Cuando la próxima versión de Windows 10 llegue a tu ordenador, lo más probable es que no notes la diferencia. La versión 21H1 de Windows 10 no será revolucionaria, ni cambiará la manera en la que usamos el sistema.

Noticias relacionadas

De hecho, la propia Microsoft ha confirmado que la nueva versión de Windows 10 no necesitará de drivers específicos, por lo que todos los ordenadores y periféricos que usamos ahora seguirán funcionando correctamente.

Eso no significa que no vaya a haber novedades; es sólo que Microsoft se centrará en solucionar problemas e implementar algunos cambios pequeños, pero muy solicitados.

Novedades en Windows 10

Microsoft ha publicado una entrada en su blog oficial en la que detalla cuáles serán esas novedades, y es evidente que la prioridad ha estado en facilitar el trabajo remoto o teletrabajo.

La novedad que más nos afectará será el soporte de multicámara en Windows Hello. Hasta ahora, si usamos un portátil Windows 10 intentará identificarnos usando la webcam integrada; pero si usamos una webcam conectada por USB, no será capaz de usarla en la pantalla de bloqueo.

Las webcam externas ahora se podrán usar en Windows Hello en portátiles

Esto es algo más común de lo que pueda parecer. Con la popularización del teletrabajo por la pandemia mundial, las webcams han 'volado' de las tiendas, especialmente porque muchos portátiles aún tienen cámaras de baja resolución. Pero si intentamos usar nuestra nueva webcam para iniciar sesión, podemos encontrar problemas.

Con Windows 10, ahora podremos definir la cámara externa como la que se usará por defecto con Windows Hello, e iniciar sesión sólo con nuestra cara.

Ayudando al teletrabajo

Las otras novedades son más técnicas. Una se centra en mejorar el rendimiento en Windows Defender, el antivirus integrado de Windows 10, en el tiempo necesario para abrir documentos. Eso debería hacer más seguro y rápido abrir archivos que recibamos en nuestro portátil, por ejemplo.

Por último, Microsoft destaca también cambios en las directivas de grupo y WMI (Windows Management Instrumentation), usados para acceder a la red de una empresa; en otras palabras, el trabajo remoto será más rápido, aunque los administradores de sistema de la empresa son los que más notarán estos cambios.

Por lo demás, podemos esperar lo habitual, incluyendo soluciones a bugs. Al menos, Microsoft promete que lo bueno de que esta vaya a ser una actualización tan simple, es que la instalación será muy rápida, tanto como las actualizaciones mensuales de seguridad.

Al menos, si queremos más tampoco tendremos que esperar mucho para conseguirlo. Este mismo año se espera el lanzamiento de Windows 10X, la versión para dispositivos de dos pantallas y portátiles de bajo coste, además de una renovación visual en Windows 10.

También te puede interesar...