@kotecinho en Unsplash

Tecnología

El iPhone 12 será una malísima noticia para Samsung, y no por lo que crees

Apple se asegura las espaldas y acude al fabricante chino BOE para la fabricación de las pantallas OLED del iPhone de 2021, dejando tirada a Samsung.

Noticias relacionadas

Samsung tenía en Apple un cliente excepcional que le aseguraba millones de dólares al año con la fabricación de las pantallas del iPhone. Y Apple tenía en Samsung su fiel proveedor que tantos éxitos le ha proporcionado desde el lanzamiento del iPhone X con la famosa pantalla OLED.

Un acuerdo multimillonario que se cerró en 2016 pero que no se materializó hasta 2017, en el décimo aniversario del smartphone más famoso del mundo. Pero las circunstancias cambian y obligan a dejar de depender de una única compañía con el fin de no poner todos los huevos en la misma cesta.

Algo parecido habrán pensado en la sede de Apple en Cupertino al establecer los planes a futuro de la compañía. Hace algo más de un año ya se anunció que Samsung dejaría de tener la exclusividad de la fabricación de los paneles OLED. Pero nada hacía pensar que una tercera se subiría al carro.

@drewcoffman en Unsplash

La primera en ser proclamada como "compañera" de Samsung fue la compatriota LG. Una de las gigantes tecnológicas especialista en imagen y famosa por sus excelentes paneles OLED que, al parecer, ha tenido que invertir mucho dinero para alcanzar los estándares requeridos por Apple.

Según informa RPRNA, la segunda en cuestión es BOE. Un fabricante chino de pantallas que ya provee de hardware a los iPad y MacBook de Apple. Hasta ahora, tan solo era la encargada de los paneles LCD de esos dispositivos y se rumorea que aterrizará muy pronto en el segmento iPhone.

BOE es ya muy conocida en el mundo del hardware al ser el mayor proveedor de pantallas OLED para los dispositivos de Huawei. Y, de confirmarse el acuerdo con Apple, comenzaría en 2020 la fabricación de 45 millones de pantallas para los estadounidenses para el iPhone de 2021.

Samsung

Samsung, por el momento, seguirá siendo el que más porcentaje de la fabricación acapare. Pero desde luego que supone un golpe para los surcoreanos que verán reducida su producción de forma notable.

En los escasos datos que se filtraron del primer acuerdo de Apple con Samsung se hablaba de unos 100 millones (a final fueron unos 160 millones) de paneles OLED de 5.5 pulgadas para el iPhone X. Actualmente, más modelos de iPhone tienen este tipo de pantalla así que el número total será mayor y la tarta más grande. Quizá demasiado como para confiar solo en un fabricante.