@markusspiske en Unsplash

Software

Cómo podían haberse evitado los ciberataques más sonados de 2019

El 2019 ha sido un año en el que los ataques a empresas, instituciones y particulares han crecido más que nunca.

Internet ha supuesto una verdadera revolución en la vida de la mayoría de las personas y la manera de relacionarse entre ellas. Nadie puede negar que ha mejorado nuestras vidas en muchos aspectos, sin embargo, no todo es tan bonito.

Lo decimos porque constantemente conocemos casos relacionados con robos de datos, extorsiones a través de internet y todo tipo de ciberataques perpetrados por hackers de los que poco o casi nada se sabe.

En este sentido, hoy venimos a hablaros de cómo podían haberse evitado algunos de los ciberataques más sonados de este año 2019. ¡A continuación los detalles!

Así podrían haberse evitado esos ciberataques

Comenzamos por FaceApp, la aplicación que se hizo viral hace unos meses por permitirnos ver cómo seríamos, supuestamente, de viejos. Tras alcanzar una gran fama llegó el batacazo, ya que se descubrió que al subir contenido a la app los usuarios cedían la licencia de uso a la empresa para que, básicamente, pudieran hacer lo que creyesen conveniente con las fotos. Puedes leer más sobre ello leyendo este artículo de nuestros compañeros de El Androide Libre.

faceapp-portada

faceapp-portada

El problema en este caso deriva de los propios usuarios, que suelen descargar y usar aplicaciones sin pararse a leer los términos y condiciones de uso. Y ahí está la solución, los usuarios deben informarse antes de descargar aplicaciones desconocidas, al menos si quieren mantener a salvo su privacidad.

Durante este año también han sido bastante frecuentes los casos de phishing con plataformas de streaming. Para aquellos que no lo sepáis, el phising consiste en hacerse pasar, por ejemplo, por Netflix o HBO para pedir a los usuarios sus cuentas y contraseñas.

HBO.

HBO.

Este tipo de estafa suele realizarse mediante correo electrónico, donde suplantan la identidad de compañías de este tipo para hacerse con nuestros datos personales, bancarios, etcétera.

Por esa razón, como explican desde Entelgy, es de vital importancia desconfiar de este tipo de correos si no hemos tenido ningún problema en nuestra cuenta, además de revisar si el email proviene de un canal oficial. Hay que evitar dar información personal o bancaria aunque sea requerida por correo electrónico, puesto que las compañías no suelen hacerlo mediante esa vía.

4,5 millones de hackeados en la Alhambra

Si os hablamos de filtraciones de datos seguro que no os suena a chino. Habitualmente conocemos los casos más graves, sin embargo, es algo que sucede en dimensiones más pequeñas con bastante frecuencia.

@arget en Unsplash

Tenemos un ejemplo que se produjo durante el pasado mes de mayo, cuando fueron hackeados los datos de 4,5 millones de usuarios que compraron entradas online para visitar la Alhambra. Se quedaron al descubierto correos electrónicos, números de teléfono, nombres y apellidos y más datos que quedaron en manos de ciberdelincuentes. Información que seguramente acabarían vendiendo en el mercado negro.

Por ese motivo es relevante usar contraseñas de elevada complejidad, además de cambiarlas periódicamente. Es obvio que en este caso no son los usuarios los culpables, pero si eres uno de los afectados lo ideal es cambiar todas tus claves de acceso y notificar lo ocurrido inmediatamente a la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).

Hacker.

Hacker. Nahel Abdul Hadi Unsplash

Tampoco nos olvidamos de los ransomware, como el famoso WannaCry o el más reciente Ryuk. Este tipo de ataque informático secuestra los datos del usuario una vez ha sido infectado y pide un rescate económico para desbloquearlos.

Como prevención, el usuario debe desconfiar de correos electrónicos y enlaces sospechosos, ya que son las principales vías de infección. Del mismo modo, es recomendable contar con una copia de seguridad externa de todos los archivos importantes. Los expertos aconsejan desconectar el equipo de la red rápidamente, avisar a los responsables de IT y no pagar el rescate en ningún caso.

Las compañías ya comienzan a darle una mayor importancia a la ciberseguridad, no obstante, los usuarios también deben empezar a prepararse, puesto que tiene toda la pinta de que los casos aumentarán con el tiempo y la expansión de tecnologías como el Internet de las Cosas

No hace falta ir demasiado atrás para entender el peligro de contar con una mala seguridad en dispositivos inteligentes. Hace apenas una semana las cámaras de Ring sufrieron una oleada de hackeos en los Estados Unidos. ¿A qué esperas para protegerte?