El Español
Cultura

¿Cuál es el origen del Año Santo Xacobeo en Galicia?

El 31 de diciembre arrancó un Año Santo Xacobeo que se prolongará hasta el final de 2022. ¿Cuál es el origen de esta celebración?
Quincemil

En 2021 y 2022 se dará un hecho totalmente histórico: Santiago tendrá por primera vez un Año Santo Xacobeo que se celebrará durante dos años seguidos al completo, algo que nunca había sucedido.

Más allá de esta anomalía, el Xacobeo se viene celebrando periódicamente y de forma ininterrumpida desde el siglo XII. ¿Cuál fue su origen?

Sus inicios se sitúan en 1122, cuando se colocó la última piedra de la Catedral de Santiago. Ese mismo año el papa Calixto II, quien había sido peregrino cuando era arzobispo de Vienne, estableció que 1126 sería el primer Año Jubilar, en el que la Diócesis de Santiago podría otorgar la indulgencia plenaria a los fieles.

Los sucesivos pontífices mantuvieron la celebración periódica de este Año Jubilar, pero no se estableció tal y como la conocemos hasta el 25 de julio de 1178, cuando el papa Alejandro III declaró en la Bula Regis Aeterni que este privilegio había de ser perpetuo, del mismo modo que lo eran los de Roma o Jerusalén.

El Nuncio de Su Santidad el Papa de Roma, durante el acto solemne de apertura de la Puerta Santa de la Catedral de Santiago.

Una vez situada Compostela al nivel de las dos grandes capitales del cristianismo, el Camino de Santiago comenzó a crecer, incrementando su relevancia a lo largo de toda la Edad Media y manteniéndola a día de hoy.

Desde entonces, el Año Santo se ha venido celebrando ininterrumpidamente en todos aquellos años en los que el 25 de julio, la festividad de Santiago Apóstol, cae en domingo, lo que explica la extraña periodicidad.

De este modo, la sucesión más habitual consiste en que hay un Año Santo cada 6, 5, 6 y 11 años para un total de 14 a lo largo de cada siglo. Esta cadencia se puede romper cuando el último año de un siglo no es bisiesto, ampliando así la espera hasta a 7 o 12 años.

Las únicas excepciones se dieron en 1885, con la celebración de un Año Santo extraordinario coincidiendo con el final del proceso de identificación de los restos del Apóstol; en 1937, cuando se amplió hasta 1938 debido a la Guerra Civil, y este mismo año, cuando la pandemia ha llevado a extender el Año Santo de 2021 durante todo 2022.

La indulgencia

Imagen de archivo sobre la apertura de la Puerta Santa.

Frente a la indulgencia parcial, que suprime parte de la pena temporal por haber pecado, durante el Año Santo se puede obtener en Santiago de Compostela la indulgencia plenaria, suprimiendo por completo la pena a cumplir por los pecados cometidos y confesados hasta ese momento.

Para conseguir esta indulgencia plenaria no es necesario completar ni una sola etapa del Camino de Santiago: aunque es perfectamente compatible, no tiene nada que ver con la Compostela.

Así, cualquier fiel que quiera obtener esta indulgencia debe cumplir una serie de requisitos:

  • Visitar la Catedral de Santiago. Se suele acceder atravesando la Puerta Santa, que solo se abre durante el Año Santo, pero no es obligatorio.
  • Asistir a la Eucaristía o a cualquier otra misa en el templo compostelano.
  • Rezar -con un Padrenuestro o un Credo- por las intenciones del papa.
  • Confesarse en los 15 días anteriores o posteriores a la visita de la Catedral. Una confesión sirve para varias indulgencias.
  • Comulgar una vez por cada indulgencia.

Esta indulgencia se puede obtener una vez al día y se le puede conceder tanto al fiel que acude en primera persona a la Catedral de Santiago como a un enfermo o difunto al que represente.

Cultura