Tecnología

La leyenda de Acuario, el príncipe que enamoró a Zeus

Os hablamos de la leyenda de la constelación de Acuario según la mitología griega, que cuenta la historia de un bello joven que enamoró a Zeus.

10 julio, 2016 12:10

Noticias relacionadas

Aún nos quedaba rezagada alguna constelación zodiacal y estaría muy mal dejaros sin conocer su historia.

Por eso, hoy os contamos la leyenda de la Constelación de Acuario, un conjunto estelar que, a pesar de su nombre, nada tiene que ver con una pecera llena de peces, sino que hace referencia al protagonista de uno de los muchos escarceos amorosos de Zeus.

En este caso se trata de Ganímedes, el hijo del Rey de Troya, que también dio nombre al satélite más grande de los muchos que posee el planeta Júpiter.

La historia de Ganímedes y Zeus

ganimedes y zeus

ganimedes y zeus

Como os decía, Ganímedes era el hijo de Laomedonte, rey de Troya, y se le conocía en las leyendas por ser uno de los jóvenes más hermosos del mundo de los mortales.

Precisamente por este motivo, un día que se encontraba en las montañas guardando los rebaños de su padre, Zeus cayó prendado de él y decidió hacer otra de sus maniobras de transformismo, convirtiéndose en águila para raptar el príncipe.

Pero Zeus era un dios legal, por lo que agasajó a Laomedonte con unos cuantos corceles divinos inmortales como compensación por haberse hecho pasar por ave rapaz para coger a su hijo y llevárselo en contra de su voluntad.

Así, ya en paz con el rey, se llevó a Ganímedes al Olimpo, donde se convirtió en el copero divino, cuya función era servir las copas de los dioses, siempre bajo la vigilancia del enamorado Zeus.

El origen mitológico de la Constelación de Acuario

acuario

acuario

Aunque hay quién relaciona esta constelación con Deucalión, el hijo de Prometeo que, junto a su esposa, se salvó del diluvio Universal, la mayoría de leyendas asocian a Ganímedes con el origen de la Constelación de Acuario.

Esto es así debido a la figura que parecen mostrar las estrellas, que se corresponde con la imagen de un hombre cargado con una jarra. Además, si se tienen en cuenta también las estrellas más tenues, se ve cómo el contenido de la jarra se derrama, como si estuviese a punto de servir la copa de algún dios.

Por eso la teoría más elegante al origen mitológico de Acuario es la historia de Ganímedes, que terminó formando parte del firmamento, cerca de la constelación del águila, que además de la versión que os contamos en su día también podría representar al animal en el que se convirtió Zeus para llevarlo del mundo de los mortales hasta el Olimpo.

Desde luego, no había nada que doblegara la voluntad del padre de todos los dioses giegos.