La situación en China respecto al coronavirus es dramática y la imformación que conseguimos del país llega a través de cauces oficiales... y no tan oficiales. El gobierno chino restringe de forma muy recelosa la información que se comparte, y silencia de todas las formas posibles a los ciudadanos que quieren compartir la realidad del país frente a los datos del ejecutivo.

Noticias relacionadas

El gobierno está detrás de estas personas, y está espiando a usuarios a través de redes sociales como Twitter y WeChat, sobre todo a los que comparten lo que los funcionarios consideran información negativa sobre el brote de coronavirus. Desde luego esta represión no es nueva, pero los valientes que comparten información al respecto describen actuaciones directas del gobierno a través de estos cauces.

Porque el gobierno chino no sólo espía a estos usuarios, sino que los silencia; un ejemplo de esta situación es la muerte del denunciante Li Wenliang, que acumula protestas online que posteriormente se eliminaron de las redes sociales chinas.

China silencia a los informantes del coronavirus

Un niño hace cola en la farmacia para comprarse una mascarilla en China. ALEX PLAVEVSKI EFE/EPA

Según informa Vice, China estaría usando redes sociales no sólo oriundas del país como Weibo, sino Twitter o WeChat. Las medidas que se están tomando se están empezando a centrar en publicaciones individuales y no tanto en protestas colectivas de carácter mayoritario. Un hombre chino, según reporta el medio, estaba de vacaciones en California explicó a Vice que el gobierno presionó a sus amigos para que le preguntaran sobre su paradero en los EE.UU y recibió una advertencia de que alguien en Shanghai estaba intentando acceder a su cuenta de WeChat.

Otro hombre aseguró al medio que los funcionarios visitaron su casa en Dongguan después de que respondiera a un tweet en el que criticaba la forma en el que el gobierno chino manejó la situación del coronavirus. Estos le dijeron que su tweet era un ataque contra el gobierno, le confiscaron el teléfono y se vio obligado a firmar una delcaración asegurando que no repetiría la "amenaza".

China también censuró informes sobre la situación del coronavirus en la ciudad origen del brote, Wuhan, y eliminó publicaciones en las redes sociales de los residentes de la ciudad. Muchas de estas describían situaciones terribles, muy similares a las publicaciones de otros ciudadanos que se han ido haciendo virales en redes sociales occidentales.

Las redes privadas virtuales (VPN) también están siendo asaltadas por el gobierno chino. Esta es una medida que suelen usar los ciudadanos para evadir los controles de censura online del ejecutivo, y este incluso ha llegado a ordenar a sus trabajadores ubicados en sectores de salud que no mencionasen el coronavirus en chats grupales. No obstante, son bastantes los reportes que llegan de estos ciudadanos, pese a los intentos del gobierno por silenciarlos.

Via | Vice