El ejército de los Estados Unidos está haciendo progresos hacia el desarrollo de un nuevo avión espacial no tripulado, que comenzaría sus pruebas de vuelo en el 2017.

La DARPA (Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa) planea adjudicar los primeros contratos de diseño para el proyecto en mayo. El nombre con el que actualmente se conoce el proyecto es Experimental Spaceplane o XS-1. La nave levantaría el vuelo por primera vez a finales del 2017 y haría su primer vuelo orbital no tripulado en el siguiente año.

Cambio radical en los costos

xs-1b

DARPA tiene altas espectativas en este proyecto: “La idea detrás de este proyecto es la de romper los costos del sistema espacial actual, permitiendo el acceso de forma rutinaria al espacio y a los vehículos hipersónicos”. El vuelo hipersónico se define como algo más de cinco veces la velocidad del sonido.

La DARPA habló es este proyecto por primera vez en septiembre: “XS-1 prevé una primera etapa en la que la nave volaría a velocidades supersónicas a una altitud suborbital. En este momento, una o más etapas superiores se separarían y desplegarían un satélite en órbita terrestre baja. El avión terrestre hipersónico reutilizable volvería a la tierra y estaría preparado para el siguiente vuelo”.

De esta forma, mediante la utilización de una nave reutilizable, los costos de poner en órbita satélites o otras operaciones verían reducidos sus costos considerablemente, y el paradigma de cómo utilizamos el espacio y como funciona la logística cambiaría considerablemente.

Otros planes

xs-1_design_space_slide

El vehículo podría llegar al mercado comercial, ya que este sistema reduciría los costes de lanzamiento para muchos clientes. A parte la nave también podría tener muchas aplicaciones.

El XS-1 podría servir como satélite de reconocimiento o de un banco de prueba de vehículos hipersónicos. El avión espacial también podría a ayudar a impulsar la investigación en transporte super rápido entre dos puntos del planeta.

El programa XS-1 representa un retorno a los proyectos aeroespaciales con los que ya experimentamos en la década de los 60 con el X-15 y no tuvieron continuidad.

Fuente: space.com