Hace unos años, Intel llevaba la sartén por el mango en la industria de los procesadores de escritorio. No obstante, vimos desde España como AMD obtenía el liderazgo lanzando una ofensiva frontal con sus procesadores AMD Ryzen. El pasado 27 de julio Intel anunció su intención de renovar su hoja de ruta, aspirando a conseguir procesadores de similar proceso de fabricación.

Noticias relacionadas

No obstante, tan solo 24 horas después, la principal empresa proveedora de semiconductores TSMC habría conseguido aprobación, según recoge Nikkei Asia, para la producción de procesadores a 2 nanómetros para 2023. La idea es que los iPhone de nueva generación comiencen a usarlos en el año 2024.

Este es un varapalo para Intel, ya que el cambio de nomenclatura de sus arquitecturas incluye la expectativa de conseguir una arquitectura a 7 nanómetros para el año 2023, adoptando la tecnología EUV que ya usan otros fabricantes en nodos de 5 nanómetros.

Los 2 nanómetros, más cerca

Factoría de fabricación de TSMC.

Según informa Nikkei, el Gobierno de Taiwán habría aprobado el plan de TSMC para iniciar su producción de procesadores a 2 nanómetros. Concretamente, esperan producir chips para 2023 y con la expectativa de que dispositivos como los iPhone ya comiencen a usarlos en 2024.

La empresa taiwanesa está planeando construir una planta para fabricar sus chips de 2 nanómetros en Hsinchu, uno de los centros de fabricación de chips más importantes del país. El Comité de Revisión Ambiental, un organismo regulador relacionado con el Gobierno, aprobó el plan este pasado miércoles.

Procesador Apple M1 Apple

Con todo esto, TSMC podría comenzar la instalación de dicho centro a principios del 2022 y comenzar a instalar el equipo de producción en el 2023. Cubrirá 20 hectáreas del municipio de Baoshan y usará 98.000 toneladas de agua al día, aproximadamente el 50% del consumo diario total de agua de TSMC en el 2020. El fabricante taiwanés se ha comprometido a que el 10% de esa agua sea reciclada y que para 2030, se use un 100% de agua reciclada.

No hay fechas confirmadas sobre cuándo podríamos ver estos chips aparecer en dispositivos de consumo, aunque los preferidos serían los iPhone de Apple o por otra parte los Mac con Apple Silicon, con arquitectura ARM. Este proceso de fabricación, sin embargo, será un gran reto para los ingenieros.

Varapalo para Intel

Procesador Intel Core Intel Omicrono

El pasado 27 de julio, Intel anunció su nueva hoja de ruta. Esta cambiaba por completo la nomenclatura de sus procesadores, anunciaba nuevas arquitecturas y sus planes para las mismas.

La idea de hecho es alcanzar a Apple y AMD, que han alcanzado los 5 y los 7 nanómetros respectivamente. Concretamente, las nuevas arquitecturas serán las siguientes:

Hoja de ruta de Intel Intel Omicrono

  • Intel 7: recoge la tecnología de 10 nm de tercera generación de Intel y promete entre un 10 y un 15% más de rendimiento por vatio, así como mayor eficiencia que en las generaciones anteriores. Esta gama de productos aparecerá este año con los chips Alder Lake previstos para productos de consumo.
  • Intel 4:será el nombre para la arquitectura de 7 nm que Intel ha retrasado hasta 2023. Es el próximo gran salto de la compañía que adoptará la tecnología EUV que ya utilizan marcas como Samsung y TSMC en los nodos de 5 nm. Esta mejora promete una densidad de transistores de 200 o 250 millones por milímetro cuadrado en los procesadores Intel 4. Los chips de 5 nm de TSMC alcanzan los 171.30 millones por milímetro cuadrado.

El gran problema de esta hoja de ruta es que, si tomamos al pie de la letra el plan de TSMC y se cumplen las expectativas, TSMC conseguiría los 2 nanómetros antes que Intel, debido a que la producción de los Intel 4 está programada para la segunda mitad de 2022 y llegará en 2023 con Meteor Lake. De hecho, la firma espera que en 2024 puedan conseguir el diseño de sus primeros transistores de menos de 1 nanómetro.

También te puede interesar...