivirá, de nuevo, una edición para el recuerdo.

Actualidad