El Español
Vivir
|
Música

Andrés Suárez: "Sigo siendo un gallego de aldea que soñaba con ser cantautor"

El artista ferrolano está esta semana, en la que cumple 38 años, en Galicia para presentar su segundo libro, "A través de los ojos", que firma hoy en la Fnac de A Coruña
El cantante ferrolano Andrés Suárez.
Penguin Random House
El cantante ferrolano Andrés Suárez.

Desde Vigo, con la inmejorable compañía de una ración de pulpo y una copa de Albariño y tras un paseo por el Casco Vello, se presenta al otro lado del teléfono con tono animado el cantautor ferrolano Andrés Suárez. Sin haberlo hecho de modo premeditado, la misma semana en la que sopla las velas de su 38 cumpleaños está en Galicia, su tierra, presentando la que ya es su segunda aventura literaria "A través de los ojos". Tras estar en la ciudad olívica y Pontevedra firmando y dedicando libros, hoy a las 12:00 en la Fnac de la plaza de Lugo es el turno de A Coruña.

Muchos de los textos del libro fueron escritos por el artista durante el confinamiento de un 2020 imborrable para muchos, aunque la idea de publicar por segunda vez ya se había fraguado desde antes. En estas páginas Suárez "se desnuda para agradarse a sí mismo" y habla en tercera persona de personas y lugares especiales, pero también en primera de vivencias íntimas. Reconoce que la pandemia "no le ha cambiado ni ha modificado sus principios" y en este "diario público" ha querido desahogarse pero también calmar la necesidad de decirle "te quiero a mucha gente", siempre conservando la esencia, como él mismo la describe, de "un gallego de aldea (a mucha honra) que soñaba con ser cantautor". La realidad no miente y es evidente que lo ha conseguido, con creces.

El 2020 fue un año de tachar conciertos y firmas pero sacaste un disco y escribiste un libro. ¿Cómo ha cambiado la pandemia a Andrés Suárez?

Cambiar la pandemia no sé si me cambió, esto que se suele decir de "saldremos mejores" no entiendo muy bien el por qué. Como bien dice una artista que yo admiro, quien es mala persona sale mala persona y quien es buena persona sale buena persona y estoy de acuerdo. Creo que el coronavirus nos ha modificado a todos porque yo por lo menos no sabía qué era una pandemia mundial, eso que soy hijo de enfermeros y no sabía ni lo que era un EPI. Hay que entender que no somos los amos del mundo, que nos queda todo por aprender, y yo he aprendido a querer aún más a los míos incluso estando lejos. Es una pandemia sanitaria y no política, aunque te metes en Twitter y hay como una suerte de gritos y bofetadas todo el rato y me da mucha pena.

Todo esto me ha cambiado en tratar de ser más de los míos, en quererles más, y por el resto sigo siendo el mismo, es decir, no voy a cambiar mis principios por una pandemia, sigo siendo un gallego de aldea a mucha honra que soñaba con ser cantautor y aquí estoy hablando ahora con Quincemil.

Los textos de "A través de los ojos" están escritos en tercera persona en referencia a gente y lugares pero también en primera. ¿Qué objetivo perseguías con esta publicación?

El objetivo que tenía es ser fiel a mí mismo y es un libro donde me desnudo muchísimo y hablo de política, de la realidad de la sociedad que me rodea, de Pantín, de Galicia, de un amigo, de mi abuelo con alzheimer...Tengo que agradarme a mí y me da mucha pena cuando un artista quiere vender un disco o un escritor un libro, ese afán de comercializar el arte. Por supuesto que me encanta si se vende mucho el libro pero escribo para quedarme a gusto.

Si haces una canción pensando en vender te vas a ir al carajo porque el público es muy listo, y yo hago una canción para que me guste, para emocionarme, cantársela a mi madre y hacerla llorar...Este libro es una suerte de diario público porque necesitaba desahogarme, contar mi verdad, decirle te quiero a mucha gente en las páginas y describir sexo, jocosidad o un paseo por la playa. Creo que estamos todos muy nerviosos, es lógico por la pandemia, y poco se habla de la labor que estáis realizando los periodistas que es tremebunda y se debe aplaudir y admirar porque estáis transmitiendo el infierno. Veo un informativo y no dejo de pensar en los periodistas que llevan un año hablando de paro, muertes...ya no podemos más y nos hacen falta la palabra, la canción, la literatura, la música, el cine o la cultura segura para evadirnos de la realidad.

"Este libro es un diario público con el que necesitaba desahogarme y contar mi verdad"

¿Los textos del libro fueron escritos a raíz del confinamiento y o el libro se estaba elaborando desde antes?

