Las buenas nuevas inundaron la NASA en el mediodía del pasado lunes (hora de España) cuando el helicóptero autónomo Ingenuity voló por primera vez en Marte. Todavía casi con la resaca de la celebración del hito histórico, la Agencia Espacial de Estados Unidos ha revelado otro éxito de su misión Mars 2020.

Noticias relacionadas

Esta vez de un dispositivo que se encuentra a bordo del rover Perseverance y que han denominado Mars Oxygen In-Situ Resource Utilization Experiment, también conocido por su acrónimo MOXIE. Este sistema ha conseguido demostrar que se puede generar oxígeno en la pobre atmósfera de Marte.

Un nuevo tanto que se apunta la NASA que comenzó las pruebas con MOXIE el pasado 20 de abril en el sexagésimo día de la misión en suelo marciano. La demostración acaba de arrancar, pero los primeros resultados son muy satisfactorios y los estudios ya apuntan a la posibilidad de aislar y almacenar oxígeno en Marte.

perseverance

En esta primera operación, MOXIE ha generado alrededor de 5 gramos de oxígeno. El equivalente a lo que consumiría un astronauta durante 10 minutos. El objetivo es que el dispositivo sea capaz de generar más o menos 10 gramos de oxígeno a la hora.

El proceso de conversión consiste en calentar el aire hasta los 800 grados centígrados. Para lo que MOXIE está sobradamente preparado gracias a sus materiales resistentes al calor y a piezas de aleación de níquel impresas en 3D, que calientan y enfrían los gases.

El oxígeno generado, según los planes de la NASA, podría ayudar a impulsar a los cohetes para que los astronautas pudieran despegar del suelo marciano. Pero tampoco se cierran puertas. De sobra es sabido que la atmósfera del planeta rojo es tóxica para los humanos y desde la Agencia Espacial apuntan a que estos dispositivos podrían algún día proporcionar aire respirable.

"Este es un paso fundamental para convertir dióxido de carbono en oxígeno en Marte", ha declarado Jim Reuter, administrador asociado de Space Technology Mission Directorate (STMD). "MOXIE tiene más trabajo por delante, pero los resultados de esta prueba de tecnología son prometedores a medida que avanzamos hacia nuestro objetivo de ver algún día humanos en Marte".

Para quemar el combustible de regreso a casa los astronautas deben contar con una gran cantidad de oxígeno. Los cálculos de la NASA apuntan a que se necesitan alrededor de 25 toneladas de esta molécula y 7 toneladas de combustible para sacar a cuatro astronautas de fuerza gravitacional de Marte. A esas 25 hay que añadir las consumidas por el propio personal en su estancia, que "en un año tal vez usen una tonelada", según los cálculos de Michael Hecht, del MIT.

También te puede interesar...