spacex red pieza 1

spacex red pieza 1

Tecnología

SpaceX intentó atrapar un trozo de su cohete recién lanzado con una gigantesca red... y falló por poco

SpaceX intentó atrapar un trozo del último cohete lanzado, en un nuevo plan para recuperar los inmensos costes de un lanzamiento semejante.

Noticias relacionadas

SpaceX siempre logra convertirse en el tema de conversación, es sin duda alguna la compañía del momento; es difícil seguir sorprendiendo después de lanzar un coche al espacio, pero eso no quita que no lo vayan a intentar.

El lanzamiento de hoy era relativamente normal. El cohete era un Falcon 9, al que ya estamos acostumbrados; la carga era lo interesante: el satélite español PAZ y dos pequeños satélites dedicados a ofrecer Internet en todo el mundo.

Pero el lanzamiento no era la única parte importante del evento. SpaceX aprovechó las circunstancias para probar un nuevo método para recuperar partes de cohetes lanzados; y como si estuviésemos en un dibujo animado, ese innovador método era una red muy grande.

La captura de un trozo de cohete de SpaceX no sale como estaba previsto

El objetivo era capturar parte de la cubierta superior del cohete, la parte que protege la carga durante el lanzamiento; la cubierta se desprende antes de que la carga se separe del cohete, por lo que acaba cayendo a la tierra. O al océano, en el caso de hoy.

SpaceX basa su futuro en el reciclaje de componentes, y por eso ha diseñado cohetes capaces de aterrizar una vez que hacen su trabajo: para volverlos a usar. Entonces, ¿porqué no reciclar otras partes del cohete? La cubierta no es una pieza muy compleja, pero si es posible aprovecharla para sucesivos lanzamiento, sería posible ahorrarse un buen dinero; seis millones de dólares, concretamente.

La pieza contaba con propulsores y un sistema de guía, para intentar cambiar el punto del impacto lo mejor posible; como durante la caída iba a alcanzar ocho veces la velocidad del sonido, también incluía varios paracaídas. Como se calculaba que la pieza iba a caer en el mar, se envió un barco con una enorme red sobre unas garras, que iba a atrapar la pieza sin provocar daños.

spacex red pieza 2

spacex red pieza 2

Al menos esa era la teoría; la cubierta cayó al agua, a unos cientos de metros del barco; al menos parece que el impacto no fue muy duro y de hecho las cámaras del barco encontraron la mitad de la cubierta flotando. Sin embargo, no está claro si realmente se puede usar de nuevo.

Aunque este experimento haya fallado, debemos recordar que los primeros aterrizajes de cohetes de SpaceX también sufrieron la misma suerte. Normalmente nadie se molesta en recuperar estas piezas, pero como Elon Musk explica, “Imagina que se te están cayendo seis millones de dólares, ¿intentarías recuperarlos?”