cameron

cameron

Tecnología

Google invierte en un gigantesco centro tecnológico en Londres para crear el Silicon Valley II

Noticias relacionadas

.
La crisis sigue lanzando latigazos contra la agitada Europa y el resto de continentes. En circunstancias drásticas, algunos gobiernos maniobran también drásticamente para reconducir el país hacia una rápida y efectiva expansión económica que recupere las arcas y fomente el desarrollo de empleo autonómico.

Recientemente, el primer ministro británico, David Cameron, manifestó su ostentoso plan de reformar la industria tecnológica del país para impulsar un fuerte avance que, paulatinamente, les otorgue mayor independencia y ahorro al prescindir de servicios extranjeros.

Google

Google

Google aspira construir un edificio de siete plantas con una vasta superficie de oficinas de 2.300 metros cuadrados. El objetivo será un ejemplar centro de innovación tecnológica dentro de la propia Europa y fomentar el crecimiento de nuevos desarrolladores y empleados cualificados en el sector, en el que, además, promoverán sesiones de entrenamiento para que desarrolladores informáticos puedan acrecentar y perfeccionar las aplicaciones de su S.O, Android.

David Singleton, director de ingenieros de Google UK, ya hizo un comunicado en el que garantizó que “el este de Londres ya es la sede de cientos de “startups” británicas innovadoras, y tiene un enorme potencial de crecimiento económico y creación de puestos de trabajo en los próximos años.”, refiriéndose a la llamada “Teach City”, un núcleo tecnológico donde se instalaron el grueso de los medios de comunicación para los futuros juegos olímpicos del 2012 y en el que varias empresas de nueva creación están ocupando ya un importante lugar.

Esperemos que mediante estas apuestas, España también tome iniciativa y levante cabeza de una vez, y no deberíamos estar muy lejos, porque Google España también ha puesto el ojo sobre el país, pidiendo que se mejore el ancho de banda para transformar la economía y abrir nuevas oportunidades y servicios a través de Internet. Los datos han sido basados en un sondeo donde se refleja que el comercio electrónico de España ya se lleva un 2,2 del PIB, y, mejorando los servicios e innovando, podría ocupar un 5,1 del PIB en el 2015, lo que serían 63.000 millones.

A ver si a estas alturas, el “me voy a Londres a aprender la lengua y buscar trabajo” va a ser la solución definitiva a las penurias de los desarrolladores españoles, salvo que San Google también de un paseo por aquí y decida crear un Mountain View II.