El Español
Treintayseis
Actualidad
|
Galicia

Aparece una esquela de Santiago de Compostela culpando a la turistificación de la ciudad

Los vecinos han querido anunciar la muerte de la capital gallega por "sobreturistificación" en clave de humor
Esquela encontrada en las calles de Santiago de Compostela anunciando la defunción de la ciudad
@GzOfLateCapital
Esquela encontrada en las calles de Santiago de Compostela anunciando la defunción de la ciudad

Llegan las buenas temperaturas y con ellas los peregrinos a Santiago de Compostela. Oficialmente ha comenzado la época en la que el casco histórico de la capital gallega se encuentra completamente abarrotado de visitantes, mientras los residentes luchan por seguir viviendo en la ciudad.

Aunque el tema de la turistificación no esté siendo protagonista en esta campaña de elecciones municipal, lo cierto es que es un tema que cada vez preocupa a más vecinos. Prueba de ello es una esquela que ha aparecido en algunas zonas de la ciudad afirmando la "muerte" de Compostela con 1193 años.

La carta, dde autor desconocido, incluye una oración que incluye consignas como "peregrino posto que estás na meseta, desmitificado sexa o teu nome", una referencia a los cientos de miles de visitantes que llegan desde el Camino de Santiago a la capital de Galicia. A ellos, la esquela les pide "silencio" y critica la "soberbia".

No se olvida la esquela tampoco de hacer referencia a algunos de los problemas más acuciantes de la zona histórica como puede ser la desaparición del comercio local ("merca local, non no Día"), o la escasez de vivienda, mucha de ella ahora convertida en pisos turísticos ("devólvenos a nosa vivenda").

No es la primera vez que los vecinos se acaban enfrentando a los peregrinos y pidiendo un poco de civismo. El año pasado, durante el Año Santo, los vecinos de la rúa de San Pedro redactaron un decálogo de buenas prácticas para todos aquellos que pasaban por su calle, pidiendo que no gritasen o que recogieran sus residuos, entre otras cosas.

Los siguientes meses el problema no irá sino empeorando a medida que llegue el verano y las vacaciones especialmente de turistas nacionales. Para hacer frente al conflicto los partidos han planteado soluciones como incentivar al visitante más alejado o al de congresos, que puede repartirse a lo largo del año.

Otro de los planteamientos es la aplicación de una tasa turística, cuyo estudio hizo público el Concello hace unas semanas, pero que tendría que ser aprobada por la Xunta. Este gravamen se cobraría en los alojamientos y ciertos locales del sector hostelero y serviría para subsanar los gastos en servicios que produce la población visitante en la ciudad.

Actualidad