Ya lo dijo Martin Varsavsky, fundador de Goggo Network: "perderemos libertades para salvar vidas". Muchos asumimos que las apps de rastreo iban a ser necesarias para asegurar a una buena parte de la población, aunque también asumimos que este era un riesgo para nuestras libertades, especialmente si hablamos de países totalitarios.

Noticias relacionadas

Y China era uno de los países que estaba en el punto de mira de los reguladores internacionales en los primeros momentos en los que se habló de implementar sistemas de rastreo. Las sospechas no eran infundadas; tal y como cuenta The Register, China hará el sistema permanente para algunas de sus ciudades.

Concretamente, uno de sus principales centros tecnológicos está planeando implementar un sistema de seguimiento de salud y movimiento para que pase de ser necesario por la panemia del COVID-19 a ser implementado permanentemente.

La app de rastreo, permanente

Una mujer con mascarilla pasa delante de una estatua de Mao Zedong en Wuhan. Reuters

Funcionarios en la ciudad de Hangzhou, zona conocida por albergar muchas de las empresas tecnológicas del país, dijeron el viernes que el Gobierno desea crear una versión de la app de rastreo totalmente permanente. El sistema sería un "firewall" para mejorar la salud y la "inmunidad de las personas" después de la pandemia.

La aplicación que ahora mismo es obligatoria brinda a los usuarios diversos estados dependiendo de su historial de viajes para comprobar y calificar a los usuarios según sus contactos, en especial si han contactado con casos positivos. Estos estados se dividen en verde, amarillo o rojo.

Un ejemplo: si un residente viajó a un punto caliente del virus, se les dará un código rojo y se les pedirá que permanezcan en cuarentena al menos 14 días. Si no ha habido contacto con casos confirmados y el usuario se siente saludable, se recibe un estado verde y tienen total movilidad.

2.000 millones de personas

La app cubre aproximadamente a 2.000 millones de personas, y los códigos que se generan a través de ella se han escaneado, según Tencent, más de 9.000 millones de veces. Esta propuesta de la Comisión de Salud de Hangzhou asignaría a los usuarios un puntuaje de salud de 0 a 100 según sus registros médicos, exámenes físicos o estilos de vida, basados en factores.

Esta tecnología se sumará a otras tantas establecidas en el país para monitorear a los ciudadanos; tecnología de reconocimiento facial, sistema de crédito social para monitorear el comportamiento online de los ciudadanos o el espionaje en redes sociales.

No se sabe para qué fechas la app será totalmente permanente, ni si el Gobierno la impondrá para toda China y no solo para las ciudades más afectadas por el COVID-19.