@geralt | Pixabay

Tecnología

Así será la casa ideal si triunfa la alianza entre Google, Apple y Amazon

El pacto entre Google, Amazon y Apple abre la puerta a que todos los dispositivos del hogar se hablen entre sí. 

El auge del hogar conectado se ha visto frenado por un inconveniente principal: los sistemas no se entienden entre sí. Este problema está más cerca de su final después de que Google, Amazon y Apple hayan liderado un pacto para establecer un criterio único que sirva para que todos los gadgets, sin importar la marca, hablen el mismo idioma.

Este nuevo proyecto común, denominado como Connected Home (casa conectada), estará basado en el protocolo IP, el mismo que se usa para conectarse a internet. Facilitará la vida tanto a los consumidores como a los desarrolladores la industria. A los primeros porque no tendrán que pensar qué dispositivos no se hablan entre sí y los técnicos porque la programación será más fluida con una codificación unificada.

A Apple, Google y Amazon también se le sumarán las marcas bajo la alianza Zigbee entre las que se incluyen los electrodomésticos de Samsung y Schneider, las luces inteligentes de Signify, o las diferentes soluciones para el hogar que tiene Ikea o Somfy pero, ¿cómo sería una casa ideal en la que el Asistente de Google, Siri y Alexa ya se entendiesen entre sí?

Fuera de casa

En la entrada de casa podríamos colocar un timbre inteligente. Nest y Ring, de Google y Amazon son la referencia del sector. Aunque ambas marcas cuentan con funcionalidades similares, optaremos por el el Video Doorbell 2 de Ring por su facilidad de montaje.

Éste nos permite conocer desde el móvil quién está en la puerta de casa, contestarle sin importar dónde nos encontremos o recibir alertas si hemos tenido rondando a alguna persona cerca de nuestra cerradura. La contestación de las visitas no sólo se podrán despachar desde el móvil, sino que es especialmente útil hacerlo desde los altavoces inteligentes de casa, especialmente si tienen pantalla.

El timbre de Ring lo podremos combinar con las cámaras de seguridad de Nest, especialmente útil para los chalés con jardín trasero. La IQ Outdoor cuenta entre sus ventajas seguimiento del sujeto en primer plano, función de ampliar y mejorar digitalmente con hasta doce aumentos y HDR diurno, lo que evita los fuertes contrastes entre luces y sombras.

Entrada, pasillos y ventanas

Una vez entremos en casa podremos colocar el sensor de movimiento Tradfri de Ikea junto a las luces de la propia marca o las bombillas de Signify. Con esta combinación tendremos la iluminación perfecta del hogar según entremos, literalmente, por la puerta. Una sensación de calidez como si el hogar nos recibiera.

Otro de los elementos clave para gestionar la luz en el hogar son las cortinas, persianas y estores. Las soluciones de Ikea o Somfy son ideales para contar con automatizaciones que adaptan la entrada de luz en función del momento del día o la hora a la que nos encontremos.

Cocina

La lavadora, la secadora, el horno, la placa de cocina, el frigorífico o el robot aspirador pueden conectarse ahora a internet para que el usuario sea capaz de sacar el máximo rendimiento a las tareas de casa. Se pueden programar, se puede conocer el nivel del detergente, cómo es el estado del plato que estamos cocinando, la comida que tenemos en la nevera o mandar el aspirador a una zona concreta de la casa con un comando de voz. Avances que hace años parecían de ciencia ficción y que hoy se usan con naturalidad.

En la cocina es especialmente útil también un altavoz inteligente con pantalla. Ahí podremos seguir recetas de cocina o gestionar el timbre o la calefacción, así como poner música o realizar llamadas de teléfono mientras estamos con las manos en la masa.

Asimismo, es de especial importancia en la cocina tener un sistema de detectores de humos conectado. Hablando con el asistente de forma remota podremos saber que todo está en orden en la cocina, especialmente interesante cuando nos encontramos de viaje con lo que tendremos un extra de tranquilidad.

Salón

El centro del hogar y donde más posibilidades tendremos. Además de la iluminación, al televisor podremos sacarle pleno rendimiento con un dispositivo como el Fire TV Stick. Este particular pincho de Amazon permite desde ver las plataformas por streaming a jugar e incluso navegar e instalar aplicaciones. Sin embargo, toda la magia sucede cuando podremos pedirle con la voz las series sin tener que buscar el mando. Para redondear la experiencia los altavoces Echo Studio se vinculan con la televisión para tener un sistema envolvente con sólo una pareja de ellos.

Tan importante como gestionar los elementos de ocio es lograr administrar la temperatura en el hogar. Una de las opciones más avanzadas, asequibles y fáciles de usar que podemos encontrar en el mercado es el Nest Learning Thermostat de Google. Se puede instalar de forma sencilla y no requiere un especialista ni abrir la caldera. A través de él tendremos una temperatura optimizada en casa, establecer horarios y gestionar así los consumos de calefacción.

Dormitorio

Además de las luces o persianas, la incorporación de altavoces inteligentes en las habitaciones permite por un lado que podamos tener un hilo musical en toda la casa, que es una sensación muy agradable y hogareña. Mientras que por otro lado nos puede servir a modo de walkie talkie para por ejemplo avisar a los niños de que ya está la cena preparada para que acudan a la cocina.

Si en el salón tenemos una dupla de altavoces Echo Studio, con el nuevo protocolo podríamos tener los nuevos Nest Mini y se entenderían entre sí. Estos dispositivos de Google son especialmente interesante ya que su precio es bajo y se suelen incluir en numerosas promociones con lo que hacerse con uno es relativamente asequible. Aunque su tamaño no es muy grande, es más que suficiente para un dormitorio.

Otra opción para esta estancia podría ser el Echo Dot con reloj. Algo más caro y con una calidad de sonido similar pero cuenta con la ventaja de incorporar un reloj LED que podrá sustituir a nuestro reloj despertador de toda la vida.

Estudio

Queremos productividad y momentos de relax. El altavoz que buscamos es el HomePod. No hay ninguno que aporte mejor calidad de sonido y es capaz de llenar cualquier estancia. Además, más allá del ocio, desde este equipo podremos gestionar llamadas de forma fácil y tener un sistema de manos libres que aportará agilidad y un plus de productividad.