El Español
Cultura

Acuarelaura: El alegre proyecto de una pintora coruñesa que saca el arte a la calle

Laura Doldán Canedo regresó hace tres años a A Coruña, donde comenzó a customizar paraguas con los elementos más característicos de la ciudad o según los gustos de los clientes sin dejar de lado los cuadros con los que busca crear una sensación agradable a quien los ve
Laura Doldán Canedo trabaja en una de sus obras y uno de sus paraguas.
Cedida
Laura Doldán Canedo trabaja en una de sus obras y uno de sus paraguas.
Ofrecido por:

Los paraguas de Laura Doldán Canedo están llenos de color con el objetivo de "alegrar los días grises". La prolífica pintora, que lleva desde 2002 dedicándose al arte, tiene un atelier en el Centro Real (A Coruña) donde es posible adquirir alguna de sus obras plasmada en un tradicional cuadro o llevarla puesta en una mascarilla, una camiseta o una gorra. Pero no solo eso: sus creaciones son únicas y el cliente puede proponer un tema para que el diseño se adapte completamente a su gusto.

Doldán plantea Acuarelaura como un proyecto para llevar la alegría a los hogares de la gente gracias a su intuición con la pintura y usa el arte para expresarse huyendo de las máscaras que existen en una sociedad que califica de "fría" emocionalmente hablando. "Busco que sean cuadros alegres, dinámicos y cariñosos, que den una sensación agradable al verlos", describe la pintora sobre sus creaciones. Utiliza mucho la técnica de la acuarela, en la que es imprescindible dejarse fluir para evitar que las obras queden poco expresivas, y a través de los trazos que dibuja y de la mezcla cromática que elige consigue transmitir "buen humor".

La coruñesa trabaja en un edificio modernista, desde donde recuerda que llegaron a decirle que desdibujaba. "No es verdad, puedo hacer cuadros realistas, pero la función del arte no es demostrar que se pinta bien, sino emocionar", defiende la artista, a la que no le gusta la línea recta y representa la arquitectura de forma orgánica. Doldán aprendió a dominar el pincel y la acuarela cuando trabajó como artista callejera y desarrolló parte de su carrera en Sudamérica antes de regresar hace tres años a A Coruña. Aquí cuenta con la colaboración de su pareja, Alejandro Vázquez, que le ayuda con las ventas online y con la gestión de las redes sociales. El atelier, por otro lado, permanece abierto de martes a domingo de 11.00 a 14.00 horas y de 17.00 a 20.30 horas.

Los paraguas

Laura Doldán comercializa ahora muchos paraguas que ella misma customiza, aunque no son los únicos productos que pueden encontrarse en su atelier o encargarle al gusto del consumidor. Mascarillas, camisetas, platos y cuadros llenan de color las redes sociales de la artista, que explica que el proyecto de los paraguas es uno de los más importantes que tiene en la actualidad.

"Aunque un paraguas tenga el trabajo de un cuadro grande, lo tengo que vender mucho más barato porque la gente no lo conceptúa como un cuadro", explica la artista. Doldán, que pinta unos dos al día y los comercializa a 25 euros cada uno, disfruta sacando el arte a la calle a través de sus creaciones y "alegrando un día de lluvia" con sus diseños resistentes al agua "aunque caigan chuzos".

¿Cómo pasó Doldán de dibujar en lienzo a hacerlo en los paraguas? La artista considera que sus creaciones son más "elegantes y divertidas" que muchas de las que comercializa Ikea, por lo que compró unas telas para diseñar manteles en un proyecto para la firma sueca. Más tarde, de cara a participar en un concurso, encontró en Marcoarte un bastidor al que grapó una tela de gran tamaño para pintar un cuadro con acrílico aguado. En ese momento, todo cambió: la coruñesa comenzó a elaborar cuadros grandes y a experimentar con pinturas en tela, lo que la llevó a encontrar el pigmento de seda que aplicó sobre un paraguas que alguien le había encargado decorar.

A Coruña, la más popular en sus diseños

El otoño llegó a A Coruña y los paraguas se han convertido en el producto estrella de Laura Doldán, que también diseña mascarillas sobre una tela de algodón hidrófugo que le montan en la fábrica de Paraguas Carballo y que vende a 15 euros. La coruñesa disfruta creando por encargo y personaliza cada producto según los gustos de los destinatarios.

Doldán cita como ejemplo la posibilidad de colocarle una cuchara en la mano a María Pita en vez de una flecha si es un regalo para una cocinera de la ciudad herculina o el paraguas que diseñó para una mujer de Mondoñedo a la que le encantan los gatos y que la reflejaba a ella con sus felinos. Sus creaciones son únicas y exclusivas, aunque los motivos que más triunfan entre sus clientes son los que hacen referencia a A Coruña.

Las farolas del Paseo Marítimo, la Torre de Hércules, la Casa de las Ciencias, el parque de Santa Margarita, el Obelisco, el mar... Estos elementos están presentes en los productos artísticos de Doldán y lo hacen de forma distinta en cada ocasión, de manera que su receptor se sienta especial al haber recibido un objeto único.

La situación del sector cultural

La pintora lamenta que se destinen tantos fondos para la cultura a la construcción del Gaiás en Santiago de Compostela cuando "los artistas nos estamos muriendo de hambre" debido a la complicada situación actual. "Nos están dejando morir mientras alimentan una tumba", denuncia Doldán, que propone la creación de un "supermercado de arte" en esta edificación para que las personas vinculadas al sector cultural puedan exponer su trabajo. Doldán añade que "las cosas, cuando no se arreglan, empeoran" en referencia a la dejadez existente en algunhas Administraciones respecto a su sector y lamenta las dificultades burocráticas con las que se encuentran muchas veces para acceder a las ayudas.

La coruñesa considera que el arte es imprescindible, pero defiende que debería respetarse el estilo de cada persona y no intentar moldearla para que sea similar a las demás o se adapte a los movimientos actuales. "El artista nace y se hace, pero no se enseña", concluye Doldán. Ella, además de ejercer como pintora, da clases de acuarela. El próximo mes de noviembre impartirá un taller tanto para adultos como para niños en Mamucchi, local situado en la calle Alcalde Lens. "Tras 20 años en la profesión, me siento capacitada para enseñar respentando el estilo del alumno", indica Laura Doldán Canedo.

Cultura