El Español
Economía
|
Comercio local

Adiós definitivo a la Heladería Italiana de A Coruña: el local está en alquiler y venta

Tras 70 años, el histórico negocio de la Marina cierra sus puertas de manera permanente y ya está disponible para su venta por 1,2 millones o su alquiler por 4.500 euros mensuales
15:45 · 17/02/2020
La fachada de la heladería en La Marina.
PICADO
La fachada de la heladería en La Marina.
Ofrecido por:

Tras décadas siendo el emblema indiscutible de la Marina coruñesa y deleitando con sus helados a paladares de todas las generaciones, la Heladería Italiana se despide definitivamente y ha cerrado sus puertas. A falta de un adiós oficial o de algún cartel indicativo de que el personal se ha tomado unas largas vacaciones, la web de Idealista lo confirma, ya que el local de 180 m2 y dos plantas que ocupaba el negocio está disponible para su venta o alquiler desde este lunes. La tarifa mensual que se pide de alquiler es de 4.500 euros y se vende por 1,2 millones de euros.

Este hecho da la razón a muchos vecinos de la ciudad que venían especulando con el cierre desde hace meses, ya que su fachada no luce el cartel luminoso con un cucurucho de helado como protagonista y en el interior del establecimiento se pueden ver las sillas y mesas apiladas acumulando polvo día tras día. "Gran oportunidad de negocio" o "ubicación reconocida en una de las mejores zonas de A Coruña" son algunos de los reclamos que Idealista utiliza para atraer a nuevos compradores a hacerse con el local y montar un negocio, ojalá tan próspero como lo fueron los años en lo que miles de coruñeses y visitantes de la ciudad herculina hacían colas kilométricas para probar los exquisitos helados italianos de infinitos sabores y tipos de cucuruchos.

Referentes heladeros

"La Italiana" como la denominan los coruñeses en general, abrió sus puertas en 1950 de la mano de Giovanni de Cesero, un heladero italiano de pura cepa que quiso traer a la ciudad herculina los sabores más dulces y originales y popularizar este postre. El negocio continuó activo hasta el verano pasado gracias a la tradición familiar de esta familia heladera, una historia que ahora se apaga con el cierre definitivo del local y su puesta a la venta.

A Coruña va perdiendo sus símbolos, y este adiós a la heladería unido al cierre temporal de la mítica Heladería Colón, hacen que la ciudad se quede huérfana de sus referentes heladeros por excelencia. Sin embargo no todo está perdido ya que los responsables de la Colón, aseguraron que este mes reabrirán el negocio en su nueva ubicación en el callejón de la Estacada.

Economía