Tecnología

Usando la malaria para combatir el cáncer

Noticias relacionadas

Usar microorganismos que provocan diversas enfermedades en nuestro favor, para combatir enfermedades diferentes, no es algo nuevo. En su día hablamos de cómo los virus podían usarse para combatir el cáncer, pero esta vez nos centraremos en otro tipo de microorganismo, concretamente en el parásito causante de la malaria (el conocido Plasmodium).

Y es que recientemente los científicos de la Universidad British Columbia han logrado identificar una proteína en la malaria que podría unirse a células cancerosas y atacar hasta el 95% de todos los tumores conocidos.

Malaria contra cáncer

El hallazgo, publicado en la revista Cancer Cell, tan solo ha podido ser comprobado en ratones, pero se espera poder empezar con los ensayos clínicos en humanos en los próximos años. Curiosamente, la investigación empezó en el hecho de que las mujeres embarazadas son particularmente susceptibles a sufrir malaria, y en base a esto se vislumbro que los parásitos transmitidos por el mosquito Anopheles producían una proteína que se unía a un azúcar de la placenta de dichas embarazadas.

Dicho tipo de azúcar también se encuentra en gran parte de los cánceres conocidos, algo compresible, pues las células de la placenta están diseñadas para crecer rápidamente de la misma forma que lo hacen las del cáncer.

Así pues, sabiendo esto, los investigadores se fijaron en la proteína (denominada var2csa) como punto diana de fármacos anti-cáncer, y parece que la cosa no ha ido nada mal, según comenta Mads Daugaard, líder del proyecto y profesor asistente de la Universidad British Columbia:

“Los científicos han pasado décadas buscando similitudes entre la bioquímica del tejido placentario y el cáncer, pero la tecnología necesaria para encontrarlas aún no existía. Cuando mis colegas descubrieron cómo la proteína malaria podía incrustrarse en la placenta, inmediatamente vimos un gran potencial para usar fármacos anti-cáncer mediante el uso de los mismos parásitos, de forma precisa y controlada”

Un gran éxito para tratar el cáncer

Para comprobar su teoría, Daugaard y sus colegas adjuntaron una toxina a la proteína var2csa, con el objetivo de dirigirse contra cientos de líneas de células normales y células cancerosas. El nuevo compuesto consiguió matar de forma específica al 95% de las líneas de células cancerosas.

Posteriormente, el fármaco fue probado in vivo en ratones que poseían tres tipos de células tumorales humanas: Los que sufrían linfoma no Hodking redujeron los tyumores a un cuarto de su tamaño; los que sufrían cáncer de próstata lograron hacerlo desaparecer por completo en dos de los seis ratones tratados tras un mes de recibir la primera dosis; y finalmente, los que sufrían cáncer de mama metastásico lograron librarse de dicha metástasis en cinco de seis ratones tratados. Ninguno de los ratones sufrió efectos adversos, ni otros órganos fueron afectados por la nueva terapia.

Evidentementa, como siempre decimos, aún queda mucho por investigar. Por el momento se ha demostrado un gran éxito en ratones, lo que nos indica que es probable lograr un éxito similar en humanos, pero no las tenemos todas con nosotros. Además, no deja de ser curioso que una enfermedad tan temida y destructiva como la malaria tenga la clave para tratar tantos tipos diferentes de otra enfermedad tan temida y destructiva como es el cáncer (en todas sus variedades).

Fuente | Cancer Cell.