Venía de antes, de finales de 2019 cuando Gonzalo Albert, mi editor y amigo, me convence para que publique un libro y de hecho va ganando él 2-0 (el primero se llama "Más allá de mis canciones"). "A través de los ojos" quería que no fuese más que las historias que la gente me contaba mirándome a los ojos sobre mis canciones. Hay personas que se aferraron a un tema mío para superar un cáncer o se enamoraron, o se casaron y lo pusieron de banda sonora o engendraron vida y con esto quería hacerles un homenaje absoluto pero se coló por el medio una pandemia mundial. Somos supervivientes de una pandemia pero no quería que fuese un libro pandémico que tuviera que ver con la muerte, el paro o la desolación, ni de broma, sino un libro de amor en el que algunas páginas describen el horror que estamos viviendo pero en las que hay mucho más humor que tragedia sin duda.

¿Cuál es el texto más especial del libro y por qué?

Es complicado elegir porque me emociona hablar de los rosales de mi abuelo, porque fue mi infancia, y el segundo capítulo habla de la hélice de un barco y en el que mi padre, que fue educador infantil, me habla de un niño que venía de África y se coló en la hélice y lo encontraron al tercer día y soñaba ser futbolista y jugar con las estrellas...Creo que al fin y al cabo me emocionan los capítulos que tienen que ver con el amor y puede parecer cursi pero es que nos hace mucha falta a todos. Hoy en día leo un libro o veo una película donde se desgrana el amor y me emociona mucho.

En el texto "De mi camerino" tratas la soledad al bajar del escenario y "el abrazo al niño de aldea que no os interesa". ¿Hay un Andrés diferente cuando canta y cuando está fuera de un escenario?

No lo hay, sigo siendo el mismo, sin embargo al que aplauden es al cantante. Me atreví a contar en este libro momentos desoladores y duros como es el de un camerino y hace poco en Madrid en el Inverfest del Circo Price a las 22:55 había miles de personas gritándome "te quiero" y "bravo" y a en punto estaba en un coche camino a mi casa con una persona que conducía y que no conocía y donde nadie aplaudía y nadie gritaba. Yo soy el mismo, un chaval de aldea que soñaba ser cantante, pero la gente solo ve al de la portada del disco y en el texto homenajeo a mi público y le mando un beso a ese niño que está desamparado después de un concierto porque el contraste es muy duro.

No pretendo dar lástima, yo vivo de la música, de lo que amo, de qué me voy a quejar yo...pero es un contraste que no se imagina la gente porque yo creo que la mayoría piensa que tras los conciertos nos vamos a fiestas con yates y helicópteros privados. Realmente te vas a la habitación de un hotel donde estás solo y unos minutos antes te estaban gritando miles de personas, la diferencia es espectacular.

"En la habitación de un hotel estás solo y minutos antes te estaban gritando miles de personas durante el concierto"

Dices que "vivimos tiempos en los que amamos con los ojos". Tras los cambios que ha provocado la pandemia en la vida de todos, ¿qué papel crees que juega tu música y las canciones en general en este contexto?

Absolutamente todo, a mi me quitas una canción en la pandemia, un libro, una serie, o un monólogo y estaría en un psiquiátrico, por eso hablo de cultura segura. Lo otro es las muertes, despidos, ERTE...la realidad que tanto nos defraudó y yo no me puedo poner un telediario porque ya no puedo más. El otro día vi un monólogo de Dani Rovira, "Odio", y estuve una hora y media llorando de la risa, 90 minutos donde no había coronavirus, ni mi madre estaba a 700 kilómetros, ni falleció Aute; en ese tiempo estaba en un lugar muy distinto pero mejor, eso es la cultura segura.

"A través de los ojos" es tu segundo libro y no es habitual que un cantautor se pase a la escritura. ¿Siempre tuviste alma de escritor o fue algo que se fue gestando con el tiempo a raíz de componer tus canciones?

Fue gracias al maestro y amigo Víctor Manuel que me llamó para que escribiese el prólogo de sus memorias y no me veía capacitado, me moría de miedo y me quedaba enorme. ¿Cómo iba a escribir yo un prólogo a uno de los mejores escritores de canciones de todos los tiempos? Fui más o menos capaz y ahí apareció Gonzalo Alberti para tratar de convencerme de escribir algo que durase más de tres minutos, que es lo que dura una canción. No sé si escribo bien o mal o si es un libro o mal libro pero lo que puedo confirmar es que es un libro que va desde el corazón, desde la honestidad, en el que he trabajado todas las horas que puedo, que corrijo mil veces, que tiré páginas a la basura para volver a empezar...y eso es lo que me hace creer que puede valer la pena, la tenacidad y sobre todo tratar de leer todo cuanto puedas respetando siempre a los maestros.

