coche raton 2

coche raton 2

Tecnología

Convierten un coche en el ratón de ordenador funcional más grande del mundo

Dos youtubers han ideado un coche convertido en ratón, que no solo funciona sino que puede ser usado para enviar correos electrónicos.

Noticias relacionadas

Los que tenemos las manos grandes no solo tenemos que aguantar muchos chistes; también nos cuesta encontrar un ratón lo suficientemente grande que sea ergonómico para nuestra mano. Claro, que tal vez convertir un coche en ratón sea pasarse.

Es lo que han conseguido los youtubers Simone Gietz y William Osman, con un coche cuyo diseño es sorprendentemente parecido al de un ratón de ordenador. El Comuta-Car no solo tenía un aspecto absurdo incluso en los años 80, sino que también cuenta con un motor eléctrico.

Un coche convertido en ratón que (sorprendentemente) funciona

Sí, hace más de 30 años ya se experimentaba con coches eléctricos; aunque en el caso del Comuta-Car lo llamativo es que las baterías están almacenadas en los sobredimensionados parachoques.

Con este diseño y la agilidad que le da su reducido tamaño, parece el coche ideal para ser convertido en ratón; el coche es propiedad de Simone Giertz, famosa por sus increíbles (e inútiles) invenciones. Para este proyecto, obtuvo la ayuda de William Osman, otro “manitas” famoso en Youtube.

cap_I turned this car into a COMPUTER MOUSE-M2xqMZ6b85w_00_04_39_01

cap_I turned this car into a COMPUTER MOUSE-M2xqMZ6b85w_00_04_39_01

En realidad, la base de todo el proyecto parte de un ratón óptico normal y corriente, instalado en el coche; claro, que debido a la distancia respecto al suelo, tuvieron que modificarlo con una lente magnificadora.

coche raton 1

coche raton 1

El problema es que, de esta manera, el ratón sólo detecta movimientos hacia delante o hacia atrás; ya que un coche no se mueve en lateral, igual que una mano. Para detectar los movimientos laterales instalaron un magnetómetro, un dispositivo que puede servir como una brújula; con los cálculos adecuados, es posible usarlo para saber la dirección en la que se mueve el “ratón”.

Todo eso va unido a una placa Arduino que hace el trabajo sucio. Pero el toque maestro está en el claxon, que sirve para hacer click.

Es cierto que es un poco “hacer trampa”, ya que en realidad estamos ante un coche con un ratón atado; pero lo importante es que funciona, como demuestran enviando un correo con una imagen, no con pocas dificultades.