El CTO de Cruise, Kyle Vogt, se baja del Origin en la presentación

El CTO de Cruise, Kyle Vogt, se baja del Origin en la presentación STEPHEN LAM Thomson Reuters

Tecnología

El futuro del transporte ya está aquí: un coche autónomo sin volante listo para la carretera

General Motors ha presentado el Cruise Origin, un coche autónomo especialmente diseñado para revolucionar el transporte compartido tipo Uber.

Noticias relacionadas

La llegada de servicios de transporte compartido como Uber ha cambiado completamente la manera en la que nos movemos de un lado a otro; pero eso puede ser sólo el principio.

Estos servicios ahora dependen de conductores humanos y coches normales, pero en el futuro próximo, este sería un servicio más parecido al transporte público convencional. Esa es la visión que ha presentado Cruise, un fabricante estadounidense propiedad de General Motors en el que también ha invertido Honda.

Estos son importantes nombres en el sector automovilístico, y el resultado de este apoyo es el Origin, un vehículo completamente autónomo capaz de circular por carretera y llevar a clientes a su destino sin necesidad de conductor.

El futuro del coche autónomo

Llamar "coche autónomo" al Cruise Origin es tal vez pasarse. Aunque en cuestión de tamaño no es mucho más grande que un SUV, su diseño se parece más al de un trolebús en miniatura, por la manera en la que se abren las puertas para facilitar la entrada y la salida.

Y es que el Cruise Origin no está pensado para usuarios que quieran dejar que el coche haga el trabajo de vez en cuando, sino para empresas de ridesharing que nos permitan compartir el vehículo con otros clientes.

Interior del vehículo autónomo Cruise Origin

Interior del vehículo autónomo Cruise Origin STEPHEN LAM Thomson Reuters

Es por eso que en la cabina del Origin no encontraremos volante ni pedales; sólo cuatro asientos, dos apuntando hacia delante y dos hacia atrás. Hay suficiente espacio para ponernos cómodos y estirar las piernas, y contamos con ventajas como pantallas para disfrutar de vídeos durante el viaje y puertos USB para recargar nuestros dispositivos.

Por lo tanto, más que una alternativa a los coches, el Origin parece más dirigido a ofrecer una alternativa al transporte público tradicional, con una experiencia más cómoda y privada. Pese a esto, sus creadores afirman que el precio de los viajes no será elevado, e incluso prometen que podríamos ahorrar unos 5.000 dólares al año respecto a tener un coche propio.

Cruise Origin

Cruise Origin Cruise

El Cruise Origin es eléctrico, por supuesto, y está diseñado a partir de una plataforma modular que permitirá crear varias versiones dependiendo de las necesidades. Lo llamativo es que este no es un prototipo, sino un vehículo listo para producción.

De hecho, ya se ha anunciado que el Cruise Origin se usará en un próximo servicio que nos permitirá llamar al vehículo usando una app. Estará disponible primero en San Francisco, aunque por el momento está limitado a las instalaciones de Chevrolet y Honda en la zona.