Las cosas empiezan a salir bien en la Blue Origin. La compañía aeroespacial fundada por Jeff Bezos, quien también fundó Amazon, está inmersa en una serie de pruebas cruciales de su cohete New Shepard que marcarán el camino de Blue Origin en las próximas semanas.

Noticias relacionadas

La última de estas pruebas se ha realizado hace tan solo unas horas y el resultado no puede haber sido mejor. Esta misión, denominada NS-15, ha conseguido demostrar que la tecnología de Blue Origin está lista para ir un paso más allá y acomodar astronautas en su cápsula.

El lanzamiento se realizó desde las instalaciones que tiene la compañía al oeste del estado de Texas, misma zona donde Elon Musk tiene su centro de operaciones, cerca de las siete de la tarde hora española. La misión NS-15 consiguió ascender hasta unos 106 kilómetros de altura, un poco por encima de donde se marca tradicionalmente la frontera con el espacio.

La operativa de descenso fue muy similar a la que hemos podido ver en los lanzamientos de SpaceX. En este caso, Blue Origin consiguió aterrizar al cohete en tierra firme de forma vertical -paso primordial para luego poder reutilizarlo- e hizo lo propio con la cápsula. Esta última se mantuvo unos 10 minutos en gravedad cero hasta que regresó a tierra firme, donde se posó de forma satisfactoria.

Dentro de la cápsula, la compañía de Jeff Bezos colocó un maniquí para simular el viaje de un pasajero y recoger todos los datos de telemetría posibles. Esta simulación servirá a la compañía para comprobar las condiciones en las que viajará un potencial astronauta en la próxima misión

Otro de los aspectos que han comprobado en esta misión NS-15 es la capacidad de carga y descarga de la tripulación. Para ello, varios empleados de Blue Origin subieron a la cápsula del New Shepard, se sentaron, se abrocharon los cinturones y realizaron algunas comprobaciones relacionadas con las comunicaciones. Tras ello, y mucho antes de despegar, salieron de la cápsula y regresaron a tierra firme.

Cápsula aterrizando Blue Origin

Por el momento no se conoce la fecha del lanzamiento del siguiente vuelo de prueba NS-16, pero parece que todo apunta a que será el primero que la compañía hará con astronautas, según recogió la CNBC en enero. De cumplirse, ese momento será histórico para la exploración espacial mundial y abrirá la puerta a más proyectos en los que Blue Origin está trabajando. Algunos de ellos incluso con el objetivo de llegar a la Luna, junto con la NASA y una nutrida lista de empresas privadas, en muy pocos años.

También te puede interesar...