Tecnología

Comparativa: ¿Es el Ébola tan peligroso como otras enfermedades infecciosas?

Noticias relacionadas

El virus del Ébola ha logrado mantenerse en boca de todos los medios de comunicación durante estos últimos meses, y la cosa parece no calmarse. Nadie discute la virulencia y la elevada tasa de mortalidad (llegando al 90% en algunas cepas en África) de este virus. Sin embargo, ¿es el protagonismo que ha adquirido exagerado con respecto a otros enfermedades de mayor virulencia o mortalidad? Para que entremos en datos, el brote de Ébola actual ha hecho que el virus haya acabado con la vida de hasta 2.000 individuos desde su descubrimiento en 1976. Parece mucho, y son cifras importantes, pero eso no quita que los medios de comunicación estén exagerando la situación.

Hoy en Medciencia discutimos lo que sabemos hasta el momento del virus del Ébola junto algunas de las enfermedades que han azotado el último siglo; puede que el Ébola no asuste tanto después de todo.

Virus de la gripe

muuver_hdr_logo

muuver_hdr_logo

Probablemente sea el que mejor conozcamos. El virus de la gripe es un virus de ARN que muta con enorme facilidad, convirtiendo la tarea de encontrar una vacuna definitiva en un imposible. Produce una inflamación en las células del epitelio respiratorio y su posterior muerte. La última pandemia que ocasionó este virus empezó en 2009 y continua en la actualidad, bajo el nombre de gripe A. 

Es curiosa la forma en la que reaccionó la Organización Mundial de la Salud en cuanto apareció en 2009, pues aún nos encontramos carteles con un ‘tápese la boca al estornudar’ o ‘lávese bien las manos’ en casi todos los baños públicos, ya que la principal causa de estas medidas fue el temor de que se repitiera la gripe española, que registró la muerte entre 50 a 100 millones de personas en 1918.

Malaria

Otra de las grandes vigentes en los tiempos que corren. La malaria acaba con la vida de 700.000 a 2.7 millones de personas cada año, víctimas de las cuales hasta un 75% son niños africanos. La infección se produce a través del mosquito, que introduce en el individuo unos parásitos del género Plasmodium, liberados al torrente sanguíneo, penetran en los glóbulos rojos dónde se multiplican y posteriormente acaban con la célula huésped para seguir la infección.

Para hacer frente a esta enfermedad existen diversos medicamentos, entre los que destaca la cloroquina, sin embargo, debido a la resistencias que aparecen, se usan en zonas limitadas para evitar la aparición de una cepa aun más resistente. En los países subdesarrollados esta enfermedad danza libremente, aunque cada vez son más los esfuerzos por acercar medidas de prevención a estos colectivos.

Cólera

Causada por la bacteria Vibrio cholerae, la enfermedad del cólera está recuperando su protagonismo en Ámerica del Sur. Su mecanismo de infección consiste en la liberación de una toxina que aumenta la secreción de agua en las células del intestino, acabando con una deshidratación del tejido. Entre 100.000 y 120.000 muertes al año; una cantidad desmesurada para una enfermedad que se puede tratar a tiempo con sales de rehidratación oral.

El éxito de esta enfermedad reside en su aparición en aguas o alimentos contaminados, siendo su escenario favorito el campo de batalla, que devastado tras la guerra y en extremas condiciones de higiene, favorece la supervivencia de esta bacteria.

Tuberculosis

Afecta a nuestro sistema respiratorio mediante la infección de la bacteria Mycobacterium tuberculosis en los pulmones. Probablemente lo más curioso de esta bacteria sea su mecanismo de infección, pues es atrapada por los macrófagos de nuestro organismo, y una vez llevada en estás vesículas y gracias a las condiciones que presentan, se liberan comenzando su ciclo nocivo. En algunos casos estas células defensivas los retienen, pero en un 10% de las ocasiones el microorganismo se libera y aguanta durante años escondido hasta que provoca la enfermedad.

Alrededor de 1 millón de personas mueren al año a causa de esta enfermedad, y el marco geográfico se vuelve a repetir; países subdesarrollados. Sin embargo, gracias a los esfuerzos conjuntos de las entidades de sanidad públicas, la tasa de muertes anuales ha visto una disminución del 45%. A pesar de estos esfuerzos, la tuberculosis se sitúa en el segundo puesto en las causas mundiales de mortalidad.

Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH)

Y por último pero no por ello menos importante, a la cabeza en las causas de mortalidad mundiales: El Virus de la Inmunodeficiencia Humana, mejor conocido como virus del SIDA. Causante de la destrucción gradual de nuestro sistema inmune, el virus del SIDA ha estado en boca de todos desde el siglo pasado. De 2.3 millones en 2005 a 1.6 millones de muertes en 2012, se ha logrado frenar la acción de este virus llegándose incluso a poder vivir con el mismo gracias a los potentes antirretrovirales actuales.

Por contacto sexual, vía sanguínea, o incluso de madre a hijo, este virus ha obligado a la sanidad mundial a lanzar numerosas campañas para su prevención, y a la investigación de retrovíricos para paliar los efectos en el sistema inmune del mismo

En definitiva, después de conocer las cifras de otras enfermedades, como explotan los medios el Ébola puede parecernos exagerado. Sin embargo, todas las medidas tomadas son adecuadas pues es un virus muy contagioso y aun por dominar.

Fuente | Gripe | Malaria | Cólera | Tuberculosis | Sida