¿Cómo llevas la "vuelta al ruedo" en este 2021 tras lo más duro de la pandemia el año pasado? Tienes firmas de tu libro en A Coruña, Vigo y Pontevedra y entradas agotadas en el Festival Terraceo de la ciudad olívica y dos recitales en la Sala Capitol de Santiago.

La verdad que con mucha felicidad y necesidad. Necesitaba volver, nunca me fui porque el año pasado, el año del horror, tuve el privilegio de dar como 40 conciertos, siempre con el aforo limitado y no voy con la banda, pero todos estamos sufriendo en esto. Yo sí que salí, si no lo hago pierdo el norte y soy gallego y no puedo hacerlo. Llevo 20 años trabajando y es mi deber seguir haciendo canciones, giras, libros...porque nací para esto y no sé hacer otra cosa y con toda medida medida de seguridad siempre que se pueda volver yo estaré ahí.

"Estar en un lugar distinto pero mejor, eso es la cultura segura"

Los conciertos de la "nueva normalidad" son principalmente en acústico y con público reducido. ¿Cómo los estás viviendo y qué escenario tienes pendiente?

Me queda todo por hacer, entre que no canté con Joaquín Sabina, ni con Juan Luis Guerra ni Robe Iniesta. No hay nada más bonito que no dejar de tener metas, aquella gente que piensa que ya está de vuelta me da un poco de pena. Tengo 38 años (ayer fue su cumpleaños), la vida por delante y me quedan todas las metas y ahora cumpliré una que es la de estar en el Palau de la Música de Barcelona. En este trabajo aún me lo decía el maestro Rafael el otro día que estaba aprendiendo y empezando y lo dice Pablo Milanés o Silvio Rodríguez, que nunca dejan de aprender, y si ellos aún aprenden imagínate yo.

Ayer fue tu cumpleaños y aprovechando que estás en Galicia lo habrás pasado en casa con los tuyos. ¿Cuál ha sido el plan? ¿La morriña va remitiendo?

La morriña la llevo francamente mal. Me crié en la playa de Pantín y eso lo llevo en la sangre y en el acento pero eso no significa que no ame Madrid, que esté en deuda con la ciudad y sea mi segunda casa, bendito sea Madrid y yo lo quiero porque me recibió con los brazos abiertos y cuando empecé a tocar en el metro nadie me echó. Hay gente allí que ya es familia mía y es casi todo y el resto es mi infancia, mi vida que es Galicia. Pasar el cumpleaños en Galicia es una suerte absoluta no premeditada porque ha coincidido así, me di un paseo por el Casco Viejo de Vigo nada más llegar y es como volver a mi hogar, soy más gallego que cantante yo creo.

¿Qué parte de Ferrol es la más especial para ti por las vivencias que has experimentado?

La plaza de Ferrol Vello y el muelle porque creí allí, éramos los más cañeros de la ciudad pero buena gente. Lo pasamos muy bien, alguno se quedó en el camino, pero tengo recuerdos maravillosos de aquellos años, del muelle y de Canido que es donde pasé mucho tiempo de mi vida.

"Creo que soy más gallego que cantante"

¿Cómo se presenta 2021 a nivel profesional?

Yo no dejo de trabajar, estoy haciendo firmas de libros con toda distancia, cultura segura, medidas y cero contagios, pero sigo viajando. En breves iré a la Gomera (Canarias) a tocar y quiero no parar, seguir trabajando y tocando. Preparar otro disco de momento no, porque este octavo ha sido muy trabajado y me apetece alargarlo un poco y todo lo que sea tocar en directo es lo que quiero hacer ahora mismo, aunque en casa escribo y compongo, pero la música en vivo es lo que me da la vida.

En tu último disco admites que es la primera vez que sales en un videoclip mirando a cámara y en la portada. ¿Supuso esto un punto de inflexión en el Andrés Suárez artista? ¿A qué fue debido?

Fue debido a que me atreví a mostrarme, a que me sentí orgulloso por fin de mi trabajo, a que soy una persona que aunque no lo parezca soy tímida, pero me atreví porque era ahora o nunca. Tengo 38 años y canciones que valían mucho la pena para arriesgarse e ir a muerte y esta actitud también la aplico en el libro y en todo, el contar tu verdad y así dormir tranquilo por la noche.

Vivir