Tecnología

Descubren el primer cometa sin cola de la historia

Un misterioso cometa sin cola ha sido descubierto procedente de la lejana Nube de Oort. Pero no es de hielo, ni deja una cola de vapor tras de sí.

2 mayo, 2016 09:01

Noticias relacionadas

Tendemos a pensar que los cometas son rocas de hielo que cruzan el espacio dejando una cola a su paso.

Sin embargo, no siempre es así. Al menos ya no, según un reciente estudio publicado en Science Advances a cargo de Olivier Hainaut y sus colegas del Observatorio de Europa del Sur (Alemania). De hecho, no solo hablamos del primer cometa sin cola descubierto hasta la fecha, sino que este cometa no es de hielo.

El cometa de la Isla de Man (o “Manx comet” en inglés) ha sido ya bautizado con esta denominación en recuerdo a una raza de gatos que también carecen de cola. Esta roca no es de hielo, sino que está formada por materiales rocosos que normalmente se encuentran cerca de la Tierra. Tiene bastantes particularidades a estudiar.

El misterioso cometa sin cola

manx_comet

manx_comet

Cabe destacar, eso sí, que a pesar de que el estudio se acaba de publicar realmente el descubrimiento del nuevo cometa conocido técnicamente como C / 2014 S3 se produjo el pasado año 2014 gracias al telescopio PanSTARRS, uno de los telescopios del Sistema de Respuesta Rápida cuya misión es recorrer el cielo nocturno en busca de cometas, asteroides y otros cuerpos celestes que surcan el espacio a gran velocidad.

Pero esta vez el descubrimiento es extraño. Los investigadores creen que esta roca se formó de forma simultánea a la Tierra y que procede del borde exterior del Sistema Solar, de la Nube de Oort, un lugar alejado donde algunas hipótesis indican que están los restos de antiguos sistemas solares anteriores al nuestro, y de donde podría incluso proceder el 50% del agua de nuestro planeta.

El cometa sin cola que ayudará a descubrir el origen del Sistema Solar

c_2014_S3

c_2014_S3

Según los investigadores, dependiendo de la cantidad de cometas de este tipo que se puedan encontrar, podríamos llegar a descubrir cómo se fueron formando los actuales planetas que forman parte de nuestro sistema solar.

Lo normal habría sido que los cometas que proceden del mismo lugar que este cometa sin cola se vislumbrasen brillantes cuando se acercan al Sol, pues al vaporizarse el hielo que los forma dejan una brillante cola tras de sí. Pero C / 2014 S3 es diferente, no poseía cola, y se encontraba a una distancia aproximada de dos veces la distancia entre el Sol y la Tierra. Además sus materiales eran similares a los asteriodes rocosos que se encuentran en el cinturón entre Marte y Júpiter.

Pero, aún así, no hablamos de un asteroide. Es un cometa que, según los primeros indicios, parece haber permanecido en una congelación profunda en nuestro sistema solar durante mucho tiempo.

Si se consiguen ver otros cometas de este tipo es posible que logremos realizar una simulación del origen del actual sistema solar. De momento, solo podemos especular.