Tecnología

Los Tesla acaban de dar un paso más hacia la autonomía completa

Tesla quiere ser uno de los primeros fabricantes de coches en ofrecer autonomía completa; y para conseguirlo, no llenará sus coches de sensores y radares, sino que pretende obtener toda la información necesaria con las cámaras integradas.

Es un plan ambicioso, y que buena parte de la industria no quiere seguir, optando por instalar sistemas LIDAR en sus coches. Hay muchas dudas de si la autonomía que Tesla ofrecerá será real.

Al fin y al cabo, desde el principio Tesla no ha seguido los estándares de la industria en lo que respecta a los niveles de autonomía. Aunque en teoría sólo el nivel 5 de autonomía permite que el coche conduzca solo, los usuarios de Tesla separan las manos del volante habitualmente.

Los Tesla ahora detectan conos

Pero hay razones para pensar que el sistema de Tesla es el más avanzado. Y la última actualización, que está llegando poco a poco a todos los vehículos con Autopilot, es otro paso más.

Se trata de una novedad que parece pequeña, pero que es muy importante: el reconocimiento de conos de tráfico. A partir de ahora, veremos que la pantalla del Tesla muestra la localización de estos conos, como la de otros coches en la carretera.

No solo eso, sino que el coche es capaz de reaccionar ante estos conos, tomando decisiones como cambiar de carril. Por ejemplo, pongamos que un carril está en obras: nuestro Tesla sería capaz de detectar los conos, señalizar y cambiar de carril.

Esto es muy importante porque demuestra que los Tesla serían capaces de reaccionar a imprevistos. Desde el principio, el Autopilot fue diseñado para dejar que el coche conduciese por autopistas y autovías, donde la cantidad de variables es más limitada; pero al ser capaz de variar el comportamiento, Tesla puede acabar de demostrar el potencial de su sistema.

Especialmente porque, de cara a la autonomía completa, los Tesla tendrán que realizar este tipo de decisiones constantemente. Uno de los mayores desafíos del coche autónomo está en saber reaccionar ante cada situación, igual o incluso mejor que como lo haría un humano. Para ello, los Tesla tendrán que ser capaces de detectar peligros y señales que normalmente no están ahí, como por ejemplo, los conos y las señales de obra.

Pese a todo, Tesla ha recordado a sus clientes que siempre deberían estar atentos cuando activen el Autopilot; y que en caso de que el coche no detecte bien los conos, deberían tomar el control para evitar un accidente.